EXTático

Arroz de sabater

Filed under: Hora Española,Tecnologías del estar-bien — Gilberto Salas diciembre 30, 2008 @ 9:02 pm

Arroz de sabater

Este es un arroz que se hacía en Alcoy cuando los sabaters(zapateros) no podían comer carne porque no podían pagarla. Como la cosa sigue chunga y hay que recuperar nuestras esencias y tradiciones, nos decidimos a pasar el segundo día de navidad en casa, ya que en Alcoy se celebra como día festivo hasta ahora. Las cosas cambian y ya se va celebrando poco este día, pero tampoco estamos para dispendios restauradores.Así que decidimos hacernos este arrocito de sabater con la verdura de temporada y nos salió perfecto.

Entonces la verdura que empleamos fue tomate rayado, ajitos tiernos, alcachofas cortaditas, judías o bajoquetes, espárragos trigueros, coliflor y pimiento rojo. Los pimientos y la col se rehogan por separado. A las judías se les da un hervor y se las rehoga. Las demás verdura se sofríen juntas y después el arroz, hasta que llegue a estar un pelín oscuro. Con caldo de Gallina Blanca de verdura y carne en proporción de una taza de arroz por dos de caldo ( se puede rebajar), se va echando sobre el arroz y las verduras rehogadas, cuando el caldo está hirviendo. Se deja unos 10 minutos en el fuego y se introduce al horno caliente a 180º hasta que veáis que está empezando a dorarse por arriba. Lo dejáis reposar 10 minutos y a comer. Si habéis hecho de más mejor, porque al día siguiente estará más sabroso.

Parece que la crisis nos está haciendo recuperar nuestra Hora Española, que conjuga tan bien con las tecnologías del estar-bien. Hacía muchos años que no cocinábamos este arroz. El próximo, un arrocito al horno, que era mi preferido cuando de pequeño me lo tomaba en el Parque Municipal de Elche con mi familia.

Un saludo desde la Hora Española

La llegada de la esfera del Juntor

Filed under: Ingeniería y Diseño,Logística — Gilberto Salas @ 11:38 am

Esfera del Juntor virtual pero real

Ayer a última hora de la mañana vinieron nuestros reyes magos. Recibimos la esfera que habíamos creado meses atrás, que subimos al foro para intercambiar opiniones y que surgía como una evolución de un prototipo. Recuerdo que Mónica y Alex se sentaron delante del ordenador cada uno aportando ideas para desarrollar un render complejo. La idea era trazar una esfera lo más compleja posible para dar mucho relieve al nuevo EXT, ya que la distancia desde el cristal a la esfera iba a ser mayor, debido al singular diseño del Juntor.

Cuando yo llegué a la oficina la esfera estaba ya muy elaborada. Con Susa y todo el equipo terminamos de ver las diferentes variantes que podía ofrecer el renderizado instantáneo que nos había explicado Bin, un EXTático externo. Así la esfera quedaba diseñada en cuantro capas. La primera es un fondo de fibra de carbono, que le da mucha profundidad a la esfera. En ella están impresos los números girados con luminova. La capa central es una subesfera de metal galvanizado donde está impreso el LOGO EXT con la flecha en rojo. El tiempo medido se refleja en otra capa exteror que bordea a toda la esfera. Por último la subesfera del lector está realizada en metal brillante con tornillos en negro y una variante con metal anodizado en azul. Las dos esferas son muy bonitas.

El sentimiento que hemos tenido de ver algo que hemos creado conjuntamente hecho realidad es un satisfacción común para todos los miembros del equipo. En estos tiempos que priva tanto la especulación y la ganancia rápida, el hecho de comprobar que una idea se puede producir y dar una realidad tanto esencial como material es una satisfacción plena y más cuando esta idea es conjunta. Cuando tengamos el Juntor en la mano podemos “explotar” de alegría.

Un saludo amigos EXTáticos

Ensamblaje de los elementos del reloj

Filed under: Ingeniería y Diseño — Gilberto Salas @ 7:45 am

Soldadura por gas

Muchas veces los diferentes elementos de un reloj necesitan de diversos modos de ensamblaje. Así, cuando se diseña un reloj hay que tener en cuenta el modo en que las diferentes partes van a ser juntadas, con más o menos elementos, además de los procesos que existen para ello. Varios procedimientos describe M.Ashby en su libro Materials and Design, que yo he adaptado para los relojes.

El primer proceso de ensamblaje es el de los adhesivos. Tienen una resistencia a la tracción de 45 MPa. Se usan para áreas más bien largas y la línea de espesor alcanza unos 25 micrones. Su desventaja es su limitada resistencia a la temperatura (190º) así como a los solventes. Los adhesivos pueden ser para metales, madera, elastómeros, cerámicas y cristales, fibras de carbono y textiles. En relojes, muchos tubos de las coronas están ensambladas con adhesivos directamente a la luz de la caja, por medio de cianoacrilatos o resinas epóxicas. Algunas esferas necesitan de adhesivos para ensamblar la fibra de carbono al metal o metal con metal, con lo cual con 25 micrones se puede solucionar la dificultad de colocar tornillos de ensamblaje. Las correas de cuero se pegan entre sí, además del cosido. Algunos cristales se adhieren a la caja con cianos, sobre todo los cristales estándares. Los rubíes del áncora que contactan con la rueda de escape se adhieren al metal con cianos.

