EXTático

Nuevos procesos industriales de fabricación (II): UV-LIGA

Filed under: Ingeniería y Diseño,Innovación permanente — Gilberto Salas junio 30, 2011 @ 7:49 am


UV-LIGA de mimotec

Es una técnica muy innovadora que consigue fabricar piezas metálicas con alta relación de aspecto (alto/ancho) mediante la combinación del proceso estereolitográfico de un polímero con la electroformación de un metal en interior de las oquedades grabadas en el polímero. Esta técnica de bajo costo es empleada en una gran variedad de áreas que comprenden la óptica, la instrumentación, el moldeado de plásticos y las telecomunicaciones y en nuestro caso en relojería. En este sector se usa para la construcción de micro piezas tales como el áncora, los engranajes, piñones, resortes, etc., con la ventaja de poder ser fabricadas de una sola pieza como sería el caso de una rueda de engranaje con su piñón correspondiente e incluso el eje. En muchos casos de tres piezas se puede ahorrar una o dos con la construcción de esta técnica.

Esta técnica se llama así por su acrónimo Ultra Violet y LIGA que en alemán es Lithographie, Galvanoformung, Abformung algo así como litografía de impresión galvánica. En esta técnica se usó y se sigue usando para la impresión una lámpara de Rx, pero el proceso resulta demasiado costoso. Actualemente se usa en relojería una lámpara de rayos ultravioleta lo que abarata el proceso teóricamente, ya que para relojería hay muy pocas empresas que lo realicen, Seyko y Mimotec, lo cual todavía resulta excesivamente gravoso para la construcción de micro piezas. Se supone que en un futuro bastante cercano el proceso se abarate por la aparición de nuevas compañías que lo realicen.

El proceso se puede describir como a partir de un haz de rayos ultravioletas, se fabrica una pieza de resina epóxica fotosensible, que sea polimeriza, y por litografía de un CAD, alcanza la perfil que se pretende. Esa pieza incluye todas las características que se pretenden conseguir. Posteriormente, esa pieza se embute en un baño electrolítico donde el espacio que ocupa esa pieza de resina se sustituye átomo por átomo de metal, hasta llegar a la forma deseada de una manera plástica. Los metales que se utilizan para este proceso son aleaciones de níquel principalmente. La ventaja de este proceso es que abarata la producción en masa, además de no producir rebabas ni cortes ni pulido o mecanizados posteriores. Otra de las ventajas es que permite realizar piezas de dos niveles, con lo cual se pueden sustituir los piñones por una misma pieza, ya que en un mecanizado esto es imposible porque el cabezal de la máquina lo impide.

Este proceso se ha incorporado a la llamada tecnología del silicio para añadirla a las diferentes partes de un calibre como por ejemplo la rueda de escape. En la rueda de escape producida en silicio reducen la fricción así como la necesidad de lubricante, ofreciendo mayor seguridad y fiabilidad sin necesidad de mantenimiento. Por ejemplo, el Innovisión de Ulyses Nardyn y el Jaeger-Le-Coultre Master Lab Compressor se han creado unas ruedas de escape a partir de una oblea de este material, al cual por electrodeposición se le ha ido grabando las formas de la rueda hasta producir el resultado final. Sus fabricantes dicen que si algún elemento tiene que ser sustituido por este material es la rueda de escape. De hecho compañías como Rolex, Patek Philip o Frederique Constant han estado investigando y desarrollando ruedas de silicio para incorporarlas a sus calibres como el Spiromax de PP. La ventaja tan grande que supone a un calibre mecánico la baja fricción de este material, permite una seguridad además de liberar de aceite la rueda de escape, lo que supone acercarse a la fiabilidad de mecanismos de cuarzo, aunque todavía estén lejos de alcanzarlos.

Los diseñadores del Innovision de UN, que necesitaban un nuevo y radical escape para su reloj, no se fijaron hasta ese momento de las posibilidades del silicio para el diseño de su nuevo movimiento tan radical. Este equipo junto con el Centro de micromecánica de la Universidad de Neuchatel, por medio de la litografía por electrodeposición lograron realizar ese volante tan “Freak” en su nuevo calibre. Es una preciosidad para los compradores de las novedades como esta.

