EXTático

La precaución y la meditación en el estoicismo

Filed under: Filosofía — Gilberto Salas julio 28, 2011 @ 6:03 pm

Michael Foucault describe la aproptosía como ausencia de precipitación en su Tecnologías del Yo. Consiste en la capacidad de detener un pensamiento antes de consentirlo o negarlo, para actuar razonadamente en la respuesta con los imprevistos, como parte de ese cuidarse a sí mismo del pensamiento estoico.

Diógenes Laercio explicaba que existían tres afecciones pasionales, la alegría, la precaución y la buena voluntad. La precaución es contraria al miedo y al temor puesto que es una abstención racional, porque sabiendo la importancia de la figura del sabio estoico este no puede ser nunca temeroso aunque sí precavido. La razón se relaciona directamente con la precaución.

En griego aprooptos significa lo imprevisto, que para los estoicos la aproptasía es la capacidad de manejar lo imprevisto razonadamente sin precipitarse en las decisiones a tomar, sin dejarse llevar por la pasión o por la intuición cuando la circunstancias lo indican. Para dominar esos imprevistos existen una serie de tecnologías del yo como la melete, que es la meditación estoica. La base de la melete es el superioridad del logos, de la razón y por tanto, para operar con cualquier imprevisto lo mas conveniente es el ejercicio de la meditación.

Esta melete o meditación estoica es el trabajo que realiza uno mismo para preparar la improvisación, anticipar el pensamiento a través del diálogo, con respecto a la situación real. Así, la aproptosia como manejo de lo imprevisto está directamente relacionada con el ejercicio de la meditación, como anticipación razonada de las situaciones reales, donde uno mismo comprende un contexto para prever una solución, dice Foucault en su Tecnologías. El ejercicio de la meditación consistiría en suponer los posibles acontecimientos de un modo articulado con las respuestas y reacciones a ellos. Si existe algún escrito que nos enseña a ser precavidos figurando todo tipo de situaciones y acontecimientos para predecir esas respuestas y guardarse de caer en el precipicio de la precipitación son las Meditaciones de Marco Aurelio. Es todo un compendio de pensamientos y proposiciones para ser prudentes a la hora de tomar una determinación. A modo de consignas razonadas, Marco Aurelio describe durante doce libros los diferentes modos de ser cautelosos, no precipitarse en la acción, manteniendo el principio hegemónico de la razón. En una época tan vertiginosa como la que vivimos, donde la velocidad impide la detención y aumenta la precipitación en la toma de decisiones, no está de más el ejercicio de la aproptosia como manejo de lo imprevisto previendo el tipo de acontecimientos, las evoluciones y posibles sentencias, como un modo de anticipación a ellas siendo a la vez cauto y precavido.

El tiempo se contrae cada vez más al paso propio del mismo. La velocidad en que trascurre cada vez se percibe en menor medida, lo que implica que lo imprevisto no se descubre y se transforma en rutinario. Lo inesperado sucede tan rápido y tan imperceptible que no existe capacidad de respuesta ni detención ante ello, aunque las consecuencias de su falta pueden ser inmediatas o mediatas. La inercia ante las situaciones inesperadas que se han vuelto imperceptibles hacen que el actor de la vida sea un durmiente. La vida es esperar lo inesperado y percibirlo. Se comprende todo tipo de situaciones antes de que acaezcan, a pesar de la velocidad en que trascurre la existencia. Para ello, es muy importante el ejercicio de la memoria, además de la meditación de los errores para aprender de ellos y ser cautos a lo hora de repetir la misma acción. En realidad, la precaución es el recordar unas reglas de conducta para evitar la precipitación en todo tipo de acciones. Es la askesis estoica, donde la verdad no está en una revelación, sino en las consignas de los maestros que uno mismo ha metabolizado y asimilado para sí.

La askesis estoica significa, según Foucault, una consideración progresiva del yo basada en la memoria de lo que uno ha hecho y lo que debería de haber hecho. Es un ejercicio constante de meditación fundamentado en la memoria potencial del acontecimiento virtual y actual, imaginado y real, para un estar preparado como principio permanente de acción. El razonamiento no ocurre en el momento de lo imprevisto, sino durante la meditación de lo que se debería de haber hecho y lo que se hizo. Ello conlleva a una respuesta memorizada que se volverá a usar en una situación similar para evitar al máximo lo imprevisto. En ello consiste la ascesis estoica, en memorizar a modo de consignas los razonamientos que han llevado a una acción para ser cautos y no dejarse llevar por la precipitación. Esto es lógico, ya que en una acción inesperada el tiempo de respuesta es mínimo y no se puede estar razonando cuando algo imprevisto requiere una solución rápida. Si se ha memorizado de un modo razonado una acción. la respuesta en sí misma no es fruto de la precipitación sino que es la consigna razonada como respuesta a un imprevisto, que impida realizar una acción con consecuencias negativas si esta hubiera sido espontánea. En realidad, es un saber manejar los tiempos de la acción directa y los tiempos de la acción pensante y meditativa.

