EXTático

El problema de la innovación en España

Filed under: Innovación permanente — Gilberto Salas mayo 31, 2009 @ 5:21 pm

Hoy en un artículo que aparece en El País Antón Costas habla sobre la innovación en España. A pesar de que es un tema recurrente en los foros y diálogos económicos, sigue trayendo cola a la hora de su análisis. En principio, Costas explica que muchos de los entendidos dan la culpa a la deficiente educación de los técnicos, científicos y profesioanles cualificados para ello. No cabe duda que la importancia de la innovación en la productividad y competitividad de la empresa española es básica y eso se refleja en la calidad de la educación. Pero ¿de qué sirve si los empresarios no consideran la innovación como básica dentro del futuro de cada empresa? La conclusión que llega Costas es que la culpa no es de los técnicos y profesionales que no tienen capacidad creativa sino más bien de los empresarios y emprendedores que no demandan esta tarea innovadora para sus productos.

A mi juicio el problema hay que afrontarlo desde la base del pensamiento laboral español en todos los aspectos. Aquí me gustaría exponer el fácil recurso de que arquetípicamente España es un país fenicio, donde el mercado se comprende desde un punto de vista de transacción rápida. Ni el empresario pretende extender su mentalidad más allá de lo que vende ni los profesionales creen ver posibilidades en su trabajo, ya que pretenden una remuneración rápida por sus servicios, es decir, un salario máximo porque son lo que son. Si un manufacturero vende su mercancía ¿para qué necesita innovación? Desde este punto de vista se comprende el mercado desde el ahora, un presente instantáneo que va a ser contínuo, pero ya se ve lo que ha sido en la realidad. Por otra parte, los profesionales técnicos no tienen ningún tipo de motivación si están asalariados. Con una paga fija, sin estímulo monetario, no comprenden que la base de su formación permanente es un valor añadido pero para ellos mismos, sin la pretensión de ser valorados por otros, porque desgraciadamente en España eso no sucede y somos incapaces de trasmitirlo incluso al empleado que lo vale. Eso sí, para cortar las alas al que despunta dentro de una empresa somos únicos.

He visto muy pocas empresas en Alcoy que innoven y si lo han hecho han dejado en el fondo del saco ese proyecto. Por ejemplo, hablando del tema con un amigo mío empresario me señaló que ellos habían diseñado un pijama para bebés que permite alertar por una posible muerte súbita, que tiene cierta frecuencia en bebés. El problema es que no lo vieron viable y debían de invertir mucho en eso para sacar este producto al mercado. Esto es una confirmación de que el Estado solo le interesa lo político como decía C.Smitt y esto viene a colación por la solución que da Costas sobre el problema de la innovación en España. De todas formas si se entra en la web de Aitex parece que estamos a la cabeza mundial en cuanto a I+D, pero que yo sepa solo se ha desarrollado un proyecto con viabilidad y gracias al capital riesgo. Espero que mientras escribo esto ya no se haya tragado la tierra a esa empresa.

Costas explica que la solución no está en una política de exenciones fiscales, sino en una política estratégica entre el sector público, el financiero (capital riesgo) y los emprendedores. Después de mi paso por Andalucía donde un emprendedor y su mujer tienen que pasarlas canutas sin ayudas del Estado con casa hipotecada por la mentira del ICO y ver como sus conciudadanos reciben mes tras mes las ayudas del PER sin saber lo que es el campo, pues la verdad, soy más agorista que nunca o presurista como me gusta definirme conceptualmente. Con respecto al capital riesgo es la mayor mentira que existe. Eso es como el chollo de “no pague usted hasta dentro de un año que poco a poco le subiremos las letras”. Cuando te has dado cuenta la compañía está en manos de gente que de relojes solo saben la marca del que llevan puesto.

