EXTático

The Hora Española Concept is over

Filed under: Concepto — Gilberto Salas mayo 30, 2011 @ 3:30 pm

Five years ago .when we started this Project, we thought that the Spain brand was growing up. It were a good moment for starting an new idea of time, where on was emphasized  our way of life. It seems that the spaniards would not suffer never more, because of our big wealth. Five years later, I did not had imagined that our situation would be so bad. Today to say that I am spaniard is laughing matter. Now more of never the spaniards´ stereotypes are appearing in all parts of the world. We are lazy, inflexible, violent bullfights, dirty, rude, and others. Yes, we are futbol world champions.

The hora española concept was based on the idea of although each spaniard is different because there are many nationalities, languages in Spain. we like our way of life. Despite of  we are linked for the same idea of time. We like to well-being, enjoy of life, stay with our friends. Now, the discouragement is generalized and may be this situation enlarged for much more time

Rethinking the concept is that we are going to do our watches in Swiss and based on industrialism conceptual design, with some subject about time´s philosophie. As well I am going to write in english, because is a global language and we want to reach to much more people in order to show our conceptual watches.  It very dificult to write philosophie and Concepts in english but I will try it.

La marca es uno mismo

Filed under: Concepto,Filosofía — Gilberto Salas mayo 6, 2011 @ 8:22 am

En el sentido etimológico del término, “marca” procede del alemán antiguo merken anotar o hacer una señal. De ahí derivó marcar y marca en referencia a señalar un territorio fronterizo. Posteriormente, esta palabra merken del alemán antiguo o mearcian en el anglosajón, fue incorporada al italiano como marcare, cuyo significado sería señalar una persona o cosa, que en el español equivaldría a una mercancía. Entonces, señalar a una persona o a una mercancía correspondería a darle una señal o un signo, marcar o anotar una marca. Así, la marca pertenece a un objeto vendible o a una persona.

Hoy en día, casi todos los objetos que se venden en el mercado, llevan anotados una marca que los señala o los distingue entre todos ellos. La marca, al ofrecer una señal, proporciona diferentes significados, que el fabricante otorga a los compradores. La marca es una señal del territorio que se pretende abarcar, lo que los ingleses llaman target market, o el grupo objetivo al que va dirigido su producto. Un territorio que el productor persigue ocupar y marcar con su producto. En un principio, la marca aglutina una serie de afectos o valores que el fabricante espera trasmitir a su mercancía. Con el tiempo, estos valores adquieren mayor significado, roturando profundamente el territorio en sus fronteras. El grupo objetivo se limita a través de la marca.

Por ejemplo, con respecto a los relojes un valor que los productores han sabido incorporar para delimitar o señalar un territorio ha sido el lujo. Lujo significa Rolex que equivale a estar marcado por Rolex. Si la marca señala un target, que es un grupo de personas de un mercado objetivo, lo que significa es que los individuos están marcados por Rolex y no que estos marcan a Rolex. La marca en este caso pertenece a la empresa e incorpora el valor de lujo como algo particular de ellos y no del individuo. Para que un individuo o persona haga uso o utilice el valor lujo, debería de estar marcado por Rolex, que de ese modo le permitiría usar el valor. Es decir, en los casos de que la mercancía esté marcada o señalada por una marca que la vincule con un valor, el individuo que compre esta mercancía está marcado por ella, comprando el valor y no que el valor sea marcado por el individuo. Lo mismo sucede con todas las marcas que se vinculen a un valor y que marquen su producto. Panerai, relojes con una historia de heroísmo ofrece al individuo ser marcado por la heroicidad, Omega por la aventura, Tag Heur por el deporte y así sucesivamente. Desde este punto de vista, el individuo que compra una marca y usa ese valor, está marcado por ella. Ahora bien, la marca en su sentido etimológico señala también a una persona, es la señal o un signo de la persona lo que significa y ella quiere significar a través de la señal. El individuo entonces es el que marca, el que hace la marca y se hace a sí mismo una marca.

Si esto es correcto, incluso los objetos o mercancías que contienen una marca pasan a ser marcados si es el individuo el que les otorga el propio significado. El objeto que contiene unos valores concedidos por el productor, pierden su eficacia con un individuo que está por encima del estar marcado y es el mismo el que señala y marca. En otras palabras, que ante la compra de un objeto, la decisión no es debida a la marca del fabricante sino que por el individuo que le pueda entregar a ese objeto su propio significado, es decir, que lo personalice. Cualquier objeto presenta una estética, una calidad mínima, un tiempo de uso y un significado, pero el individuo que posee marca percibe las posibilidades del objeto en sí mismas y las entiende para sí mismo. Con tanta oferta de artículos y objetos en el mercado, estar atados a una marca es perder parte de la propiedad de ser uno mismo. Entonces, la adquisición de la mercancía pasa a ser mucho más comedida, visualizada previamente, percibida en el propio contexto, con el motivo de que se integre en el propio individuo, sin necesidad de estar señalado por el signo de la marca.