La base de todo este razonamiento y meditación donde la askesis estoica está en la comprensión de los errores de uno mismo. Séneca en el libro III, XXII De la ira dice que el error más grande de uno mismo son los malos cálculos, estimando en demasía lo que se da y se ofrece y muy poco lo que se recibe a cambio. Quizá el error más grande es no prever lo imprevisto, porque las acciones se repiten constantemente. Los modos de acción, las relaciones intersubjetivas, los acontecimientos suelen estar estructurados y lo imprevisto como impensado lo deja de ser por la meditación y el razonamiento preventivo. En este aspecto los estoicos eran unos maestros, ya que preveían todos los acontecimientos hasta los más negativos. La praemeditatio malorum practicada por los estoicos es una previsión del percance equiparable a la reducción eidética de Husserl. Presentaban tres estadios de reducción eidética, imaginado un futuro virtual que acontece la peor opción en muchas posibles sería la primera. Una segunda donde esos hechos no se imaginan para un futuro lejano sino en plena actualización dentro de un mismo proceso o acción. Por último, la reducción se realiza no para enfatizar la desgracia sino para entender que no lo son, algo que se debe de aceptar. De esta forma que parece negativa, en realidad es entender que lo que ocurre por inesperado que sea no es una desgracia, es un destino que se debe de aceptar.

Quizá es negativo el pensamiento estoico en este sentido, pero tampoco Heidegger es muy optimista en su pensamiento de estar con la muerte o ser para la muerte. La existencia se vive y posiblemente la muerte, pero la desgracia es no poder vivirla como existencia. Un criterio de máxima precaución es un análisis de los todos posibles acontecimientos, con una síntesis de consignas como soluciones razonadas y rápidas a la vía del destino de cada uno. Ese uno se convierte en su propio maestro a través de la propia meditación del error, creando sus propios logoi, sus propios lemas y reglas. En eso consiste la meditación estoica, en el resultado y aplicación del libro de los errores previstos y enmendados por uno mismo en el tiempo que trascurre la existencia.

Coronas sinterizadas con complicadas formas geométricas

Filed under: Ingeniería y Diseño,Innovación permanente — Gilberto Salas @ 12:29 pm

Gracias a Rapid Manufacturing Systems hemos sinterizados unas coronas para comprobar las geometrías posibles que se pueden realizar con sinterizados de metal por láser DMSL. Hay que observar que no se ha realizado ningún tipo de arenado inmediato, que es imprescindible después del proceso de fusión para respetar en lo posible los bordes. También hemos comprobado que los roscados tienen que ser mecanizados posteriormente, ya que un paso de rosca inferior a 0,5 es muy difícil su impresión. A la espera de enviar la corona a Suiza para un micropulido a R 0,05, la técnica es esperanzadora. Seguiremos en ello.

Por cierto, las coronas están sinterizadas en titanio 6 aluminio 4 vanadio, la misma que nuestros juntores. Es una aleación que se usa mucho en aeronáutica.

Estudio de geometrías por sinterización de metal por láser

Filed under: Ingeniería y Diseño,Innovación permanente — Gilberto Salas julio 27, 2011 @ 6:11 am

Nosotros hemos apostado por este proceso de fabricación industrial como el futuro de la producción de elementos de relojería. Creemos que es un presente ya que nuestras próximas cajas saldrán en septiembre. Posiblemente esta semana aún presentemos una corona hecha con este proceso de fabricación pero mientras tanto enseñaré algo mas sobre el tema.

Las posibilidades del sinterizado son muy amplias y sobre todo en las geometrías. Para hacer un estudio de las formas posibles, se realiza un modelo paramétrico en 3D y posteriormente se sinteriza para ver los fallos o la manera de colocar las estructuras que soportan la pieza a construir. El modelo suele incorporar planos, ángulos, geometrías esférica, curvas, agujeros pasantes de varios tamaños, planos suspendidos etc. De por sí este modelo en sí mismo es imposible de construir por mecanización, con lo cual asombra por la complejidad de la forma y su construcción.