Para mí la respuesta al problema de la innovación solo está en el emprendedor empresario que comprende desde su actividad que el cambio es la solución y que se basa en la creatividad. El problema es que está solo, pero si existiera una corporación de empresarios que se ayudaran mutuamente en horas, trabajo de campo, compartir información, ayuda en la investigación del desarrollo de productos con programas, como una sinergia empresarial donde al final la idea-producto no es solo de una empresa sino de varias, esto sería una buena solución, aunque para ello deberíamos de desprendernos un poco de nuestros egos. Algo de esto hemos hecho ya con algunas de nuestras empresas que colaboran con nosotros, que me gustaría comentar muy detenidamente en un post dedicado para ello.

Un saludo amigos EXTátic@s

Platinas de calibres con fibra de carbono

Filed under: Ingeniería y Diseño,Innovación permanente,Movimiento — Gilberto Salas @ 9:42 am


AP Royal Oak con platinas de carbono

Hay que reconocer que este material tiene un gran atractivo para nosotros. Si la esfera del Juntor está fabricada en fibra de carbono como el EXT de 6to6, puede que algún día hagamos alguna platina con este tipo de material. En realidad, aunque sí que es cierto que la rigidez de la fibra de carbono con base epoxy puede que mejore las propiedades del latón en cuanto a la expansión térmica, debido a los parámetros muy bajos de las resinas epóxicas en cuanto a la afectación térmica, no creo que eso influya mucho en la fiabilidad de un mecanismo. Eso sí, suena mejor “platina del calibre EXT Tipo 1 de fibra de nanocarbono negro pincelada al epoxy con base de titanio” que “platina de latón”. Parece que esto del marketing es una cuestión semántica.


Chaumet Tourbillon con platina de carbono y puentes en aluminio

De todas formas trae una dificultad considerable fabricar platinas de fibra de carbono debido a los procesos industriales implicados. Aunque no los conozco en relación a las platinas voy a deducir un poco la forma en que esto se puede realizar. En principio las fibra de carbono se coloca en la superfice de una matriz de epoxy para una perfecta adhesión. Con esto la rigidez es muy grande, pero el peso específico es muy pequeño. Con las cajas de Locman a la matriz de epoxy le incorporan una base de acero, con lo cual suplen el peso y la adhesión.


Richard Mille platina en nanocarbono

De todas formas, he comprobado que nuestras esferas de fibra de carbono están pinceladas directamente al latón, lo cual implica que este procedimiento se puede aplicar sin ningún tipo de matriz de epoxy a las platinas de latón, dando fuerza, mayor rigidez. Me imagino que el proceso de producción no será tan fácil e implicará algún sistema de vacío para una mayor adaptación de la fibra de carbono a la superficie de la platina una vez mecanizada, además de una señalización con postes o similares para los ejes y demás agujeros de la platinas.


BR 01 Tourbillon con platinas en carbono

Un saludo desde la Hora Española

¿Es malo el latón para relojes?

Filed under: EXTático,Ingeniería y Diseño — Gilberto Salas mayo 30, 2009 @ 2:04 pm


Remache de latón

Esta pregunta me la formulo muchas veces, ya que si bien casi todas las platinas de los movimientos, las agujas, las ruedas, barriletes, etc, están fabricadas en este material, curiosamente los suizos nunca lo dicen ni explican que con todas las propiedades técnicas de un reloj no añaden la coletilla, “platinas y puentes hechos en latón”. Por eso me pregunto si es que las aleaciones de latón son sinónimo de baja calidad o es que sencillamente es la palabra “latón” es lo que a mí personalmente me suena mal, ya que lo que está hecho de latón es como para dar el pego.

Este tema surgió con Juan Moragas y Magdalena su mujer en referencia a mis preguntas sobre las aleaciones de relojes refieriéndome a la palabra en sí y al porqué no la uilizan los suizos. Ellos me explicaron que el latón se usa mucho en la relojería suiza y lo ven muy útil, pero habían notado que el latón de aquí no era tan bueno y fácil de mecanizar como el suizo. Me imagino que será por la cuestión de la proporción de la mezcla de la aleación. Ahora bien, nos preguntamos por qué se usa este material desde siempre y la respuesta fue que porque funciona. Juan explicó que puede que la expansión térmica pueda infuir en la elección de este material, ya que cualquier variable puede variar el tren de engranaje y alterar la fiabilidad del calibre.