Ha sido la empresa Sigatec, asociada a Mimotec, la que ha desarrollado estos volantes para esta empresa. Decir, que este movimiento se ha desarrollado con el software de Tellwatch, además de incorporar los nuevos elementos, hasta diez innovaciones y patentes según sus diseñadores.

DOCUMENTO TÉCNICO SOBRE UV-LIGA EN ESPAÑOLA 

Nuevos procesos industriales de fabricación (I): DMSL

Filed under: Ingeniería y Diseño,Innovación permanente — Gilberto Salas junio 27, 2011 @ 7:08 am

Uno de los más nuevos procesos de fabricación que empieza a aplicarse en el campo de la relojería es el DMLS o Direct Metal Laser Sintering. Este proceso es una revolucionaria tecnología que permite diseñar cualquier pieza y forma para un producto que contenga partes metálicas de diseño industrial. Lo imposible de diseñar y de fabricar se consigue con esta técnica, introducida por la compañía EOS de Munich en la última década del siglo XX.

Este proceso consiste en una tecnología aditiva sobre un polvo, que se fusiona por adición de capas debido al escaneado y centrado de un láser que va dando forma al producto diseñado previamente. Cada capa se va formando con un espesor micrométrico, que se van añadiendo poco a poco hasta conseguir el producto final. Ello permite una densidad muy alta, lo que supone no resinterizar en el 99% de los casos, además de poder la máquina trabajando las 24 horas del día. Asimismo, el archivo es muy fácil de traspasar a la máquina ya que con un sencillo STL convertido desde el mismo programa de diseño industrial, no necesita una amplia y laboriosa programación, lo que abarata el coste del prototipo y las series pequeñas del producto diseñado.

Este proceso depende de cuatro parámetros para conseguir un buen acabado; una alta densidad de la muestra, buenas propiedades mecánicas y una seguridad dimensional perfecta dentro de las máximas tolerancias permitidas. Estos parámetros son la orientación del haz del láser, el patrón de trazado del escaneado si es en espiral o paralelo, la posible contracción por desplazamiento en el enfriamiento, la distancia de la superposición de las líneas de sinterización, el espesor de las capas de sinterización, la rapidez de escaneado y la clase de metal del polvo utilizado. Todos estos parámetros influyen en las propiedades finales del producto final, cuya destreza se consigue afinando la máquina a la utilización de cada producto. Por ejemplo, en prótesis dentales la rugosidad final no es muy importante ya que una superficie rugosa es favorable para la colocación de cerámica, pero en una caja de un reloj esta superficie se tiene que acercar a un máximo de N 7 que equivale a un acabado de rugosidad superficial inferior a 1, 6 micras. En estos momentos este factor de rugosidad no se puede conseguir, lo que implica que para piezas muy pequeñas no se pueda compensar en el diseño, pero sí en cajas de relojes. Por ejemplo, sabiendo que la perdida superficial va a ser de 4 micras, la superficie será muy tosca y necesitará un amplio pulido para conseguir un acabado de N1. Una simple compensación en el programa podía evitar un posible cambio de forma, como la ondulación excesiva que impida los reflejos naturales de la caja del reloj.

Una de las ventajas que tiene este proceso es la posibilidad de usar varios materiales con la misma máquina y el mismo proceso, aunque varían los parámetros de incidencia así como las propiedades físicas y mecánicas del producto acabado. En estos momento se puede usar acero inoxidable, acero 316L de uso muy extendido para cajas de reloj), cromo cobalto, aleación de níquel, bronce y titanio 6 vanadio 4 como el que usamos para los Juntores. Esto permite que con la experiencia propia y siguiendo las instrucciones del fabricante se pueda sinterizar fácilmente un producto diseñado en varios materiales, que en el caso de una caja de reloj se pueden ofrecer pequeñas series de acero bronce o titanio. Otra ventaja es que no es necesario que la máquina esté funcionando solamente para la sinterización de un archivo sino que puede fabricar varios productos de formas distintas a la vez Se puede estar sinterizando una turbina de titanio a la vez que una caja de reloj lo que abarata mucho el coste, ya que se puede aprovechar al máximo la capacidad de la máquina mientras está trabajando.