Las imágenes corresponde a un estudio del Instituto Metalomecánico de Paterna donde se realizó una comparativa de diferentes técnicas actuales de sinterización. Faltaba quizá la pionera EOS, que fue la descubridora de la técnica, pero el análisis es muy completo. El estudio de geometrías se comprobó los planos suspendidos, la combadura por la contracción del material, la construcción de ángulos, el espesor de las paredes, los agujeros pequeños y pasantes, las superficies curvas, además de las propiedades mecánicas. Este estudio se realizó con bronce, acero y titanio con diferentes grosores de capas.

Las conclusiones en este artículo del 2006 son que a pesar de la complejidad de la pieza, el análisis bidimensional presenta muy buena precisión, iguales propiedades físicas, lo cual sugiere la posibilidad de incorporación de esta técnica para complejos productos comerciales. A mi juicio parece que la técnica de Concept laser puede ser la que mas probabilidades tiene de evolucionar, salvo a la espera de ver in vivo algún elemento industrial con la EOS. Con la DMSL de EOS hemos hecho la corona.

Después del análisis de la geometría del modelo se pueden ver las posibilidades de esta técnica para la relojería. Por ejemplo, los tubos de las coronas se pueden sinterizar en la caja media sin que sea un punto débil de hermeticidad. La esfera se puede sinterizar en la caja media o aparte, lo cual permite una personalización extrema o en el caso de que vaya sinterizada a la caja una pieza menos. Las coronas se pueden sinterizar unitariamente, aunque de momento solo serviría para coronas estancas de 5 ATM. Las platinas podrían ir sinterizadas a la caja media. También se podrían hacer doble cajas estancas para mayor hermeticidad. Así las posibilidades son infinitas además de que el desarrollo de una pieza no duraría mas de 10 días.

Los problemas son de terminación en el micropulido y de experiencia en la fabricación para conseguir la intensidad adecuada del láser, la dirección del haz y el tiempo de escaneo, pero eso es un poco fruto de la experiencia.  Además, el diseño industrial de los modelos parametrizados es bastante diferente y se necesita cambiar mucho la mentalidad de de la construcción. Nuestra apuesta por este proceso es completa. Esperamos que esta sea la línea a seguir.

ESTUDIO DE SINTERIZACIÓN POR LÁSER OTEA PATERNA

El principio de lo malo es el temor y la amenaza.

Filed under: Filosofía — Gilberto Salas julio 20, 2011 @ 7:57 am

Dice Espinosa que el mal y el bien no existen, lo que existe es lo malo y lo bueno. Para formular su interesante teoría del mal se basa en una ontología del cuerpo. Para Espinosa el cuerpo es una cosa singular que está en movimiento o en reposo. Este cuerpo puede ser un individuo unitario o un individuo de individuos, como una cosa singular que puede ser compuesta y también llamada cuerpo. Con respecto al ser social el individuo compuesto se llama multitudo.

Espinosa piensa que todas las cosas singulares perseveran en su ser gracias al deseo o al conatus, lo que implica movimiento y acción. El no ser es lo contrario, la inacción y el no querer perseverar en el ser. Por tanto, el cuerpo que persevera en el ser sea de un individuo compuesto o unitario es el que tiene un gran conatus, que implica una gran actividad, movimiento y deseo. Para Espinosa, lo bueno entonces es lo que permite que esta relación de movimiento, deseo y actividad persista en la relación de todas las partes. Por el contrario, lo malo es lo que introduce la discordia, la ruptura, la inacción y la ausencia de conatus.

El mayor principio de lo bueno es la razón. Es motivo de concordia de acción y de movimiento manteniendo unido el cuerpo tanto del individuo singular como el del individuo compuesto. Para una ontología de lo social, la razón siempre ha sido motivo de concordia desde los griegos, y sobre todo, de Aristóteles que pensaba que el logos era el fundamento de lo político, ya que con ella se podría alcanzar la virtud del término medio. Para lo malo, Espinosa enumera una serie de afecciones que son negativas, como la tristeza, la melancolía, la envidia el odio, que impiden al alma pensar y que pueda utilizar su logos para elaborar su máxima actividad y movimiento, su creatividad tanto como individuo singular o como multitudo. Entonces, ¿cuál sería la mayor afección que impide pensar, y sobre todo, moverse como actividad de deseo? Sin duda el temor.

En el origen de los dos mayores individuos compuestos o cuerpos espinosistas, el Estado y la religión, se encuentra el temor, la amenaza pura al deseo de pensar o de ser sí mismo. El Estado fue creado bajo la imposición de diversas formas de tributos e impuestos mediante la fuerza del poder despótico que legitima la coacción manteniendo el monopolio de la violencia, como explicaría Max Weber. No ha cambiado prácticamente nada esta definición, ya que desde que nacemos estamos coaccionados por el imposición a vivir dentro de las normas del Estado, amenazados por un modo ideológico de pensar dentro de ese cuerpo, y constantemente aterrorizados por la posible trasgresión de la tributación al Estado. El mismo individuo compuesto atemoriza a sus individuos simples, con lo cual el deseo y el movimiento se rompen gracias al principio de lo malo, el temor sinónimo de amenaza.