El caso es que las platinas, puentes, ruedas (tenía una de cobre berilio mpresionante) rotores, lucían muy bien, ya que solo se las había mecanizado y parecían muy bien terminadas. En realidad se las veía muy contundentes y un buen material de elección para este tipo de trabajo, pero como mi curiosidad puede más, estuve comparando los diferentes parámetros de otras aleaciones con la del latón en el programa de materiales. La expansión térmica del latón mecanizado con 69% de cobre, 29 % de zinc y 1% de estaño es de 19 mstrain/ºC. Por ejemplo en la de un Ti6Al4 como las cajas de los juntores la expansión es de 9 mstrain /ºC, sin ningún paramagnetismo o el duralumino es de 23 mstrain/ºC. El oro tiene un 14 mstrain/ºC que está por debajo del latón e incluso el acero es de 11 mstrain/ºC. En cambio el polietileno no se llega a cinco.

Con esto quiero decir que es muy bueno el latón para las platinas y movimientos, aunque se podía hablar de aleacines de cobre y zinc que suena más bonito. Asimismo el titanio parece muy buena opción, pero hay que trabajarlo mucho y el duralaminio puede ser interesante como sugirió Juan para los puentes, ya que no se va mas allá de tres puntos con respecto al Cu-Zn, y disminuyendo el peso del movimiento, que en los juntores puede que sea el equilibrio.

De todas formas, ya existe una introducción de nuevos materiales en platinas y puentes, como las platinas de Richard Mille en nonocarbono, que son epoxy muy rígidas, las nuevas platinas  de Chaumet o los puentes de aluminio ligero de Frank Vila. Con nuestros movimIEntos empezaremos con lo menos complicado, que ya tendremos tiempo de más cosas.

Un saludo desde la Hora Española

Viaje EXTático a Córdoba

Filed under: Hora Española,Ingeniería y Diseño,Movimiento,Nuevas tecnologías — Gilberto Salas mayo 29, 2009 @ 10:02 am


Una puerta de la mezquita

Una vez recuperado un poco del cansancio, que no de la alergia al olivo, ha sido fantástica nuestra visita Córdoba. Llegamos sin ningún contratiempo al AC Córdoba y después de comernos un bocata de jamón con queso añejo, nos dispusimos a visitar la ciudad.


Torre de la Catedral

La ciudad parece que está asentada en una colina, por lo menos esa es la sensación que me dio el paso desde el hotel hasta la mezquita. El centro es subyugante y no me pareció tan tipycal spanish como otros centros históricos plenos de souvenires, de pandereta y trajes de flamenco. La mezquita junto con la catedral impresionante, el barrio judío, los alcazares que no pudimos verlos, dan a Córdoba una magia histórica que hay que beber con detenimiento.


Feriantes cordobeses

De las gentes me parecieron un poco anticuadas en el sentido del vestir, sobre todo los de más edad como yo. No vi prácticamente inmigrantes. Las tiendas vacías y los bares muchos de ellos atendidas por una sola persona. Asimismo muchos locales que se traspasan y se venden. La conclusión, que allí también se ven las consecuencias de la crisis.


CNC tres ejes

Al día siguiente, nos fuimos hacia El Arrecife donde está la empresa de Juan y Magdalena, en el polígono industrial. Una vez hechas las presentaciones, empezamos a ver las maravillas de los micromecanizados, de las platinas, de los puentes, rotores e incluso alguna rueda de piñón que me enseñó Juan de no más de 3mm. Sinceramente no me sorprendió, era lo que esperaba de ellos, ese nivel de calidad, ya que sabía para que empresas trabajaban, dentro del grupo swatch, donde incluso Magdalena había estado en el departamento de la fabricación de los ETA 7750 y demás cronógrafos de la serie. Asimismo sabía a las empresas que están fabricando, lo cual no puedo decir, pero puedo afirmar que son las mejores de Suiza. Con esta carta de presentación no puedes esperar nada parecido a lo que había visto en la China mandarina. Juan y su mujer terminan sus trabajos con la mayor precisión suiza, pero en Andalucía.