Cada vez somos menos marquista, y por tanto, en mayor medida nosotros mismos. Es por causa de la crisis, que, en realidad significa, primeramente juicio o criterio, y posteriormente, mutación o cambio. Así, estamos mutando para ser un poco nosotros mismo, al tener que escoger forzosamente productos sin marcas o marcas blancas. Eso conlleva, sin que seamos conscientes, a abandonar un territorio propiedad de unas casas comerciales que lo acotan, permitiéndonos limitar nuestro propio territorio. Por ese motivo, las marcas las hacemos nosotros o lo que es lo mismo somos una marca, la marca de ser uno mismo.

Unas imágenes del box del conceptor

Filed under: EXTático — Gilberto Salas mayo 2, 2011 @ 8:59 am

El nuevo box del conceptor está fabricado en metacrilato traslúcido de color gris ahumado, con grabado al ácido y poliuretano colado negro, que simula una tuerca. El grabado se realiza en toda la caja menos en las ventanas que permiten ver al reloj desde fuera.

El mercado de la multifunción en los relojes.

Filed under: Concepto — Gilberto Salas mayo 1, 2011 @ 6:27 am

Hace unos días recibí un correo electrónico de un cliente chino que le encantaba el nuevo reloj de EXTático, el conceptor. Después de alabarlo un rato me preguntaba que qué funciones tenía el reloj. Claro está que ha sido muy difícil explicarle a nuestro cliente chino que el reloj en realidad es un concepto del tiempo y que las sensaciones que emana son las verdaderas funciones. Y es que si hay alguna cosa que le encantan a los chinos son los relojes multifunciones, con cronómetro, calendario lunar, GMT, rattrapante, tourbillon, etc. El caso es que mientras más funciones aunque sean ilegibles mejor. Creo que también es extensivo al mercado actual de la relojería suiza de lujo, donde las grandes marcas usan básicamente relojes multifuncionales a la hora de presentar sus novedades en el mercado, como se ha visto en Basilea. Otra cosa es la alta relojería con muchos independientes a la cabeza que intentan introducir grandes complicaciones totalmente nuevas en movimientos originales, que suelen presentarse más bien en la Feria de Ginebra.

El problema de este tipo de reloj, el de la multifunción es que es más difícil de elaborar sensaciones que no recuerden a algún otro en concreto. Por ejemplo en la función cronómetro apartarse de una línea diferente es un esfuerzo titánico a no ser que la originalidad se plasme en la caja y sus adaptaciones a la correa. Lo mismo ocurre con las demás funciones incluso con los tourbillones, que hoy en día son la base de la máxima complicación en las relojería suiza de lujo, no así en la de Alta relojería, donde las complicaciones alcanzan metas insospechadas gracias a la imaginación de muchos creadores independientes.La única manera que pueden desmarcarse de la relojería estándar de lujo estos creadores independientes es de esta manera, creando relojes carísimos con innovaciones y lecturas nada práctica pero muy atractivas al consumidor. Las multifunciones ya pueden ser adquiridas por un mercado muy amplio de posibilidades, ya que casi todas ellas están al alcance del consumidor potencial. Incluso los tourbillones están aflorando en el mercado a unos precios muy asequibles, aunque sean de procedencia china. Que nadie se quede sin su tourbillon, nos están explicando las marcas. Eso es lo que sucederá dentro de poco con los tourbillones suizos, que se podrán adquirir a muy buen precio, ya que en sí misma es una complicación como la reserva de marcha, desde el momento en que se fabrica en serie y bajan sus precios.

Claro está que el futuro de la relojería de la multifunción está en la complicación imaginativa de los creadores independientes suizos pero a precios asequibles para un mercado más amplio, más realista que al que se dirige la Alta Relojería. El reto está en que empresas que tengan capacidad de producción de elementos de relojería, se alíen con empresas que puedan ofrecer diseños industriales e imaginación de un modo rápido para presentar sus productos al mercado en muy poco tiempo, descatalogando en un plazo mínimo. Además de presentar nuevos productos con celeridad, se podrían ofrecer precios más que razonables a un mercado sobresaturado y exhausto pero todavía con amplias posibilidades de crecer en todas partes del mundo. Aquí en España de momento será difícil de ver ese crecimiento.