Lo mismo ocurre con la religión. La religión surge como un cuerpo de organización social primitiva a partir de una imposición de normas, reglas y axiomas en su parte más primitiva. De un modo más avanzado es el dominio por el temor al castigo azuzado por el poder despótico de los sacerdotes, para controlar a través del miedo la irracionalidad supuesta del hombre. El temor al juicio de Dios como una amenaza constante en la vida del sujeto individual condiciona a este a una vida vivida bajo el terror del castigo eterno, sin la posibilidad de ser libre en esta vida ni en aquella en caso de que se gane el premio eterno por unos años de vivir aterrorizado. Es decir, lo que debe de ser el principio del bien resulta que utiliza el terror y la amenaza para dirigir la existencia individual gajo el principio de lo malo.

Lo mismo sucede con otros cuerpos como la cultura y la familia, que ya se encargó Freud de analizar los porqués del terror neurótico del cuerpo familiar y cultural y después de él Reich, Marcuse, Horney, From, entre muchos otros. La premisa en que mas o menos todos coincidían es en la idea de que la amenaza, la imposición el dogma intolerante condiciona la existencia humana, produciendo unas desafectos para uno mismo y para el otro, que rompen la actividad del cuerpo tal y como pensaría Espinosa al respecto. El desafecto del temor y de la amenaza rompe el ser social y el ser individual en la propia autoestima, lo que inhibe el deseo o el querer perseverar en el ser, sea social o del uno mismo.

Si bien no existe el mal, sí existe la maldad que es la cualidad de lo malo y su principio es la amenaza y el temor impuesto al otro y a los otros por cabezas o rostros de un cuerpo patógeno. Posiblemente es el cáncer de lo social e individual corpóreo que hace que sus individuos se reproduzcan sin cohesión ni interrelación, unidos por la coacción del que se impone como una forma de poder y dominio por el terror, sea por poseer los medios represivos, sea por imposiciones ultraterrenales, culturales o familiares.

El problema es que de todas las afecciones que pueden ser virulentas, según la perspectiva espinosiana, es la amenaza la que atenta directamente a la libertad del individuo y del mismo cuerpo social, ya que inhibe la actividad y la creatividad anulando la existencia. Un individuo o un cuerpo que amenaza a otro hace de su principio la maldad, y por ello, es a la vez Estado, Religión, Cultura, Familia como cuerpos patógenos y enfermos que intentan romper la armonía y el movimiento del cuerpo en que se basa el principio de lo bueno, que es la razón..

Así, para que un cuerpo funcione tiene que basarse en la razón y la libertad entendida desde la propia razón. Estos serían los principios de lo bueno, donde se deberían de mover los parámetros existenciales del cuerpo social y del individual subjetivo. Ello supondría un aumento de la autoestima, tanto por parte de la multitudo y del sí mismo como yo propio. La conclusión sería la razón y la libertad contra la amenaza y el temor, como una nueva lucha entre el bien y el mal definidos desde otro punto de vista, un maniqueísmo mucho mas moderno y actualizado

Cabinas de policarbonato para la F1. ¿Pronto en la relojería?

Filed under: Ingeniería y Diseño — Gilberto Salas julio 19, 2011 @ 7:41 am

Hace muy pocos post hablábamos de la posibilidad de incorporar los policarbonatos a los cristales de los relojes. Si bien el metacrilato se ha usado desde hace bastante tiempo, el policarbonato se empezaba a usar tímidamente como sustituto del cristal de zafiro por su bajo peso específico. A pesar de esto las poquísimas maracas que lo usan, yo solo conozco a RM, no lo declaran abiertamente, ya que hablar de plásticos en lugar de zafiros no es una buena estrategia comercial.

Pero con la posible introducción de los policarbonatos como cabinas cerradas para la F1, esto puede empezar a cambiar. Conocido es en el mundo de la relojería la tirada que tiene la F1 y la incorporación de procesos industriales o los materiales dentro de las diferentes marcas. Procesos como la sinterización que permite un desarrollo muy rápido de una pieza, lo que supone introducir una evolución rápidamente o materiales como el titanio, el magnesio, la fibra de carbono o los composites, son ya habituales en el desarrollo de los diferentes modelos de relojes. Incluso nosotros apostamos por la sinterización y algunos de estos materiales.