Juan y yo en el proyector 3D

Después de ver sus trabajos vi las máquinas y el taller. Dos máquinas de mecanizado una de tres ejes y otra de cuatro, a la que se le ha sacado un provecho. Dos fresadoras, un torno convencional y una rectificadora para utillaje para el mecanizado. El complemento de esto son el paralelizador de galgas y un proyector de 3D para cotejar los planos de 2D con la pieza en 3D para comprobar el mapa de puntos, agujeros, rebabas, etc, con mayor precisión.


El programa Alpha-Cam

Por último me enseñó el programa de Alpha-Cam para la conversión de la matriz numérica de nuestros archivos de 3D, para el mecanizado final. Se vio el tiempo de trabajo sobre cada barra, con  el número de platinas que se requiera por delante y por detrás. Muy interesante esta fase.


Los trabajos de Moragas Technologie

Después de esto estuvimos hablando de la posibilidad de fabricar nuestras platinas y puentes para nuestras próximas cajas, así como el posible tren de engranaje y demás elementos del que ya sería el EXT Tipo 2. Sinceramente, yo ya lo veo en mi cabeza fabricado. Estuvimos hablando sobre los diferentes materiales que se podían fabricar, como aluminio o titanio, pero puede surgir el problema de la dilatación de los materiales que puedan afectar la precisión del mecanismo. Esto será una misión del CES, encontrar un aluminio o un titanio que tengan las mismas propiedades que el latón de las platinas.

Después de todo esto comimos todos juntos con sus hijos y nos vinimos para Alcoy. Me queda la duda de una luz que vi al anochecer que no me pareció un OVNI y creo que recibiré alguna notificación en mi ya mermada cuenta de puntos, aunque, si es así, valió la pena. 

Un saludo desde la Hora Española

A Córdoba

Filed under: Ingeniería y Diseño,Innovación permanente — Gilberto Salas mayo 25, 2009 @ 12:05 pm


Platina semi mecanizada de MT

Mañana nos vamos Susa y yo a Córdoba a ver a Juan Moragas y a su mujer, de Moragas Technologie. Esta empresa fue fundada en el año 2006 por un emprendedor cordobés que había estado en Suiza desde los once años. Su actividad es fabricar platinas, puentes, rotores, agujas y algún componente como ruedas de engranaje o barriletes para series cortas de calibres. Su producción es el 90% para Suiza y algo de micro robótica en España. Debe de ser otro loco como yo, pero eso es ser emprendedor y el futuro de la economía está ahí en el emprendetoriado.

La fabricación de las platinas y puentes de los planos de los movimientos que se quieran realizar es a partir de las instrucciones de los ingenieros que las desarrollan. Para ello hay que modelar unos archivos en 3D y él con su programa Alpha-Cad, convierta el STL en su matriz númerica, para mecanizar las platinas y puentes según nuestra idea y poder ser aplicado directamente a la máquina.

De momento es una toma de contacto entre nosotros, ya que solo hemos hablado por teléfono, para comprobar la factibilidad del proyecto que hemos empezado a desarrollar desde hace tiempo, el EXT Tipo 1. La idea es que esta empresa nos haga las platinas y los puentes de los próximos Juntores, que ya hemos empezado a diseñar en papel. Si ya las cajas las hacemos en Villena, solo nos falta el movimiento para que sea un reloj fabricado por emprendedores españoles. No se trata de un reloj que sea made in spain, sino un EXT de gente emprendedora como Andrés de Villena, Juan de Córdoba o Guadín de Alcoy con los cristales. No se trata de grandes compañías, sino de empresas pequeñas que creemos que el trabajo bien hecho y nuestra ganas de emprender nos hace no parar hasta conquistar.

