EXTático

Las diferentes temporalidades de los subsistemas sociales

Filed under: Filosofía — Gilberto Salas diciembre 28, 2009 @ 9:57 am


Estructuras

La temporalidad es la conciencia que tenemos de que el pasado,  el presente y el futuro se unen como un todo, sea como una línea o un círculo. Los subsistemas son los conjuntos o partes de un sistema social, que funcionan con cierta autonomía dentro de esa estructura que es la sociedad. Estos subsistemas pueden ser la economía, la política, las leyes, la cultura, la ecología, la educación, e incluso los subsistemas dentro de los subsistemas sociales, como las empresas, las compañías financieras, las organizaciones profesionales, los grupos religiosos, etc. Todos estos subsistemas, por su propia autonomía, se construyen a sí mismos, y por tanto, contienen su propio tiempo, su temporalidad, es decir, una forma de percibir el tiempo.

Por ejemplo, con respecto a la economía los tiempos de los diferentes subsistemas sociales serían el tiempo rápido de las financieras, el tiempo variable de las empresas y el tiempo lento de las administraciones públicas. Si el conjunto de ellos parece engranado en una estructura sistémica social cada subsistema contiene una diferente velocidad, cuando entran en contacto, estos engranajes chirrían debido a la dificultad de que se acoplen estructuralmente a sus diferentes temporalidades. Los financieros entienden el tiempo dentro de uan velocidad alarmante, donde el futuro es el instante siguiente, que es el de máximo provecho. Las empresas dependen de las oscilaciones del mercado para salir a flote y que su cuenta de resultados sea efectiva. La administración es de tiempo lento, existiendo al margen de las necesidades estructurales del tiempo de los subsistemas y sin querer acoplarse temporalmente.

A este tipo de problema D. Innerarity explica que este problema de las diferentes velocidades de los subsistemas económico, político, social como desincronización temporal repercute en una falta de innovación, y más concretamente en la innovación social. Innerarity explica que el subsistema político no puede solucionar los problemas de las diferentes temporalidades y si lo ha intentado ha tenido escaso éxito. Las soluciones de Innerarity pasan por una mayor cooperación dentro de cada subsistema localmente establecidos. Si las relaciones para la innovación se estructuran globalmente, se pierden en muchos casos los recursos, capacidades y temporalidades de cada subsistema, que pueden beneficiar esa cooperación para el sistema social.

Aun así, la temporalidad de cada subsistema sigue siendo un problema si no es cambiada en la base del individuo. Tanto en las empresas como en la administración como en la relación social, es el tiempo propio el que determina el punto de las velocidades. Fichte explicaba que el individuo como cuerpo se entendía a sí mismo en cuanto comprendía al otro. Es decir, el tiempo propio se basa en comprender que el otro yo como cuerpo es un otro yo al que me identifico, y por tanto, es parte de un yo al que debo de respetar. Respetando y comprendiendo al yo propio como mi tiempo, se proyecta esta máxima como un fin hacia el tiempo de los otros. Esto no es más que el imperativo kantiano referido al tiempo. Comprender el tiempo propio es entender que los demás son de sí mismos propios como mi yo mismo.

De todas formas, las empresas con el teletrabajo están favoreciendo este tipo de inciativas para ofrecer al individuo la comprensión del tiempo propio. Incluso en algunos estados europeos esta manera de ver el tiempo se está aplicando a los funcionarios, como en Finlandia donde los maestros y profesores han dejado de pertenecer al estado como empleados sempiternos, para ser retribuidos conforme a su productividad. En este caso el tiempo de este pequeño subsistema de la educación en Finlandia ha pasado a ser, en principio, el tiempo variable tanto de la administración como de los educadores, permitiendo a los maestros ofrecer un servicio mucho más “elástico”.