Pues bien, la posible regulación por parte de la FIA de cabinas cerradas como las de las cabinas de vuelo de los cazas F16 hechas de policarbonato tintado, van a hacer posible que las estrategias de las casas comerciales con respecto a la incorporación de este material, a todas luces mucho más práctico que el cristal de zafiro. Las posibilidades son muchas, aunque para ello se debe de variar la construcción de las cajas, ya que la flexibilidad de este material supone un mayor desarrollo del modelo paramétrico desarrollado en el software correspondiente. Se necesita un mayor énfasis en la simulación de elementos finitos, ya que para relojes de alta estanqueidad la interface cristal/caja debe de ser estudiada detenidamente. Estaremos pendientes de lo que nos depara el futuro

La caja de magnesio del Richard Mille RM 038

Filed under: Ingeniería y Diseño — Gilberto Salas julio 17, 2011 @ 8:21 am


RM038

El uso de los diferentes materiales en sus relojes siempre ha sido una tónica general desde que empezó con su marca. Las primeras platinas de fibra de carbono, el uso del titanio, los rodamientos o las cajas de policarbonato o de los cristales del RM 035, hacen de los RM una marca muy innovadora en lo que respecta a la introducción de nuevos materiales en una industria que en muchos aspectos tiene una mentalidad bastante conservadora. Ese es el caso de la caja de aleación de magnesio AZ 91

La aleación AZ 91 es una aleación de un 9% de aluminio, un 1 % de Zn y el resto de magnesio. El magnesio es el que confiere todas las propiedades que se solicitan de esta aleación, incluido el bajo peso específico. Con un peso específico de 1,8 kg/m3 es una aleación ideal para la industria aeronáutica, ya que permite piezas de muy bajo peso, alta elasticidad y muy buenas propiedades mecánicas, salvo su baja resistencia a la corrosión y la dureza de tan solo 60 HV. Además, los lingotes para mecanizar son muy porosos con lo cual se convierte en imprescindible un tratamiento de superficie, el Titalyt

El Titalyt es un tratamiento de superficie realizado en soluciones alcalinas para diferentes aleaciones de titanio, magnesio o aluminio lo que le da mayor dureza. El anodizado típico es el ácido, que es el que da color a las piezas tratadas en aluminio, titanio o magnesio. Para evitar esto, está anodizado fuerte con un recubrimiento de 200 micras, pero obliga a diseñar el objeto, o la caja del reloj con una compensación de 0,2mm que es mucho en cuantas tolerancias de hermeticidad. El anodizado alcalino si bien necesita mas capas que un anodizado normal no corre el riesgo de poder cambiar la forma como sucede en el anodizado fuerte.

En realidad, el magnesio es un material que se ha usado en relojería, pero no se ha considerado del todo bueno como sucedía con el aluminio. Muchas cajas de los Swatch se fabricaban en aluminio, pero daban muchos problemas de corrosión al igual que el magnesio. Los nuevos tratamientos de superficie, como los PVD, DLC o anodizados fuertes y alcalinos, además de mantener unas propiedades interesantes como el bajo peso específico de estos materiales, a la vez les ofrecen una dureza y una resistencia a la corrosión que adolecen en su forma sin tratar.

La idea de Richard Mille es recuperar estos materiales, que en muchas ocasiones se han desechado porque no cumplían con los parámetros marcados. ¿Quién se puede imaginar que una caja porosa como la aleación de AZ91 pueda ser utilizada para un reloj de 85.000 euros? También se usa el latón en relojería, he escrito bien el latón, en la mayoría de calibres de la alta relojería suiza. Que en España es sinónimo de juguete malo. Aunque si esta aleación se llama Arcap como las platinas de BRM y se cobras a 30000 euros entonces ya no es latón sino que es algo que suena muy bien y seguro que es bueno. .

Nuevo Juntor sinterizado en 316 L y Ti 6,4

Filed under: Ingeniería y Diseño — Gilberto Salas julio 15, 2011 @ 6:45 pm

El nuevo diseño del Juntor se ha realizado en base a un nuevo proceso llamado DMSL o sinterización de metal por láser. Ello permite que usando los mismos materiales que usábamos para el antiguo modelo, 316L o Ti 6,4 podamos fabricar cajas en pequeñas series e incluso unitarias.

Este nuevo proceso permite ahorrarnos hasta 12 piezas contando tornillos, chapas posteriores para adaptación de la correa e incluso la esfera. En este nuevo Juntor, la esfera va sinterizada en el mismo material ya sea en Ti 6,4 o en 316L, cuyo aspecto se consigue gracias a los diferentes acabados como el micrograbado por cerámica y los diferentes pulidos como el satinado y el brillo espejo.