Las posibilidades de este proceso todavía no se han extendido en la fabricación de elementos de relojería, pero son muy altas. Por ejemplo, en un futuro y cuando la técnica esté mas desarrollada, se podrían fabricar de un sinterizado casi todos los elementos de un reloj, caja, corona, platinas, puentes, incluso esferas, hebillas, etc. Eso sería cumplir el sueño de muchos fabricantes y sobre todo de los productores individuales, ya que su producto podría estar en el mercado en muy poco tiempo sin depender de series muy grandes como sucede hoy en día para presentar cualquier reloj en el mercado. Creo que el futuro del diseño industrial en lo que se refiere a metales se orienta en esta dirección. Nosotros ya estamos en la vereda.

DOCUMENTO TÉCNICO SOBRE MICROPULIDOS EN DMSL 

El hombre mediocre en Ortega

Filed under: Filosofía — Gilberto Salas junio 25, 2011 @ 7:28 am

 

Es triste comprobar que la idea de Ortega sobre la mediocridad del hombre español sigue vigente hoy en día, después de más de ochenta años desde que se publicaron sus libros La rebelión de las masas y España invertebrada. No solo no ha desaparecido sino que han aumentado los rasgos que componen este tipo de hombre, que según Ortega es sinónimo de hombre masa. Un tipo de hombre que no construye nada, careciendo de proyecto y creatividad, yendo a la deriva en su trayectoria vital.

Ortega explica que este tipo de hombre se cree con el derecho a tener una opinión de todo con la exigencia a manifestarla, aunque sea absurda. Una opinión sin forjar, no siendo más que una creencia dogmática sin análisis ni lógica alguna. Es lo que llama el hermetismo intelectual, donde el hombre mediocre se contenta con tener un repertorio de ideas y creencias, que completa lo que este considera ser inteligente. Este tipo de hombre, dice Ortega en La rebelión de las masas, se cree perfecto, lleno de tópicos, prejuicios y vocablos hueros, que pretende imponer su mediocridad e intenta obligar a este derecho, el derecho a que todo el mundo sea tan vulgar como él. La vida pública, decía Ortega, es donde se ejerce este mayor derecho de la vulgaridad intelectual. Duras palabras las de Ortega para el hombre masa europeo, que se concretaron en España invertebrada para el español de aquella época.

Ortega pensaba que uno de las causas principales para la aparición de este hombre masa sinónimo de vulgaridad y mediocridad era la técnica. La otra causa era la democracia liberal. Dice Ortega con acierto, que el hombre vulgar se ha encontrado con la técnica como un producto de la naturaleza sin pensar en el esfuerzo de individuos geniales que basaron su proyecto de vida en la creatividad. El otro aspecto es la democracia liberal donde los derechos están por encima de los deberes éticos e incluso desaparecen ante los demás y ante sí mismo. En el mediocre prevalece la exigencia de que la vida gire en torno a él para asentarse en su creencia de que es perfecto, de que sus opiniones dogmáticas son las leyes en las que se debe de regir el mundo. El hombre vulgar piensa que la vida está exenta de impedimentos, sin deberes ni esfuerzos, ya sea por la facilidad que le procura la técnica o la poca exigencia del sistema que favorece la vulgaridad, entendida como la falta de compromiso consigo mismo y con el otro, a partir de la creencia dogmática en la opinión hermética del ser mediocre.

El problema es más acusado hoy en día en Europa, y sobre todo en España, llena de derechos pero sin exigencias dentro de un proyecto vital particular ni social. Prevalecen las opiniones antes que el pensamiento dialógico. Continúa la creencia dogmática, sea dentro de una escolástica de lo socio-colectivo o de lo religioso, como el factor impulsor de la vida pública e intelectual del español, que se trasmite tanto en la relación social interpersonal como en algo tan trivial como la conversación.

