EXTático

La acción del trinquete en 3D

Filed under: Ingeniería y Diseño,Movimiento — Gilberto Salas abril 25, 2010 @ 12:07 pm

La misión del trinquete es impedir que el barrilete, una vez cargado el resorte interno que contiene, se desenrolle. De esa forma, la liberación de energía se produce directamente por la trasmisión al tren de engranaje hasta el escape.

Para mantener el bloqueo del barrilete, el trinquete se diseña de tal forma que existan dos puntos de contacto, que blonquean la dirección de retroceso a la que tiende el resorte interno del barrilete. Se observa en el render, la manera que que se apoya el trinquete en dos puntos, uno un diente dentro de un engranaje del barrilete y otro punto como de bloqueo.

El trinquete incopora un resorte, que lo sujeta y se implica en la acción dinámica del mismo.

Cuando se empieza la operación de dar cuerda al reloj o de remontaje manual, el punto de desbloqueo es el que aparece en el render. El trinquete sube hasta la liberación del engranaje del barrilete, con lo cual se consigue cargar el resorte interno del mismo

EL resorte del trinquete se comprime con una fuerza de 1N, aproximadamente. Estos cálculos se consiguen gracias a fórmulas especiales, que implican el ángulo de construcción del resorte, su módulo elástico, el ángulo de función y el momento de inercia.

Aquí se ve cómo se comprime el resorte en la acción de desbloqueo del trinquete. El resorte tiende a colocar otra vez al trinquete en posición de bloqueo.

Una imagen lateral para ver la posición del sistema un poco más clara.

El futuro de los contenidos digitales

Filed under: Nuevas tecnologías — Gilberto Salas abril 19, 2010 @ 7:35 am

Hoy en día el aumento de información en la red es casi infinito, excediendo cualquier tipo de necesidad para el usuario. De cada tema que se indaga se encuentra una multitud de enlaces, todos ellos capaces de dar una información sobrada de cada uno, con lo cual más que informar lo que se logra es vacilar ante tanto contenido. El usuario se dispersa ante el exceso de la oferta y termina por acceder a los vínculos más buscados o mejor posicionados, que no suelen ser más de tres. De ahí la importancia de que el vínculo cumpla con todos los requisitos para que en la búsqueda de información, esté muy bien posicionado, aunque ello supone que la palabra de búsqueda no sea una palabra genérica como “reloj”. Ello implica que debe de existir una información previa recibida de alguna forma al usuario general, que suelen ser a través de los medios digitales más pinchados, los diarios digitales. Por ejemplo, Rolex desde hace mucho tiempo ha apostado por mantener un banner en El Mundo, lo que le permite un acceso directo a su web. El problema es que si los contenidos de los medios digitales comienzan a ser de pago, mucha publicidad será retirada, ya que dudo mucho que el usuario quiera pagar por la información y mas cuando abunda en la red. Solo cambiará y tenderá a buscar enlaces que le ofrezcan esos contenidos gratis y menos politizados.

Puede que ese sea el gran problema hoy en día de los contenidos y titulares de los periódicos digitales, su parcialidad. Existe una gran necesidad en los medios de pago y los que no son de pago, para conseguir aumentar los ratios de entrada a sus webs. Para ello, no dudan en introducir titulares cada vez más polémicos, para lograr que el usuario pinche la noticia. Antes, en los medios impresos, no se conocía hasta a última hora, el impacto causado por un titular o una noticia. Ahora, incluso el lector, está comprobando qué es la noticia más leída en cada momento. Por ello, es muy fácil para el editor sacar las conclusiones adecuadas para ofrecer los titulares más jugosos e impactantes, sea de política, de religión o de la farándula, para conseguir los objetivos de aumentar las entradas diarias.

Ahora bien, ese modo de editar contiene un gran problema a medio y largo plazo, el hastío. El usuario de un medio digital diario va percibiendo poco a poco, que está siendo manipulado por los titulares y su opinión surge de ellos. La gente opina solo porque lee un titular, discutiendo de todo de un modo exaltado y sectario, como si le fuera la vida. Pero de esa manera de actuar, cada vez más lo va relacionado con unos medios y unos titulares que lo que pretenden es un estado constante de agitación permanente, para que el usuario necesite con ansia la noticia y pinche en la web, cada vez más manipulada en todos los sentidos. El deseo alcanza a tal extremo, que si por alguna razón, no se puede conectar a la web, se padece el síndrome de abstinencia. Pero si se permite que pasen los síntomas, se aprecia el grado de dependencia y la relajación que produce, el no estar constantemente manipulado por titulares y medios, que solo pretenden conseguir el sometimiento mediático.