Asimismo el tubo de la corona está sinterizado a la caja media, con lo cual se evita tanto el encastrado como el roscado o soldado y una pieza más con un punto débil en la construcción de la caja en cuanto a la hermeticidad. De esta manera mejora muchísimo la estanqueidad que para relojes especializados como los diver es una innovación en el diseño de cajas de relojes.

La hebilla también es del mismo material, que se construye en el mismo sinterizado para cada caja. Así, incluso la platina puede sinterizarse en acero o titanio, solo necesitando operaciones de miniroscado, ya que las alturas no se necesitarían mecanizar sino pulir a N 4-5.

Otra ventaja añadida al proceso DMSL es que se pueden personalizar los grabados. Si algún cliente quiere su nombre grabado en relieve o algún tipo de grabado diferente al de EXTático, se podría incorporar a los archivos y modificar sin costo añadido.

Claro que este tipo de procesos, que nosotros venimos desarrollando desde hace años, necesita de un diseño diferente al de la mecanización habitual. Imaginamos que el primer Juntor que saldrá de nuestras oficinas fabricado con esta técnica será a mediados de septiembre. Os pondremos las fotos reales en el foro de EXTático

Molde de silicona para poliuretanos y su fabricación

Filed under: Ingeniería y Diseño — Gilberto Salas julio 12, 2011 @ 7:01 am

Una de las ventajas que tienen los poliuretanos es que sus propiedades son muy parecidas a las de la goma vulcanizada. En realidad el proceso de vulcanización consiste en convertir la goma natural o diferentes polímeros como el poliuretano en cadenas más estables. La goma se vulcaniza con azufre, calor y moldeo por compresión a más de 150º mientras que el poliuretano lo realiza co reticulantes que formas cadenas enlazadas estables o enlaces cruzados con puentes entre las cadenas poliméricas.

El problema del caucho natural vulcanizado es que necesita de moldes especiales para poder ser rellenados con el material de goma y ser calentados a presión. Esto implica un proceso muy caro, ya que hay que diseñar la correa de reloj, por ejemplo, el software correspondiente. Para realzar el molde hay que realizar otro archivo para mecanizarlo y construirlo en un material metálico que soporte el calor y la presión y que se pueda adaptar a la máquina. Todo ello aumenta el coste, con el problema añadido que no permite cambios ni evolución en el diseño de la correa.

Los cauchos de poliuretano colados al vacío tienen prácticamente las mismas propiedades salvo la elongación que es más baja pero suficiente para ser considerado un producto final. Si bien hasta ahora se usaba muy poco en relojería, las posibilidades de poder desarrollar una evolución del diseño en muy pocos días, lo vuelve bastante interesante para series cortas. Es mucho más caro por pieza que el caucho natural vulcanizado pero el proceso de fabricación abarata el coste para series muy pequeñas permitiendo la evolución del diseño. Incluso permite hacer correas de caucho de poliuretano a medida a gusto de un cliente unitario, muy difícil de fabricar por los costos en el caso de la goma vulcanizada.

En el video se observa el proceso de colado al vacío, pero para un metacrilato (PPMA), aunque para el caso de los poliuretanos es lo mismo. El metacrilato es rígido, en cambio el poliuretano colado puede alcanzar un rango de dureza Shore A desde 20 a 90 con todas las propiedades similares al caucho natural.

El prototipo tiene que ser el producto final

Filed under: Ingeniería y Diseño — Gilberto Salas julio 8, 2011 @ 8:01 am

 

Hoy en día con la exigencia del mercado en introducir nuevos productos para ser testados por el consumidor y ser descatalogados rápidamente, esta fase debería de coincidir con el prototipado o fase de ingeniería del producto. Por ejemplo, en el desarrollo de un bolígrafo, el tiempo que trascurre desde el dibujo a su introducción al mercado no debería de exceder de las dos semanas. Con las nuevas técnicas de prototipado rápido y los nuevos materiales, estamos muy cerca de realizarlo, incluso en algunos campos ya es una realidad. Pero ¿se podría hacer en relojería? Posiblemente sí.

Un reloj contiene muchos elementos cuya construcción es bastante compleja. Aunque se ha minimizado la dificultad de su producción, se ha banalizado por el público lego en la materia, quizá por el excedente de productos o por sentir lo difícil como fácil por falta de valoración de los procesos industriales. También ha contribuido para ello la facilidad con que un diseñador crea y realiza los productos de formas más complejas, aunque para ello necesite de los programas más sofisticados y de su amplia creatividad.