Dice Ortega, que en una conversación entre seis personas se suelen formar dos grupos, uno es el que influye, ofreciendo más de lo que recibe mientras que el otro escucha y aprende. A veces los dos grupos cambian sus papeles, ya que depende del tema que se domine, siendo el otro grupo la nueva cabeza en otra conversación. Este ejemplo lo señala en un grupo abierto, dentro de un  pensamiento práctico-analítico, concepto que posteriormente ha elaborado Habermas dentro de su teoría de la razón dialógica, basada también como una superación de la razón práctica de Kant. Ahora bien, cuando una parte del grupo se resiste a ser dirigido por el otro, es decir, se resiste a escuchar y recibir en orden a formar un pensamiento analítico entonces la conversación es imposible. Hoy en día este ejemplo es mucho más patente en todos los ámbitos de la vida pública, incluido en la interactividad que existe en los medios de comunicación, donde el pensamiento analítico es sustituido por un buen titular que se trasforma en consigna, precisamente con el ánimo de enardecer al hombre mediocre para que vuelque su opinión vulgar y absurda, sin escuchar ni analizar el texto. Este comentario mientras mas soez y desconsiderado sea para el autor del texto y con los otros comentarios será más considerado por el resto de los que intervengan en la conversación mediática. El análisis ponderado y dialógico no tiene cabida hoy en día, prevaleciendo lo vulgar en la mayoría de las conversaciones que se inician en España, sea en los medios interactivos o en los pequeños grupos sociales y familiares.

En realidad, creo que todos nacemos siendo mediocres y vulgares porque no existen las castas ni las jerarquías elitistas que estén en posesión de una verdad, ya que esta misma premisa las hace caer en la vulgaridad del dogma y la creencia en ser superiores a algo o a alguien. Incluso el grupo que se considera a sí mismo inteligente, estableciendo algún tipo de jerarquía por creencia me parece que son vulgares y mediocres. El ser mediocre es el que se cree que lo sabe todo y que su vida no vale la pena el esfuerzo de abandonar el pensamiento dogmático, de la Doxa como decían los griegos, en aras al pensamiento noble que es el diálogo, el análisis y sobre todo el de la creatividad. Este tipo de pensamiento ofrece y otorga más que recibe y si recibe es para ser más creativo y analítico. Todas las fuentes son necesarias para ser más creativo. Es el todo vale de la epistemología de Feyerabend, que cualquier pensamiento sirve para hacer un análisis del objeto para ser sujeto, ya que es el sujeto el que hace el objeto. Una idea de Fichte que posteriormente desarrolló Hegel como superación de la negatividad del ser, que con Ortega esta superación es la razón de nuestro proyecto de vida, como memoria y acción.

¿Existen las élites en España?

Filed under: Filosofía — Gilberto Salas junio 14, 2011 @ 6:44 pm

La respuesta es muy sencilla, no existen élites en España. Ortega elaboró una teoría muy interesante del porqué en la sociedad española no se había estructurado un tipo de aristocracia basada en la nobleza del esfuerzo. En primer lugar, Ortega apeló al concepto racial debido a la falta de buena sangre germánica, ya que la que se estableció en la península, la visigótica, era decadente. Los visigodos que entraron ya estaban contaminados de decadencia debido a su contacto con los romanos, y por tanto, no gozaban del sentido germánico puro del esfuerzo. Poca influencia tuvieron los visigodos en el carácter de lo español si nos atenemos a que su hegemonía duró pocos siglos en España, además de impedir las uniones matrimoniales en España. No fue hasta el año 589 con la unificación confesional en España entre hispano-romanos y visigodos cuando empezó a extenderse esta práctica, aunque con los obstáculos de las mismas sociedades que entraban en juego. De todas formas, la explicación de los arquetipos dentro de un contexto racial no contiene ningún tipo de solidez sociológica para explicar el problema de las elites en España.