Como ya ha terminado la feria de las cruces de mayo, nos han hecho una buena oferta en el AC Córdoba y siempre hay que estar en sitios EXTáticos en lugares EXTáticos como Córdoba. Como llegamos por la tarde nos dará tiempo a ver un poco la ciudad, de la que Susa tiene muy buenos recuerdos cuando fue de fin de curso (en aquellos tiempos no se iba a Punta Cana o Niuuu LLorkkk).

Bueno, ya os cuento y un saludo desde la Hora Española

El libro del reloj de arena de E. Junger

Filed under: EXTático — Gilberto Salas mayo 24, 2009 @ 8:53 am


El EXTático es un reloj de arena

Hace unos años mi hermano me aconsejó El libro del reloj de arena de E. Junger. Me recordó el título aquel cuento de Borges escrito el año 1975, cuatro años antes que el de Junger. Borges había descrito el tiempo del Aión en la eternidad del libro de arena, donde la lectura es inacabada, ya que siempre el texto pasaría por una nueva lectura. Nunca se termina de leer un libro y siempre se encuentra una nueva página para interpretar, era la metáfora del cuento dentro del tiempo, ya que el libro y la arena son infinitos dice el filósofo argentino.

Junger también es conocido por su filosofía, como la obra que escribe junto con Heidegger Acerca del nihilismo o El trabajador dentro de la filosofía política. El libro del reloj de arena se basa en la afición que tenía Junger por los relojes de arena. Ello lo anima a realizar una reflexión sobre el tiempo muy en la órbita de nuestra manera de entenderlo. Me preguntaba hace poco qué lugar de mi casa sería mi preferido o me gustaría siempre repetir, y llegué a la conclusión que era mi despacho, donde largas horas de diálogo interno he mantenido conmigo mismo. Esa es la primera analogía que realiza Junger en su libro, comparando esos sitios de estudio de placidez y meditación donde el tiempo se para o fluye lentamente como un reloj de arena. A Junger le trasmitía una sensación grata en el ambiente personal sus relojes de arena pero por los usos humanos, ya que hay una inclusión estática en el tiempo del reloj de arena.

La escritura de este libro coincidió con la revisión que hizo Junger sobre El trabajdor, dándose cuenta que el pensamiento del tiempo era completamente diferente. El trabajador entiende el tiempo medido, divisible, mensurable, con pequenísimos tramos para querer atraparlo para la conciencia, buscando esa exactitud que no se puede conseguir para uno mismo. El tiempo del reloj de arena, según Junger, es el tiempo que está vivo en todos nosotros, en lo más profundo de nuestro ser, diferente a los tiempos de los relojes mecánicos. Es el propio reloj de arena, que desde que se nace ya se le ha dado la vuelta y empieza a caer cada grano haciendo singular el cronos.

Dice Junger que cada cosa tiene su tiempo como cada lugar o cada persona, sabiendo que los hombres de hoy no tenemos tiempo, algo que Heidegger explicaba como la existencia inauténtica. Este sentido del tiempo limitado y cercado en la actualidad se debe a los diferentes grados de realidad que nos engloba. Esta idea de los grados de realidad me parece muy interesante, ya que lo que hay o la realidad, que no el ser, es el tiempo concebido de diferentes maneras, como el trabajador de Junger, como sus relojes de arena o como el libro de arena de Borges. Sucesión, círculo o espiral y eternidad.

Se aprecia en Junger su interés por el tiempo cíclico en la líneas del libro del reloj de arena, cuando explica que nuestras ocupaciones más agradables y placenteras son aquellas donde no prestamos atención al tiempo medido. Tampoco como actividades como la caza o la pesca, la siembra o la recolección son determinadas por el reloj, sino más bien por lo ciclíco. Por ello, dice Junger, que nuestra actividad no la determina el reloj, sino nuestra propia actividad, su modo es la que determina el tiempo. Las medidas del tiempo como taxis se encontraban en consonancia con las del cronos, ya que las distancias se calculaban como un día de camino, un tiro con arco, un día de labranza, etc. El sistema métrico decimal ha destruido esa consonancia de los tiempos de la sucesión y cíclico.