Por ejemplo, una caja de reloj pasa por diferentes fases desde el boceto inicial hasta el producto final acabado cada cual mas compleja. En el dibujo inicial se tienen que presentar casi todos los problemas técnicos que puedan surgir, ya que es el momento de conceptualizar el proceso en que se tiene que fabricar. Posteriormente con los software de diseño industrial se crearán los archivos para que sena transformados a otro tipo de archivo, también complejo, para que las máquinas procesen ese producto diseñado por el ingeniero. La caja del reloj suele llevar bastantes procesos de fabricación como por ejemplo la estampación o troquelado, la mecanización con torneados, fresados, roscados y micropulidos, que son los procesos que darán forma a esa caja. Claro está que para que estos procesos sean rentables se necesita realizar una producción en masa más que una sola pieza. El prototipo, si no es de catálogo, suele salir al 30% del precio estipulado para la producción. Es decir, para los nuevos diseños que se presentan al mercado de cajas de relojes, el precio a pagar es bastante elevado y no son rentables para series más pequeñas de 300 a 500 unidades mínimas..

Ahora bien, hay algunos procesos que se están recuperando para solucionar este tipo de problemas como la microfusión o la cera perdida e incorporando otros métodos muy innovadores como la sinterización pos láser. Los dos procesos permiten fabricar piezas unitarias con bajo costo relativo a series grandes, aunque el precio es bastante más alto. Quizá no es un gran problema en joyería y relojería ya que este tipo de productos suele tener un precio elevado sobre todo en el extranjero donde se aprecia la innovación y el diseño.

La microfusión se está recuperando en muchas empresas con metales más allá de los preciosos convencionales que se usaban en esta técnica, como el oro o el platino por ejemplo. Ahora se está usando el bronce por ejemplo e incluso algunas están probando con el titanio por microfusión. Además esta técnica permite producción de series pequeñas y bastante grandes ya que las máquinas de colado al vacío permiten introducir muchas preformas de cera para la construcción de prototipos como si fueran series finales de 1 hasta 1000 por ejemplo. El problema está en que mucho de sus detractores esgrimen que las propiedades de los colados o piezas hechas por microfusión son bastente inferiores a las producidas por mecanización a partir de bloques sólidos de metal ya tratados térmicamente. A favor en cambio es que la industria aeronáutica o la automoción utilizan este proceso como los Airbus o los motores de aluminio realizados por Ferrari.

En cambio, esto no se puede afirmar de los sinterizados de metal por láser ya que las propiedades de los productos finales pueden superar a los realizados a los fabricados por mecanización con un tratamiento térmico final. La ventaja de los sinterizados es la misma de la microfusión, que se pueden realizar formas muy complejas pero con mejores propiedades. Además, permite por su gran fiabilidad crear piezas de metales preciosos y no preciosos con la mayor facilidad que un mecanizado sin la necesidad de complejos programas de trasmisión de datos para las máquinas de fabricación. En microfusión se necesita conocer muy bien los metales para ser colados, en cambio las casas de sinterización, presentan sus polvos para sinterizar con todos los datos necesarios para incorporarlos al proceso de fabricación, como el tiempo de escaneado, potencia del haz de láser u orientación del mismo. Todo esto hace factible que incluso en una misma horneada de un sinterizado, se fabrique un implante dental, una turbina y la caja de un reloj junto con la corona, los puentes y las platinas por poner un ejemplo. Además permite el ahorro de muchas piezas, tiempo de fabricación y elaboración. El problema es que hay que aprender de nuevo a diseñar desde la perspectiva de este proceso.

La conclusión es que los nuevos procesos de fabricación deben de conseguir que cuando se diseñe un reloj el tiempo que trascurre desde el boceto al producto final no sea superior a 15 días y que las mejoras se produzcan incluso en la misma sinterización ya que se pueden proponer dos, tres o cuatro prototipos que cada uno resuelve posible problemas, que hubieran necesitado de mucho tiempo en caso de la mecanización como nos ha ocurrido con el Juntor. Otro día hablaremos de otros elementos como correas, engranajes o cristales para conseguir que el prototipo sea el producto final.

El espacio topológico en Merleau-Ponty y el diseño

Filed under: Filosofía — Gilberto Salas julio 6, 2011 @ 7:51 am

El pensamiento de Merleau-Ponty con referencia al espacio está ligado a la fenomenología de la percepción y esta a la psicología de la forma. La percepción puede ser de dos tipos, según explica Merleau-Ponty, una percepción cultural/euclidiana que se basa en espacios geométricos e incluso interviniendo en la percepción del movimiento o la velocidad, y la percepción que el denomina percepción salvaje en la que se basa el espacio topológico como contrario al espacio geométrico.