Otra idea socio histórica que presenta Ortega para la justificación de la falta de élites en España es la ausencia de feudalismo. Esta idea que en principio sugiere una norma de individualidad y de emprendimiento muy acusado en el alma del español, tal y como declaraba Sánchez Albornoz en su Historia de España, parece una virtud. No es una virtud, según Ortega, sino que es una inconsistencia dentro del carácter español, ya que no ha percibido un sistema de jerarquías sociales. En España no hay castas ni el español quiere que existan bajo ningún pretexto. Si bien en Europa las castas son las nuevas élites políticas o intelectuales, siendo reconocidas por la gente común, en España, tierra de colonos, cualquier tipo de jerarquía no es vista con buenos ojos, precisamente porque somos presores o lo que es lo mismo, cultivamos nuestra propia tierra bajo nuestra propia perspectiva durante siglos y siglos. Entonces, ¿quién nos puede enseñar algo?, nos preguntamos los descendientes de esos cultivadores de la tierra fronteriza que fue la península ibérica durante tan largo periodo.

Por ese motivo, porque el español es un agricultor Ortega introduce el término de ruralidad para explicar el perfil del hombre-masa como un hombre mediocre, pero sin ánimo de ofender a la profesión sino más bien para enseñar la faceta de desestructuración social, que se instaura en la sociedad española desde que España era una frontera móvil. Dice Ortega en su España invertebrada que debido al ruralismo de los pueblos agrícolas no poseen aristocracia, es decir, existe una ausencia de los mejores. Esto conlleva a que se instaure una ceguera para distinguir a esas élites que son capaces de asumir las responsabilidades, convirtiendo a España en lo que es, en una masa de torpes que aplasta a todo intento de mejorar en el esfuerzo. Esto lo escribía Ortega en los años veinte.

Ortega identifica a la élite con la idea de esfuerzo. El noble es el que se esfuerza, el que se exige, el que se rige por los deberes y no por sus pretendidos derechos. Esta idea no es nueva ya que Aristóteles se la otorgaba a los aristos, los señores que tenían la responsabilidad de llevar su casa y tutelar bajo su dominio, palabra romana, los que componían su estructura. Espinoza hablaba del conatus como perseverancia y Fichte como esfuerzo entendido como la actividad básica del Yo general. Ortega vincula esta noción directamente a una vida noble, que es antagónica con una vida vulgar. Si bien creo que la base del desarrollo como persona está en el esfuerzo, lo entiendo más bien como Fichte, como una actividad del yo general, que es el impulso. Esto significa que la teoría de la élite en realidad es el instrumento de Ortega para paliar la falta de reconocimiento que guardaba la sociedad española con la inteligencia y la cultura.

Esa falta de reconocimiento plantea un nuevo concepto, el de la lucha por el reconocimiento de Hegel, donde la élite es el señor, el guerrero que es reconocido y lucha por ser reconocido jugándose la vida defendiendo al esclavo. Es la dualidad del señor/esclavo, donde este agradece el mérito del señor feudal que lo protege y le defiende, arriesgando su vida donde el esclavo/vasallo no tiene el valor de preservar. Fukuyama actualizó el concepto de lucha por el reconocimiento, sustituyendo al señor feudal que no teme por su vida. Es el nuevo triunfador y héroe capitalista, que toda la gente reconoce por su triunfo social en gran parte por el dinero que gana. Claro que Fukuyama no es español y no está al tanto de lo indignados que estamos con estos “héroes”, o mejor llámese envidia de no poder ser como ellos. Por lo tanto, el problema de las élites en España no es ni de reconocimiento ni de raza ni de calidad de sangre ni de cultura. El problema es el mismo en todas partes del mundo, que la élite en sí misma es un concepto desacertado en el planteamiento. Por ejemplo, si alguien piensa que la sociedad americana es un modelo de élites está muy equivocado. En USA es tradicionalmente perseguido por la opinión pública el intelectual pensado a la europea. Puede que en alguna universidad americana sea muy snob hablar del postestructuralismo francés o que algún arquitecto dialogue sobre deconstrucción, pero si existe una vida vulgar es la americana. Aun así, es el motor económico, político y social del mundo, con sus políticos vulgares, su sociedad vulgar, sus hábitos vulgares entendido tal y como la describe Ortega, un hombre que se conforma con sus apetitos, sus gustos chauvinistas, sus opiniones, sin exigirse más de lo que es y contento consigo mismo.