Si España es el máximo exponente del tiempo propio donde cada subsistema es un español, el éxito de la cooperación, innovación y avance social será cuando nos demos cuenta de que, siendo el tiempo de cada uno de nosotros propio y por identificación, comprenderemos al otro como si fuera una proyección de nuestro propio yo. Otra máxima de no hacer al otro lo que no te gustaría que te hiceran a ti.

Saludos desde la Hora Española 

El olentzero y el tiempo esférico

Filed under: EXTático — Gilberto Salas diciembre 24, 2009 @ 7:14 pm


Olentzero

Un día como hoy, todos los niños de Navarra y el País Vasco reciben la visita del Olentzero, que es el encargado de repartir los regalos. El Olentzero es un carbonero de aspecto desaliñado, con la cara tiznada por el carbón y bien entrado en carnes, ya que es de muy buen comer. Su origen parece anterior a la cristianización de aquella zona de España y representa la llegada del solsticio de invierno, cuyo significado es la renovación y revitalización del tiempo. Las noches empiezan a ser cada vez menos largas, dejando atrás tiempos pasados. Ese tiempo pasado y cíclico está representado en la figura del Olentzero, que trae los regalos a los niños, como las nuevas actitudes para enfrentarse a un tiempo de cambio. No por menos su origen etimológico, según M.Morvan significa on/bueno, antz/hacia, aro/tiempo, época, “hacia una buena época”.

Antes de que existiera el tiempo medido de los monjes benedictinos, los hombres se guiaban por el tiempo esférico, que no era otra cosa que la circularidad cíclica de toda la naturaleza, El tiempo era de naturaleza circular y no lineal, donde todos los ciclos naturales eran el antiguo reloj por el que se regía el tiempo de los hombres. Los solsticios eran un buen momento para el cambio, dejando atrás los malos recuerdos, las épocas de sufrimiento, para dar entrada a una nueva era de mejoras y de revitalización de la existencia.

En el fondo, no hay ser humano que no piense en renovarse en estas fechas. Los propósitos de cambiar de vida, dejarse de fumar, ser más positivo, seguir los consejos de Goleman y su inteligencia emocional, son parte del repertorio de promesas que nos hacemos nosotros mismos, esperando que nuestro Olentzero particular nos traiga estas dádivas no sin esfuerzo. Sobre todo, que nos traiga optimismo para afrontar lo que parece esperarnos el año que viene a todos los españoles.

Un saludo a todos amigos EXTáticos desde la Hora Española

Repetición de las esferas del Juntor

Filed under: EXTático — Gilberto Salas diciembre 23, 2009 @ 4:41 pm

Hemos repetido las esferas del Juntor para mejorar algunas cosas que nos nos gustaban. Por ejemplo, el Pantone Coated del bisel externo lo hemos cambiado por Pantone Matte, que parece que da más contraste con el carbono que es con brillo.

Otra mejora han sido las tuercas del bisel del lector y el color azul pavonado en las dos esferas, la roja y la negra. Además si el carbono negro estaba muy bien, al carbono rojo parecía que le faltaba profundidad. Ahora se ha conseguido casi como el carbono negro.

La foto de abajo está realizada con un prototipo un tanto manoseado, con el cristal por encima sin ajustar a la caja. Creo que ya podemos empezar la producción de las esferas, con lo cual solo nos queda las correas que también hemos tenido que repetir. Cuando las tenga pasaré unas fotitos.

¡Qué diferentes son a todo lo que se ve por ahí!

Un alemán y la impuntualidad española

Filed under: Concepto,EXTático,Hora Española — Gilberto Salas diciembre 22, 2009 @ 9:35 am

 

Hasta los españoles nos hemos creído nuestros propios tópicos con respecto al tiempo, pero tiene que ser un alemán el que nos explique el porqué de nuestra impuntualidad, asunto que desde aquí en EXTático siempre estoy aclarando. Cuando se habla del tópico de la impuntualidad como un estereotipo propio del español, se describe desde la perspectiva del tiempo medido y cronometrado, una faceta del tiempo fordista, cuyo máximo exponente artístico fue la película Metrópolis de Fritz Lang. Trabajo robotizado, alienación mental y autoritarismo del tiempo. A eso es lo que se rebela el español de un modo inconsciente, con su falta de respeto a la autoridad universal del tiempo por su manera peculiar de expresarla.