Resulta chocante observar cómo un alemán defiende la postura del “llegar tarde”. Para Junger los antiguos llegaban siempre a tiempo porque se juzgaba su presencia como que habían terminado su obra y su trabajo. El “llegar tarde” no se daba porque era el estar ahí del individuo lo que fijaba el tiempo, no como ahora que es el horario extrínseco y automático del reloj el que rige cuándo se ha terminado la obra. Este tiempo es un abstracto, el tiempo del reloj medido y no el tiempo interno del reloj de arena de cada uno, el tiempo cíclico.

Le hubiera regalado a Junger un EXTático si viviera, porque no podía haber descrito mejor nuestra manera de entender el tiempo. Una actividad cualquiera es trabajo dentro del tiempo del reloj de arena y por tanto tiene que ser grata. Medir el tiempo es ingrato y estar sujeto a un dios abstracto, mucho más rígido que cualquier autoridad que conozcamos. Creo que Junger hubiera apreciado mucho nuestra idea y posiblemente junto a sus relojes de arena tendría varios EXTáticos con la esfera girada y su lector de movimiento, que cumple la misma misión de ver caer los granitos de arena.

Un saludo desde la Hora Española

Vídeos de Tellwatch

Filed under: Nuevas tecnologías — Gilberto Salas mayo 23, 2009 @ 8:52 am


Render de Tellwatch

Nuestros amigos suizos de Tellwatch hacen verdaderas maravillas con el programa que han fabricado para el desarrollo de calibres, cajas y demás elementos de relojería. Acaban de editar una serie de videos para comprobar la cinemática de las diferentes piezas, además de los elementos finitos. El Tellwatch incorpora una medición de elementos finitos mucho más fácil que el Ansys, con lo cual se pueden establecer los diferentes parámetros para las tensiones de las diferentes partes en relojería, como por ejemplo en la cinemática de la tija del remontoir.

Vale la pena ver todos los videos para saber hasta qué punto está alcanzando la tecnología de programas industriales dentro de la alta relojería. Con este programa según sus fabricantes se pueden hacer hasta coches y motores de coches. Os paso el enlace abajo

Vídeos de Tellwatch

El futuro chino en la relojería

Filed under: EXTático — Gilberto Salas mayo 21, 2009 @ 7:44 pm


En Shenzhen con empresarias chinas.

Recuerdo un verano de los años sesenta en la playa de San Juan, organizando el clásico guateque con un casette, que continuamente se paraba. Claro que llevaba grabado en el dorso “Made in Japan”. En aquel entonces “japan” era sinónimo de kamikazes, aviones Zero y mala calidad. No había nada que fuera japonés que no fuera verdaderamente malo. Hasta los televisores españoles eran más fiables que los japoneses. Cuando esto se lo cuento a mi hija, se cree que le estoy tomando el pelo. ¡Pero cómo puede ser que mi canon o el toshiba de mala calidad! Yo le contesto que esas marcas nunca las había oído nombrar en los sesenta, solo que cuando algo se estropeaba decía que era “made in japan” como ahora decimos que es chino.

Yo no he estado en Japón pero sí en China muy a menudo, al principio de EXTático y antes de que nuestro reloj lo hiciéramos totalmente aquí. Yo no tenía ni idea de hacer relojes ni tampoco Alex nuestro ingeniero, pero sí mucha ilusión en fabricarlos. Por supuesto que aquí en España no sabía a dónde acudir y estaba claro que tampoco mucha gente sabía del asunto. Había dos opciones entonces a Suiza o a China. La opción suiza era más cara, pero se me antojaba muy difícil pensar que los chinos comprenderían la idea de la esfera girada de la Hora Española. Sucedió todo lo contrario. Si al principio les costó comprender la idea, cuando se la expliqué no es que vineiran unos minutos tarde con la metáfora del tiempo español. El tiempo chino es mucho más dilatado además de ser inmemorial y por tanto eterno. Eso es lo que luego he padecido, las largas espera del tiempo dilatado de los chinos porque les encantó nuestra idea.