Entonces ¿qué es una élite? Una élite no debe ser entendida por un grupo social jerarquizado dentro de un contexto social, sea nacional, económico, político o lo que se pretenda categorizar. ¿Acaso Ortega iba a convencer a un español de los de antes y de los de ahora que ellos no son selectos? ¿Quién es el que jerarquiza esas minorías y les otorga el apelativo de élite? ¿No se considera el hombre-masa de por sí selecto solo por sostener una opinión? Un conocido comunicador español aglutinaba las respuestas a estas preguntas en lo que él llamaba la Teoría del guardia jurado. Explica que tuvo la ocasión de escuchar los lamentos de un guardia jurado, que se encontraba muy descontento con su trabajo. Explicaba que él se merecía un trabajo mejor, que fuera reconocido por la empresa, ya que su valía no debería de ser desperdiciada. El comunicador, pensando en la posibilidad de echarle una mano le preguntó qué tipo de estudios tenía, cuántos masters había cursado, cuántos idiomas hablaba, qué experiencia había tenido en otros campos. La respuesta fue obvia. El guardia jurado solo sabía dar palos a los chavalines que se emborrachaban en las discotecas, además de contar unos chistes muy graciosos de los que se reía mucho su abuela, según las palabras del comunicador.

La “teoría del GJ” en realidad lo que quería pergeñar es que el hombre vulgar y mediocre no se siente para nada corriente y vulgar, sino que se considera una élite, incluso con la gran “aptitud” de ser un buen contador de chistes. Por tanto, la idea de lo selecto como una minoría es atractiva para el que se siente diferente y no reconocido por el resto de la sociedad o pretende ser reconocido por algún tipo de facultad solamente comprendida por él mismo.

La teoría de las élites debería de ser una explicación a un esfuerzo completo o a la perfección en el esfuerzo del yo propio. El verdaderamente excelente es el que obvia cualquier tipo de adversidad y no se excusa en la dicotomía vulgaridad/nobleza o inercia/tarea. Es el que compite consigo mismo para acercarse en lo posible a sus límites, a ser perfecto pero en el sentido de ser completo en la tarea que desarrolla, desde su propio sentido de la completud del acto en sí. Sencillamente busca el impulso sin necesidad de reconocimiento sin considerarse mejor ni dentro de una minoría selecta ni la valora. Valora el esfuerzo del otro pero no dentro de una jerarquía sino como un rizoma, con una horizontalidad de nodos de actividad similar, actividad creativa. No es una clase ni un grupo ni una minoría, solamente es un nódulo de fuerza de construcción de estructuras para sí y para el otro. Por eso, este concepto de élite es solipsista y solo es conocido por el en sí del yo propio que se esfuerza en conocerse a sí mismo.

La rugosidad superficial en elementos de relojería

Filed under: Ingeniería y Diseño — Gilberto Salas junio 12, 2011 @ 7:09 am

La rugosidad superficial se podía definir como el conjunto de las irregularidades superficiales de paso relativamente pequeño, correspondiente a las huellas dejadas en la superficie real por el procedimiento industrial empleado para la fabricación u otras influencias. La incidencia de la rugosidad en la superficie incide en el funcionamiento, el rendimiento, la duración, el aspecto y el costo.

Estas irregularidades tienen una medida para la rugosidad que es la llamada Rz que se define por la media de los valores absolutos de las alturas de las cinco crestas yp mas altas y los cinco valles mas profundos yv dentro de la longitud básica, cuyo valor medio de las desviaciones del perfil en los límites de la longitud básica l equivale a Ra.