Dietrich Schwanitz escribió en 1999 La cultura todo lo que hay que saber. En este libro realiza una especie de síntesis de toda la cultura de occidente para los alemanes. Historia europea, literatura, filosofía, música, arte, etc., recopiladas de una forma amena y precisa, quizá un poco para impresionar en las cenas con los amigos y conocidos sobre nuestra capacidad de ser cultos. Hay un apartado al final del libro sobre lo que tiene que saber el hombre de mundo de los diferentes pueblos de occidente. Por supuesto, no pueden faltar los españoles y nuestra peculiar relación con el tiempo.

Dice este alemán que los españoles somos aristocráticos y masculinos y empieza a explicar nuestro sentido de la puntualidad, que se refleja en la negativa a que el trabajo limite nuestra libertad. Textualmente dice que el español no está dispuesto a convertirse en esclavo de programas de trabajo, de rutinas que coarten su manera de ser. De ahí que se adapten a las nuevas circunstancias, la llamada improvisación e intuición de nuestra propia idiosincrasia, para seguir mandando sobre el tiempo y que no seamos sus esclavos. Concluye D. Schwanitz que comprender la falta de puntualidad de los españoles sería medirnos por el rasero de los alemanes, es decir, desde la perspectiva del tiempo luterano y fordista que conlleva el espíritu del trabajo en cadena. La impuntualidad española “no expresa una falta de sentido del tiempo, sino que es una forma de demostrar que se es libre, que no se está dispuesto a planificar la vida y arrebatarle toda la espontaneidad”, dice Schwanitz. Esto lo dice un alemán, que no son dados a reconocer virtudes en otros pueblos.

En la actualidad y con la llegada de la sociedad de información, las formas de trabajo dentro de un horario rígido, como el fordismo y el toyotismo o cualquier tipo de relación laboral que nos vincule la productividad con el tiempo medido está cambiando. Hoy en día, las empresas lo que quieren es el talento de sus empleados y no la fuerza productiva de su capacidad de trabajo unido a sus horas de producción en la empresa. Aunque en España esta manera de ver el trabajo no está asentada ni mucho menos, en otros países sí que se empieza a reconocer que la productividad está ligada al talento y la creatividad y no a las horas de trabajo delante de una máquina, sinónimo del tiempo monacal, de aquellos robots de Metrópolis. Por lo tanto para ser creativos, hay que ser libres o poseer nuestro propio tiempo. Si se trabaja con el ordenador, las ideas no surgen dentro de un horario, sino que muchas veces aparecen cuando menos te lo esperas y eso es trabajo productivo.

Por eso, hay dos maneras de ver el tiempo. Una, la monacal, anglosajona y calvinista, que es sinónimo de cadena de montaje y autoridad, y la otra, la libre y espontánea del que quiere poseer su propio tiempo. Esto es la Hora Española, el tiempo del ser libre. Cualquier otro sentido es sacar las cosas de contexto.

Un saludo amigos EXTáticos

Ver El origen de la puntualidad

¡Qué difícil es pegarla!