Una solución para obtener contenidos y noticias no manipuladas y de acceso libre es que las compañías y empresas de marcas en el mercado, las ofrezcan a través de un medio o periódico digital de edición propia. No se trataría de un portal corporativo, sino más bien de un boletín o periódico digital, donde las noticias fueran tamizadas y elaboradas por un gabinete de comunicación, completamente objetivo, con la única finalidad de ofrecer información sin titulares estresantes, que alteran en muchos casos el comienzo de un día laboral. La noticia impersonal, el análisis franco a través de un soporte propio de la compañía, sin aliarse con ningún tipo de componente ideológico, sino ofreciendo noticias de interés diario, sin la carga politizada del interés partidario, puede ser una solución tanto a los profesionales de la comunicación, como a los usuarios y a las mismas compañía, además de ser un medio más barato para la publicidad.

Normalización en la industria relojera

Filed under: Ingeniería y Diseño — Gilberto Salas abril 15, 2010 @ 7:31 am

La normalización es la formación de reglas para la fabricación de productos manufacturados, industriales o científicos, con el objetivo de que muchos de esos productos puedan ser aplicados independientemente. Asimismo, son normas comprobadas de calidad, que permiten conocer medidas y tolerancias básicas para construir una pieza con la suficiente garantía en sus prestaciones. La normalización suele tener un carácter internacional, con lo que cualquier empresa puede obtener las normas industriales para el campo de su competencia, dentro de la categoría que desarrolle su producto.

En el caso de la normalización en relojería, casi todas las normas se encuentran en la Federación de relojería suiza, aunque la Asociación francesa de normalización las ofrece también en formato electrónico. La NIHS (normes industrie horlogere suisse) ha normalizado de una manera amplia, las medidas y tolerancias que deben de tener las cajas herméticas, platinas y puentes, dentro de los elementos más grandes del reloj. Asimismo, barriletes, resortes, espirales, perfiles y bastantes piezas pequeñas, están normalizadas para facilitar la labor de construcción de un calibre. Aun así, es muy difícil que se consigan estas piezas como oferta estandarizada de los diferentes fabricantes, con lo que casi siempre y con medidas normalizadas, hay que fabricarlas de una manera individualizada.

Otra cosa aparte son las normas de industrialización de manufacturas y escuelas de relojería, como ETA o la Escuela del Vallé de Joux, Cetehor o NHS donde cada uno de ellas tienen normalizados sus propios perfiles de engranaje, porejemplo. Además, en el caso de ETA muchas de las otras piezas que fabrican, están normalizadas con sus propias medidas, dada la abundante producción de las mismas. Desde hace poco tiempo, 2003, se pueden acceder a los planos liberados de sus movimientos, que es una buena fuente de datos para conseguir los datos de tolerancia y fabricación, en muchos casos bastante claras y en otras no tanto.

Lo ideal es que cada empresa que se dedique a la fabricación de componentes relojeros, comience la manufactura con normas estándar. Una vez conocido perfectamente el proceso de fabricación, se puede mejorarlo con procesos de desarrollo propios, donde la norma pasa a ser un secreto industrial o una nueva patente, en el caso de que la empresa desarrolle alguna novedad interesante que supere la estandarización. De todas formas, la fabricación de cada pieza de un reloj es un proceso bastante complejo, incluso si está dentro de las normas de la industria suiza.

Sistema de remontaje manual en 3D

Filed under: Ingeniería y Diseño,Movimiento — Gilberto Salas abril 10, 2010 @ 5:39 pm

El sistema de remontaje manual es cuando por medio de la tija y de un modo manual proporcionamos la fuerza al barrilete. La pieza clave es el pinón colante, ya que dependiendo de la posición, actuará el sistema de cambio de hora o el de remontaje. Aquí se ve un piñón colante acoplado a la pieza llamada de remontoir, que se engrana con la rueda de corona.

Un plano virtual de varios elementos con el piñón colante

Esta posición no existe, ya que el piñón colante o está engranado con el renvoi o con el remontoir.

En esta posición se puede apreciar los cinco grados de diferencial, que tienen la rueda de corona con respecto al remontoir para que encaje mejor ambos engranajes.

Se puede imaginar fácilmente la trasmisión de fuerzas desde la tija al piñón colante engranado al remontoir, este trasmite a la rueda de corona y finalmente al barrilete, que se va cargando. El resorte está enrollado al árbol del barrilete, que se va descargando 3,27 vueltas al día en el caso del 6498-1

Plano superior donde se aprecia la vertical de la rueda de corona sobre el barrilete. Aquí es donde se coloca entre las dos piezas el árbol de barrilete, que conecta a las dos piezas y se atornilla dentor del eje del árbol, sujetando a ambas piezas.