La tabla de valores de Ra sería:

Ra Clase de rugosidad
50 micras N12
25 “ N11
12,5 “ N 10
6,3 “ N 9
3,2 “ N 8
1,6 “ N 7
0,8 “ N 6
0,4 “ N 5
0,2 “ N 4
0,1 “ N 3
0,05 “ N 2
0,025 “ N 1

En relojería se necesitan unos acabados por debajo de N 7 o Ra 1,6 a partir del proceso de fabricación utilizado, antes de la terminación de las superficies. Un acabado N 7 implica un acabado de buena calidad conseguido con velocidades de corte altas y pasadas finas. El empleo más frecuente es en superficies de piezas en contacto con tolerancias estrechas y altamente solicitadas tales como las superficies interiores de cilindros sometidos a vibraciones y movimiento relativo bajo, que es lo que ocurre en la fabricación de elementos de relojería, como cajas, coronas, platinas puentes etc.

Por tanto dependiendo de la máquina que se use, del operario que la trabaje y del proceso industrial que se utilice, se proporcionara una pieza con mayor o menor rugosidad, que influirá es el funcionamiento, aspecto, rendimiento, etc. Con respecto al aspecto, una pieza que tiene una rugosidad mayor que N7, se podrá pulir hasta alcanzar un Ra de 0,05 o incluso menor pero la superficie se verá ondulada con pequeños socavones que son la profundidad de los valles irregulares que ha dejado el mecanizado inicial.

Hay procesos industriales como la sinterización por láser de metal, que si bien tiene un porvenir increíble, todavía no ha conseguido alcanzar piezas terminadas antes del pulido inferior a N 7, aunque han mejorado ostensiblemente. Próximamente se hablará de este proceso en profundidad, ya que me parece que será una alternativa ideal a los procesos de mecanizado

La carga teórica de Hanson

Filed under: Filosofía — Gilberto Salas junio 8, 2011 @ 6:53 pm

Hanson presentó en su libro Patrones de descubrimiento dentro de la filosofía de la ciencia, un concepto bastante interesante al que denominó carga teórica. La carga teórica era una noción sobre la observación científica que explicaba la existencia de un gran influjo de la psicología de la Gestalt, en la percepción que se realizan en los diferentes laboratorios de investigación. Por ejemplo, él describe el modo en que un neófito se acerca a un laboratorio de electrónica, lleno de aparatos y demás, y le pregunta al investigador que está haciendo. Este, le dice que está midiendo la resistencia eléctrica de las bobinas, quedando un poco perplejo porque no ha entendido nada. Si el neófito pide alguna explicación el investigador dice que estudie un curso de electrónica para comprenderlo.

La idea de Hanson es que las observaciones científicas en el ámbito de la investigación requieren un conocimiento previo, que el neófito es incapaz de percibir. Ahora bien, si dos científicos que se han formado de distinta manera y defienden teorías contrapuesta, Hanson se pregunta si perciben el mismo fenómeno cuando observan el experimento. Hanson vuelve a poner otro ejemplo todavía más atractivo. Él propone pensar en un J. Kepler contemplando el amanecer en una colina y a su lado está Tycho Brahe. Kepler mira al sol considerándolo que está fijo con una Tierra moviéndose a su alrededor. Tycho en cambio con su carga aristotélica sostiene que la tierra está fija y son los demás cuerpos celestes los que giran en torno a ella.

Hanson diferencia entre visión y observación. La visión del objeto es la misma para los dos ya que es un estado físico de excitación, pero la observación es una interpretación de los datos, ya que cada uno de ellos los interpreta de manera diferente. Ello implica que la tesis de una base común entre la percepción sensorial de la visión y la observacional es distinta y no igual como defiende el neopositivismo. Entonces a partir de aquí esboza su concepto de carga teórica. Hanson explica que la visión lleva una carga teórica que interpreta la observación. Es decir, la observación de algo, por ejemplo x, está formada por un conocimiento previo de x, donde también el lenguaje usado para expresar lo conocido influye sobre las observaciones.