Ahora bien, lo que más me sorprendía era que constentemente me decían que ellos quieren que el cliente esté satisfecho y con muchas ganas de agradar. El concepto de mejora y superación en lo que hacen está muy introyectado en la personalidad del chino. Cuando yo les preguntaba que por qué China tenía tan mala prensa en cuanto a calidad, me contestaban que ellos lo hacen así porque es lo que les piden, rápida producción a muy bajo precio. Hay que imaginarse la codicia de las empresas occidentales para ahorrarse dos pesetas en detrimento de unas cuantas horas más de trabajo, que es lo que supone el control de calidad.

Desde que fui hace cuatro años, este ha sido el primero que no he ido, pero en cambio he visto multitud de chinos comprando máquinas de CNC en Lausanne. Están empezando a invertir en maquinaria avanzada, lo cual implica que es más nueva que la de las empresas suizas, que están obsoletas. Máquinas de CNC de micromecanizado para Hong Kong, escáner para tecnología inversa para formar archivos de STL, programas relojeros informáticos, máquinas de sinterización por láser, tecnología de superficie, etc., son las nuevas adquisiciones de la industria relojera china. Ello no quiere decir que los relojes chinos en algún momento puedan hacer sombra a los europeos, ya que hay un abismo de marca, incluso en un japonés, a pesar de que los calibres hay gente que dice que son mejores, sino que la calidad de los productos que van a ofrecer pronto estarán a la altura de cualquier reloj suizo. He visto como trabaja esa gente y tiene mucha imaginación. El primer año llegué con el tópico de que solo copiaban. Son más imaginativos que los japoneses y les gusta vivir bien como a nosotros. Salvando las distancias, son los españoles de Asia y los japoneses son los alemanes. Es más, tienen tanta imaginación como nosotros para solucionar problemas, que sé de buena tinta que alguna marca suiza ha desmontado los fakes chinos y han adaptado las soluciones chinas para mejorar sus relojes de muchísimos miles de euros. Pero esto esto no deja de ser un “me han dicho que” típico de mi sangre española, que cuenta más que cualquier tratado académico suizo claro

No sé si volveré por allí porque no me gusta nada su comida, que no es arroz tres delicias, pero estoy seguro que si vuelvo seré muy bien recibido, además de comprobar cómo han crecido mientras uno aquí sufre por subsistir. Espero que no se llegue a la imaginación china al poder.

Un saludo amigos EXTátic@s

Rénderes de las platinas y puentes para modelar.

Filed under: Ingeniería y Diseño,Movimiento — Gilberto Salas mayo 20, 2009 @ 7:40 pm

Muchos de los fabricantes suizos de movimiento hacen lo mismo que nosotros. A partir de un ebauche o las platinas y puentes de un movimiento conocido y de eficacia comprobada, lo modelan dejando la estructura o el mapa de la posición del tren de engranaje.

A partir del escaneado de las platinas y de los movimientos, que ETA ha liberado en su web, lo cual significa que todo el mundo puede hacer esto y es lo que hacen muchísmas marcas de esas tan conocidas, se empiezan por tecnología inversa a sacar los archivos.


Esto es la fase iniclal


Primer renderizado poco exacto


Segundo render con un poco más de precisión


tercer render de platina y puente


Puente


Puenta del tren de rodaje


Puente del volante


Las piezas por separado


Superposición para traspasar a Tellwatch, Inventor o Rhino para modelar


Platina delante-detrás

Ahora hay que traspasar esto al Inventor o al Tellwatch y modelar las platinas y los puentes para las próximas cajas del Juntor. La platina tendrá una sujeción especial para el elemento intermedio y los puentes serán configurados especialmente para los próximos Juntores. Faltará decidir el material o el recubrimiento.
¿Se podrá decir que es un movimiento nuestro como afirman muchas casas haciendo lo mismo?