El espacio geométrico que se percibe a través del sistema condicionante de la cultura según Merleau-Ponty, está pleno de rectas, paralelas perpendiculares y figura geométricas de tres dimensiones para expresar y emplazar a todos los objetos percibidos posibles. Según Merleau-Ponty este espacio no es el de la experiencia inmediata, es decir, nosotros estamos condicionados a ver este tipo de espacio y de figura geométricas por el sistema condicionante cultural en el que estamos sumergidos. Por el contrario el espacio topológico es un espacio de significación, que la percepción de ese espacio se percibe como una interpretación de formas que se reestructuran a través de la experiencia y no un sistema fijo de coordenadas para figuras y objetos de emplazamiento.

El espacio topológico es un espacio de vecindad y de relaciones, de líneas de fuga, de relaciones envolventes que implican un espacio vivido. Por ese motivo, Merleau-Ponty se pregunta por la manera de percibir de nuevo ese espacio y cómo sería una percepción dentro de ese campo. La percepción para ese espacio mas que un ver es un sentir, comprender las significaciones que rodean a la forma, que para Merleau-Ponty es lo invisible que la rodea e implica a la palabra, el concepto o como decíamos hace unos post, la delimitación del término que es el concepto en base a la hermenéutica del diseño.

Entonces ¿qué pasa con el diseño y el acto de diseñar en Merleau-Ponty? En Le visible et le invisible explica que Melraux se maraville de que un pintor pueda copiar a otro perfectamente o por lo menos casi igual. Ello es debido a que el espacio se percibe como un espacio positivo, geométrico de formas donde el acto de pintar y la pintura son aislados el uno del otro sin ningún tipo de relación. El cuadro es una un positivo de formas geométricas emplazadas en un lugar material, pero sin trascendencia, como si de la nada negativa surgiera un positivo.

Para Merleau-Ponty, la obra visible es el trazo que surge del significado de la palabra del ser profundo. Ese significado del sentir profundo es el que abraza y da forma a la expresión a través de los trazos, los colores sin ser una síntesis de entendimiento y sensibilidad sino una expresión de la estructura invisible de la forma. Es trazar significados expresivos en el lienzo sin geometrías condicionantes o estructuras lógicas, sino vivencias o percepciones del espacio vivido que se plasman de lo invisible interior a lo visible exterior.

Ahora bien, hay que comprender los fundamentos de la psicología de la forma para entender la manera en que los trazos se plasman en los principios de la Gestalt, que son los principios de donde surge el concepto de espacio topológico en Merleau-Ponty. Para la psicología de la forma el todo es más que sus partes y por lo tanto trasciende a una suma de las propiedades acumulativas de la experiencia. La percepción surge de lo más profundo de lo reflexivo, de los propios nervios aferentes que basándose en unos principios como la ley de la simetría, la proximidad o la continuidad dan forma a un todo que supera a las partes, enunciado como ley de la pregnancia. Estas percepciones, afirmaba Rubin, surgen como un todo y en forma gradual. Tales figuras demuestran que nuestras percepciones son activadas, vívidas y organizadas; no somos simples receptores pasivos de estímulo sensoriales. Así la psicología de la Gestalt especula sobre los principios de la percepción estructurada y reestructurada en el desarrollo del individuo, que además de explicar las percepciones visuales, añaden las percepciones auditivas, táctiles y así como diversos procesos mentales superiores como la memoria e incluso el entendimiento. El problema de Merleau-Ponty es que piensa que la formación del espacio topológico es estructuralista donde el individuo pierde su espontaneidad y subjetividad, ya que ese espacio es un todo de significación histórica, con lo que pretende suprimir la tendencia hacia lo externo con su pliegue de invaginación/evaginación interno/externo o de lo visible e invisible.

Entonces, cuando un diseñador afronta la realización de un diseño, puede acercarse a su espacio geométrico en cuyo caso la obra será probablemente una copia de lo positivo o sentir el espacio topológico, que es emplear la percepción del significado del concepto, usando todas las propuestas de la memoria, la imaginación la intuición para percibir las relaciones de vecindad, lo histórico del concepto, lo envolvente y todos los parámetros que pueda sentir, comprender y percibir para alejarse de una primera etapa de diseño basado en la geometría, empezando en un diseño basado en el campo o espacio topológico de significación. A partir de aquí las formas de percepción se estructurarán como un todo y no como una suma de partes para dar expresión al diseño topológico

Next Page >>>