Esta posición se realiza girando la imagen en 3D en el programa, para ver la parte posterior del barrilete. Se puede ver donde debería de salir el eje inferior del árbol del barrilete, que se asienta a la platina, en el caso del 6498-1, sin rubí. Creo que esto es un aspecto a mejorar, ya que existe excesiva fricción durante la liberación de la energía del resorte. Por ello, muchas veces se pivota sobre un rubí o con un rodamiento

El sistema de puesta en hora en Inventor

Filed under: Ingeniería y Diseño,Movimiento,Nuevas tecnologías — Gilberto Salas abril 7, 2010 @ 8:30 am

El sistema de puesta en hora de un mecanismo consiste en varios elementos interconectados entre sí. En lo que respecta a la cadena de trasmisión estos son:
Tija
Piñón colante
Renvoie 1 y 2
Rueda de minutos
Rueda de horas
Chausé o cañón de centro

En una vista inferior se puede ver el modo en que engranan todas las piezas para la puesta en hora.

En este render se observa el piñón colante bastante bien con la diferencia de los diente según engranen con el renvoi o el remontoir

Una vista muy impresionante del pinón colante con la tija y las demás ruedas.

Esta sería la posición donde estaría el ssitema de puesta en hora en la platina. La imagen de la platina se ha difuminado para ver todas las piezas posibles. Hay que añadir a este sistema la báscula, el tirete, etc., que son los que por medio de la acción manual se proporciona la energía o el cambio de hora dependiendo de la posición de la tija.

Moragas Technologie. Micromecanizados de alta precisión en España

Filed under: Movimiento — Gilberto Salas abril 5, 2010 @ 1:04 pm

Juan Moragas y su mujer Magdalena, llevan varios años en españa desarrollando y fabricando piezas de micro mecanizado para relojes de alta gama. Muchas empresas suizas de renombre, han confiado en ellos para fabricar las piezas que han diseñado, para incorporarlas a sus relojes más precisos.

Nosotros hemos tenido la suerte de estar trabajando con ellos en la fabricación de lo que será el primer movimiento hecho enteramente en España. Y es que tienen la capacidad de poder fabricar todas las piezas de micro mecanizados a partir de los archivos de sólidos en 3D.  Platinas, puentes, volantes, piezas de engranajes, etc. han salido desde la misma Córdoba para varias fábricas suizas y ahora pronto estarán en relojes españoles fabricados in-house, por la colaboración mutua. ¿No es sencillamente impresionante?

 MORAGAS TECHNOLOGIE

Consideraciones filosóficas sobre la Interpretación de Copenhague

Filed under: Filosofía — Gilberto Salas abril 4, 2010 @ 7:24 am

Con nuestro sentido común basado en la experiencia, y por tanto, con los datos que percibimos a través de nuestras sensaciones, tenemos un primer grado de realidad. Para nosotros, desde este punto de vista, todo lo que existe es separable e independiente, con lo cual nuestra razón tiende a apartar todo tipo de relación, ya que esta parece una facultad extrasensorial. Las cosas que son extensas con materia y límites, son en sí mismas unidades de la experiencia separada. Eso es lo que nos dicen nuestros sentidos. Por ejemplo, ¿qué tienen de común una mesa y un árbol? A primera vista nada, ya que son objetos muy diferentes dentro de un primer grado de realidad, pero si usamos un poco esa facultad extrasensorial de la relación, nada positivista por cierto, observamos que la materia de la que está hecha la mesa es la misma de la del árbol, de madera.

Desde que se formuló la teoría de la mecánica cuántica, el primer grado de realidad es cuestionado desde un punto de vista filosófico. Si bien las cosas a efectos prácticos son separables y caen en el orden de la física clásica, el concepto de relación adquiere un protagonismo mucho mayor. Desde el punto de la mecánica cuántica lo que existe es regularmente aleatorio y no separable, mientras que desde el punto de vista de la física clásica era separable y determinado. Además, con la mecánica cuántica la materia antes extensa, ahora es a veces ondas a veces partículas y otras las dos a la vez. Así, unas veces la materia se comporta como ondas y otras como partículas u ondas y partículas. A esta noción de dualidad onda-partícula se le llamó Principio de complementariedad dentro de la llamada Interpretación de Copenhague. Por esta actuación tan aleatoria, como si la materia fuera una tirada de dados, como dice Einstein, la materia fue considerada, desde el punto de vista cuántico, como una medida de probabilidad.