A pesar de que este es un concepto epistemológico que se emplea dentro del ámbito de la filosofía de la ciencia, puede ser extrapolable a todo tipo de percepción teórica si comprendemos qué quiere decir teoría desde el punto de vista hermenéutico o de la interpretación etimológica. La palabra teoría según Heidegger procede del griego Theorein, cuyo sustantivo es Theoría. El verbo Theorein se establece de dos formas Thea y Orao. Thea (teatro) es la apariencia o el aspecto de lo que aparece o se muestra, según Platón. Es la forma de las objetos que se ven, cuyo saber o haber visto este aspecto es el Eidenai. El Orao es haber visto algo y examinarlo, con lo que Theorein, dice Heidegger en su definición hermenéutica pura es: “mirar el aspecto bajo el que aparece lo presente y, por medio de esta visión, permanecer cabe viéndolo”. Es decir, que la teoría desde una perspectiva hermenéutica no equivale a una condición hipotética de reglas o un sinónimo de hipótesis, sino más bien al conjunto de visión como mirar y examinarlo. La teoría es interpretar la visión de lo que se ve.

Hanson, añade a este interpretar la visión de lo que se ve el sustantivo “carga”, que es el fundamento del concepto ya que la teoría añade un significado a la definición original. La carga es el peso, la cosa que se transporta en el carro, ya que procede de la palabra carricare que viene de carrus, voz latina de origen céltico. En realidad es un peso, un lastre en la visión interpretativa, ya que esta nunca puede ser limpia o lo que equivale a decir que el lastre del carro pesa sobre lo que se ve y conoce. Equivale a decir que toda mirada a lo exterior para observar está lastrada por ese peso, que es lo conocido previamente.

Entonces se puede extrapolar este concepto a toda mirada que pretenda ser una función de saber o de haber visto. Por ejemplo, se puede describir como pueden reaccionar dos personas a la vista de un reloj. Si un individuo ha tenido un desarrollo personal basado en el fordismo o en el trabajo industrial interpretará el reloj solamente dentro de su función. En cambio un individuo educado dentro de ambientes estéticos su mirada interpretará un sentimiento si el reloj le atrae en permanece cabe viéndolo como diría Heidegger o sencillamente que le proporciona una emoción. Así en todas las miradas hacia todos los objetos son interpretativas y no unas normas comunes observacionales para todo el mundo.

Nosotros no vemos, interpretamos. Interpretamos objetos, cosas, relaciones, modos de ser, normas, reglas y todo el mundo exterior e incluso el interior. Nos interpretamos a nosotros mismos de una manera mientras los otros nos interpretan de otra. Por supuesto es un relativismo ontológico el de Hnason, pero si se comprende el concepto de carga teórica se entiende por qué las cosas pueden ser de diferentes maneras en el afuera y en el adentro. Cuando el mundo era dogmático no existía ese problema. Ahora que el destino es la libertad de cada uno, comprender que la mirada del otro conlleva una carga teórica al igual que el yo, es una manera de ejercer la libertad de uno y del otro.

Finalización de la colaboración de EXTático en el foro de relojistas.com

Filed under: Etcétera — Gilberto Salas junio 4, 2011 @ 7:45 pm

No ha podido ser. El proyecto que con tanto entusiasmo empezamos en noviembre, no puede continuar su andadura debido a la imposibilidad de cumplir los objetivos marcados por aquel entonces. Suponíamos que gracias a nuestro proyecto tan original, habría una masiva entrada de alta de foreros que se incorporarían al ahora nombrado S-80. Las cosas no han sucedido como nosotros esperábamos y hemos decidido abandonar el proyecto. 

Creo que ni el precio ni los plazos se pueden mantener aunque sí las formas y el estilo del diver. La subida de los materiales, los movimientos de ETA que ahora están por las nubes, las previsiones hechas con los proveedores que solo pueden mantener un mes, han hecho que reconsideráramos este proyecto y lo diéramos por finalizado.

Por el mismo motivo, hemos decidido suprimir la colaboración en el foro para no ser una carga a los otros patrocinadores y a los moderadores que tan bien nos han tratado.

 Un abrazo a todos y sobre todo a José Luis y a Jordi

 Publico este post en mi blog por la imposibilidad de hacerlo en el foro de relojistas.com, ya que se me impide el acceso  a mi cuenta. Lo he publicado dos veces y ha sido borrado. He tomado esta determinación para que estén informados los foreros apuntados al proyecto y sepan la situación actual.