Un saludo desde la Hora Española

El futuro del reloj de pulsera

Filed under: Innovación permanente — Gilberto Salas mayo 19, 2009 @ 3:49 pm

Hace poco, en los posts sobre el valor, exponía la cantidad de artículos y productos que no son necesarios e imprescindibles. Planteaba que el problema era que las empresas basaban sus ventas en productos, cuyo valor era objetivo y fácilmente asequibles dentro de su respectivo clon genérico. Para ello tenían que plantear un valor más allá del meramente objetivo. Suelo decir siempre que de todo hay en exceso. Gordos, flacos, yogures, zapatos, groseros, feos, libros, gafas de sol y sin sol, mujeres, dentistas, informáticos, blogueros, basura, plástico, políticos, dinero electrónico, guapas, chinos, jamón, mosquitos y por supuesto, relojes. Toda una clasificación que seguro que le encantaría al mismo Borges. Se puede vivir prescindiendo de casi todo, menos de las mujeres, pero sí de los relojes.

Hoy en día me pregunto entonces, si después de esa elaboración de mi teoría del valor, bastante oscura por cierto, tiene futuro nuestra idea-producto, ya que si lo vemos desde la perspectiva de los futuros portadores, pasa como con el periódico, que nadie lo lee ni lo utiliza. Si antaño en mi juventud leía todos los días el periódico que traía mi padre, hoy ni los que estudian periodismo lo leen en papel y me pregunto si en formato digital. Con el reloj pasa otro tanto de lo mismo. Es raro ver a un chaval, sea un “cani” o no, que lleve en su muñeca un reloj de pulsera. Es más, muchos de ellos lo consideran anticuado y molesto. Cuando les preguntas que por qué no llevan reloj, te explican que ellos ya llevan un móvil para saber la hora. Desde esta perspectiva está claro que el significado del reloj para ellos es el del valor objetivo del tiempo medido, por lo cual el reloj de pulsera para medir la hora se puede decir que ha pasado a mejor vida. Esto ya lo he dicho varias veces en el blog, ya que comprar un reloj para medir el tiempo es completamente obsoleto, como leer el periódico en papel o ya casi como los coches de combustible fósil. Fabricar un coche de este tipo ya tiene que apelar a otros valores que no sean los puramente objetivos. Tiene que ser ese valor eidético del que he hablado antes.

Con el reloj, al margen del valor eidéico que nosotros queremos transmitir como sensaciones e ideas, puede que haya otra serie de sentimientos apegados al futuro del reloj de pulsera. El primero es el coleccionismo. Es difícil que este sentido de recopilación de objetos en el hombre sea superado en breve. El reloj de colección, es decir, la dificultad de conseguirlo puede que tenga un futuro al margen de las sensaciones eidéticas que emanan de sus formas estéticas. El segundo es reloj-joya. Las mujeres son un sector que cada vez más van a entrar en el campo de la relojería, sustituyendo en gran parte a las joyas o por lo menos, incorporando a su estética de accesorios, los relojes cuyo significado sería estar a la altura del tiempo moderno. Sinceramente pienso que como artículo de lujo en el hombre, va a ir decayendo, es decir, el comprador de relojes no lo va a ser por lo que significa para sus amigos o por la ostentación de un objeto, sino por la novedad, el diseño, la técnica o lo extraño en sí de la propuesta. No es que Rolex tenga los días contados, pero el mercado puede que ya no vaya por esos derroteros.

Quizá lo que va a prevalecer es el reloj que ofrezca algo parecido a un grupo como los ferraristas o los porchistas, como tiene Panerai en el campo de los relojes. No solo el coleccionismo, sino gente que se identifica con la idea de marca. Eso es lo que me gustaría que nos pasara, pero creo que de momento me conformo con subsistir.

Un saludo desde la Hora Española 

Next Page >>>