Bohr, Heisenberg, Born establecieron en lo que se llamó la Interpretación de Copenhague, que el objetivo de la ciencia no era determinar las cantidades observables del mundo desde el punto de vista positivista  de la física clásica y la percepción directa de los sentidos, sino en los datos que ofrecen los aparatos de medición. Estos datos, que son medidos por los aparatos son el momento angular la posición de la partícula, la carga, etc. Desde un punto de vista clásico, son observaciones separadas y detenidas, pero no probables, pero desde la mecánica cuántica estas medidas deberían de estar dentro de la probabilidad fiable. En realidad, lo que pretendía Bohr era incorporar el principio de incertidumbre de Heisenberg a su interpretación, que establecía que no se puede calcular la posición de la partícula ni su momento dentro de los aparatos de observación. Entonces, desde el punto de vista de la Interpretación de Copenhague, se pueden considerar varias nociones filosóficas en lo separable y la relación, el tiempo, y quizá las más importante los principios que la implican.

El hecho de que la Interpretación de Copenhague dependa de una relación que mantiene el observador con los aparatos de medida (aunque para Bohr el resultado depende de los datos de la máquina), supone que la realidad misma no es separable sino interpretada. El problema es, si esta inseparabilidad es solamente local, detro del binomio sujeto-objeto o si los sistemas locales pueden ser en algunos casos sistemas no-locales, con lo cual se comportan como un todo indivisible cuántico, con cierta extensión espacial. A pesar de todo, si los sistemas y los objetos son separables en la vida ordinaria, la introducción de la regularidad estadística para la explicación del significado aleatorio del comportamiento íntimo de la materia, presenta dos aspectos a tener en cuenta. Si bien los fenómenos macroscópicos se comportan bajo parámetros predecibles y separables, no así en sus sistemas complementarios de partícula y onda. Aun así, los comportamientos diarios pueden ser explicados de las dos formas y aplicados según el momento y el interés explicativo. Por ejemplo, a veces es necesario que una sola variable explique un efecto de un modo rápido e intuitivo. Es decir, en el pensamiento diario y en la toma de decisiones para las ciencias experimentales a veces prevalece un determinismo de causa-efecto basado en fenómenos macroscópicos. Pero muchas veces las variables causales implican que la realidad es aleatoria incluso para fenómenos macroscópicos, como en el caso del ingeniero que cuando planea construir un pantano, no puede prever los días exactos que va a llover y la pluviometría exacta del lugar, la cual es de orden probabilística.

Con respecto al tiempo, la Interpretación de Copenhague implica que si la materia es aleatoria dentro de sus propiedades, con lo cual no se puede medir más que en orden probabilístico, tanto esta sea onda o partícula, el tiempo presente no es conocido ni mensurable salvo por aproximación estocástica. Asimismo, tampoco es determinista con lo cual no se podrá medir dentro de los aparatos de medición dónde estará esa partícula u onda en el tiempo futuro. Es decir, ni el tiempo futuro ni el presente están determinados dentro de la mecánica cuántica y solo la posición de la partícula u onda puede haber sido medida en el pasado. Por tanto, si se habla de tiempo en la mecánica cuántica y dentro de ella en la Interpretación de Copenhague se está afirmando que el tiempo es solamente pasado, que el presente no se puede medir y que el futuro es claramente incierto.

Quizá donde la Interpretación de Copenhague puede ser más poderosa es en sus implicaciones metafísicas. En sí misma es un compendio de explicaciones filosóficas, que servirían de puente entre la metafísica y la física. Es similar a la idea de Leibniz en la búsqueda de unos principios pánlogicos que sirvieran para estrechar el campo de la razón y de los hechos. Los hechos estarían contenidos dentro de los principios de razón suficiente o de contradicción, en la base metafísica de su ser real. En el caso de la Interpretación de Copenhague, principios como el de complementariedad, que es más o menos un principio de contradicción o el de los indiscernibles por la individualidad cuántica, son principios metafísicos de base para una interpretación filosófica de la realidad probable y aleatoria de los hechos contingentes, basados en principios de la metafísica.

Por tanto, en la búsqueda de una realidad gradual, lo microscópico no se diferencia de lo macroscópico en cuanto puede ser relacionado con principios ontológicos que sirven de puente entre lo físico y lo metafísico. La reciprocidad como un principio, la causa, la materia como sustancia, son en sí mismas razones suficientes para el ser llamado cosa, incluso el mismo principio en cuanto es una función que depende de la variable tiempo. Al tener estos principios una entidad ontológica, y por tanto realidad, ellos mismo son puentes y bisagras para interpretar el mundo macroscópico, sea por la probabilidad cuántica o por los cuantos monadológicos que forman la estructura sistemática de esa realidad interpretada o más bien construida, metafísica que estructura la física en base a un observador, sujeto, individuo o yo mismo.