Filed under: Etcétera — Gilberto Salas diciembre 19, 2009 @ 8:27 am

Hace unos años, al principio de la década de los noventa, unos emprendedores de Valencia montaron en la playa de Gandía un negocio que a mí me parecía genial, aunque no el nombre, Paella King. El asunto consistía en ofrecer paella a todas horas y de varios tipos como si fuera recién hecha. Patentaron el sistema para conseguir un arroz al punto y que no se pasara, con lo cual se podía comer paella a todas horas y en todas las estaciones. La paella estaba riquísima pero el negocio duró tres años. Hicimos amistad con ellos y vimos como sus expectativas se iban desvaneciendo conforme pasaban los veranos. A día de hoy todavía analizo los fallos del negocio. Creo que el nombre no fue nada acertado, ya que mi primera impresión me sugirió que eran unos imitadores, que en el fondo era así en cuanto que todos los cubiertos y platos eran desechables, como los clásicos americanos de cdomida rápida a los que recuerda la marca valenciana. Pero la paella en España se toma con tenedor de metal porque no sabe igual de la otra manera o por lo menos era lo que decía mi suegra. El local donde estaba Paella King parece maldito, porque no ha vuelto a funcionar ningún negocio y eso que está en un lugar privilegiado de la playa de Gandía.

Más asombroso es la manera en que un chaval de intituto americano, de esos que parecen unos pringaos y perdedores, se ha encontrado con el éxito. Jimmy Winkelman, que así se llama este protagonista que bien podía ser un “albóndiga”, harto de sentirse marginado por una marca, The North Face, que jerarquizaba posiciones dentro de la juventudes americanas por su alto precio, decidió crear la suya propia para enfatizar la personalidad de cada uno y no el hecho de que por comprar una marca se es más guay. Su marca se llama The South Butt, que en España se traduce como el culo sur en oposición a la cara norte de la competencia de la multinacional (el logo es muy claro). Parece que el chaval ha empezado a vender bastante y la multinacional lo ha demandado, con lo cual lo que han conseguido es que la marca del “culo” consiga haber aumentado las ventas, hasta el punto que es difícil en estos momentos atender a los pedidos. Lo mejor de todo es que, en el fondo de esta demanda se halla una pugna por la competencia y la libertad de empresa que nos va a mostrar hasta qué punto USA es un país liberal o está en manos de los monopolios. Esto lo veremos los próximos meses.

Creo que el éxito no hay que buscarlo sino esperar a que aparezca, no sin esfuerzo claro está. Si se tiene una idea y posibilidades para desarrollarla, hay que tirar hacia adelante. Hoy en día no es suficiente con tener un telar o una máquina de control numérico para pegarla. Intervienen muchos factores para que una idea sea factible, además de lo efímeras que suelen ser en el mercado actual. Y por cierto, hay un tal Jim Khun en Seattle que hace paellas y su local se llama Paella King

Hecho con China

Filed under: Logística — Gilberto Salas diciembre 17, 2009 @ 11:28 am

Con el título que hoy inicio el post, el gobierno chino ha lanzado una campaña para mejorar la visión global de sus productos. Dentro de los sectores industriales y de los artículos de consumo, la manufactura china es sinónimo de baja calidad o por lo menos lo estaba siendo hasta ahora. Pero los empresarios que hayan tenido la oportunidad de viajar a las diferentes provincias de China habrán comprobado que se están preparando para abarcar toda la producción industrial del planeta, tanto en sectores de bajo precio como de alto acabado, lo que ellos llaman High End.

La campaña consiste en ofrecer la imagen de que los productos que ellos fabrican se basan en las instrucciones de los ingenieros y diseñadores occidentales, con las exigencias que se les demandan. Si hace cinco años los productos chinos todavía adolecían por regla general de bastante calidad, hoy en día en cualquier hospital europeo utiliza maquinaria china por poner un ejemplo.

En el tema de relojes es consabido que muchas empresas suizas fabrican en China multitud de componentes desde hace años. ETA por ejemplo tiene allí una fábrica de movimientos de cuarzo, aunque no sería de extrañar que fabricaran ruedas, piñones, barriletes, etc., debido a que mantener esos precios con la demanda que tienen es difícil comprender lo contrario. Las cajas de relojes en serie, es casi imposible fabricarlas en Suiza si el reloj vale menos de 1000 euros, ya que allí por menos de 200 euros no se consigue una caja, y esta es de catálogo. Si es con prototipo de diseño propio esto se dispara en Suiza y en cualquier parte que no sea China.

Nosotros no fabricamos ningún componente en China en estos momentos, salvo algún prototipo de resina, aunque ya están ofreciendo servicios para prototipos de metal para pequeñas series. Tampoco creo que lo vayamos a hacer siendo conscientes de la alta calidad que ofrecen en sus productos, pero si optamos por un concepto como el de Hora Española, mejor será que continuemos con manufactura propia, es decir, fabricar en España.

Made with China

Aprender haciendo

Filed under: Ingeniería y Diseño — Gilberto Salas diciembre 14, 2009 @ 1:39 pm


Planos del nuevo diseño de la correa

Es la traducción española del clásico “Learning by doing” de los anglosajones. Mientras franceses y alemanes son muy teóricos, tanto americanos como ingleses son mucho más pragmáticos. Nosotros los españoles somos improvisadores pero a la vez prácticos que no pragmáticos. Esta introducción es para explicar que si bien el modelo teórico de un diseño industrial es muy bonito sobre plano, la posible funcionalidad a veces no se consigue ni incluso con los mejores software. Únicamente con un molde más o menos acabado se comprueba si es factible o no el diseño original. En el caso de la correa hemos comprobado que existen muchas pegas que nos ha obligado a un diseño completamente nuevo en cuanto agrosres, medidas shores A, etc..

El problema ha sido que cuando nos ha llegado la muestra final de la correa nos hemos encontrado que era muy gruesa para que entrara en la travilla. Además el Shore A era muy elevado aumentado por el grosor, con lo cual la correa no se ajustaba completamente a la muñeca y con la forma de la caja era un problema añadido. Por otra parte, la hebilla es de 22mm y la diseñamos de una manera progresiva, es decir, que cuando es una muñeca pequeña los últimos agujeros estaban a 23mm y la correa se doblaba 1mm, desajustando mucho la adaptación. Sorprendentemente lo mas complicado, que era la adaptación de la correa a la caja con los pasadores dobles, han quedado más que perfectos, por lo cual ha sido bastante fácil crear un nuevo diseño subsanando estos contratiempo.

Pues nada, otra vez a prototipado con un Shore A más de acorde con una silicona, que se adapta mejor que el caucho y pesa un poco menos. Espero que dentro de un mes volvamos a tener un prototipo de la correa. Eso es lo que ocurre cuanod lo que se pretende es presentar un producto completamente nuevo en el mercado sin recurrir al catálogo.


Correa roja del Juntor

Aviso a nuestros EXTátic@s

Filed under: EXTático — Gilberto Salas diciembre 8, 2009 @ 1:52 pm

Todos los EXTátic@s que hayan intentado entrar en su espacio privado no habrán podido hacerlo debido a la actualización de la página web.

Ello es debido a que estamos diseñando un portal de EXTático donde el acceso será mucho más fácil, sin la necesidad de entrar en la web cada vez que se reciba una notificación o que se pretenda enviar alguna.

Además, el portal va a aglutinar mucha de las categorías del blog, del boletín, del foro, pasando estos a un segundo plano. En el portal se van a ofrecer todas las noticias relacionadas con la Hora Española y demás categorías, así como diferentes reportajes vinculados al tiempo, el estar-bien, diseño, etc. Para ello contamos con una editora Licenciada en Periodismo, así como cada uno los que componen la empresa y los EXTátic@s que quieran colaborar en el desarrollo del portal. Ya os enviaré la conveniente notificación a vuestro espacio privado.

Por último se podrá comprar directamente los EXT a través de la tienda on-line que se ha establecido para ello. Si bien, la compra on-line ya la establecimos hace tres años, cuando presentamos el sitio, la logística era un tanto complicada con respecto a la seguridad. En la actualidad, este problema se ha solventado y se va a poder realizar la compra mucho más fácilmente. Os tendré informados.

Un saludo desde la Hora Española