El segundo proceso que describe Ashby es el de los pasadores o “fasteners”. Estos pueden ser el cosido, las grapas, los tornillos y los topes con nicho. El cosido se usa para las correas para juntar diferentes elementos como caucho, piel, kevlar, etc. Los remaches o grapas se usan para la correas, protectores de corona o algún tipo de ornamento en la caja. Los tornillos son muy útiles para ensamblar elementos de las cajas y de los puentes y platinas del movimiento. Los nichos se pueden labrar como guías de cajas o en los movimientos. Los pasadores así llamados también pueden utilizarse como ensamblaje entre la correa y la caja, donde se labrarán unos nichos para que se acoplen estos dos elementos.

El tercer proceso es la soldadura. Puede ser la soldadura eléctrica, que es el modo como se sueldan los pilares que sustentan a las esferas en el movimiento o las mismas guías de los pilares de los puentes que se fijan a las platinas. La soldadura por gas se utiliza para soldar los tubos de las coronas a las cajas o algún tipo de abrazadera compleja que no puede ser mecanizada junto con la caja principal y en el diseño se requiera este proceso. También se puede hacer por láser.

El último proceso es por presión y atornillamiento, aunque esto es de mi propia cosecha, ya que no lo describe Ashby. Muchas cajas pueden ser roscadas o ensambladas por presión. El roscado se consigue por mecanización, pero suele ser individual para las piezas, es decir, no es extrapolable. Asimismo, los cristales de los relojes se tiene que insertar bajo presión dentro de la caja y en el interior del correspondiente O-Ring, para asegurar la hermeticidad. 

Estos son los procesos de ensamblaje más comunes en los relojes descritos de una manera general y más o menos clasificados. Por supuesto, cada uno de ellos es factible de una explicación más profunda, además de que falten enumerar algunos más, pero creo que es suficiente para hacernos una idea de lo que son los procedimientos de ensamblaje, la mayoría de ellos realizados en las oficinas de EXTático en Alcoy.

Un saludo EXTático

El Marcepto de lo EXTático

EXT-Tiempo Esférico

El Marcepto es un neologismo que se forma a través de la palabra Marca y Concepto, sin nada que ver con lo que los conceptuadores o vendedores en marketng sugieren como concepto de marca. Estos se refieren a que el concepto de marca es una realidad material en cuanto se expresa por el logo, la publicidad, el muestreo, el posicionamiento, el producto en sí, y la realidad psicológica del cliente en cuanto la comprende de un modo categorial. El problema es que si bien el concepto de marca es subjetivo desde el punto de vista del marketing, no contiene la esencia que necesita un producto para que exista una realidad que trascienda lo meramente subjetivo. El producto tiene que convertirse, más que un concepto que solo sea referencial, es decir, posible de una realidad medible, en una idea-producto dentro de una autorreferencia, que entonces no sería un mero concepto de marca. Necesita desarrollar una teoría conceptual coherente, que aborde algo más que esa realidad material y psicológica en una realidad esencial, que transmita la idea intrínseca de la marca. Es un desarrollo paralelo y coherente de la expresión material e ideal para que el concepto tenga realidad por sí mismo y se transforme en el marcepto, que es la realidad esencial singular de la marca-concepto, como idea producto, fuera de la realidad subjetiva del cliente. De esa forma, si el marcepto tiene existencia propia, la persistencia en el tiempo es mayor, que lo efímero de la percepción individual del “hecho aislado” como producto de marketing creado por sus conceptuadores.

Si bien el marcepto de lo EXTático empezó como un concepto filosófico expresado en un reloj, se ha ido expandiendo y fagocitando a otras funciones. Así, lo que llamábamos concepto se ha transformado en un esquema de acción y proyecto mucho más complejo. El marcepto de lo EXTático implica y explica en estos momentos cinco segmentos y criterios de coherencia propios de una hipótesis, que se relacionan entre sí con la misma realidad.La hipotesis lo que sugiere es una idea del tiempo que se puede plasmar en un reloj, confiriendo a su esencia material una esencia ideal, cuyo contenido tendría una realidad existente, tanto en su forma material como en la conceptual, siendo en sí misma la definición del marcepto. Estos segmentos son:

1º El blog de EXTático con todas sus categorías. Ellas mismas engloban muchos núcleos conceptuales, que se relacionan a la vez con otros segmentos del marcepto, como la hora española, las tecnologías del estar-bien, la esencia ideal del EXT (reloj como idea)etc.
2º El concepto filosófico de EXTático el blog del surfista
3º El boletín de EXTático, que aparece trimestralmente, asimismo compuesto de nodos y núcleos de relación reticular EXTática, donde se pueden ver los nuevos EXT, tanto en su esencia material, (render), como en su esencia ideal, las definiciones de los nombres de los EXT.
4º Los foros de EXTático donde nuestros amigos intervienen par asugerirnos ideas y cambios que pueden formar parte de nuevos desarrollos de los EXT. Es la parte relacional activa de los nodos existenciales e individuales de los EXTátic@s.
5º La web de EXTático, donde la explicación del contenido histórico del marcepto se empieza a desarrollar y donde se puede observar la esencia material directa del EXT. Además del espacio privado, parte de la realidad de relación directa de los EXTátic@s con la sede del marcepto de EXTático.  

Todos estos segmentos están relacionados entre sí y en cambio permanente. Se expanden. Creo que la única manera de que una idea-producto sea subsistente, es decir, que tenga sustancia en el mercado, es transformar el concepto de marca en un trascendente, que a la vez es inmanente, el marcepto. Ya leeré este post dentro de varios años a ver qué es lo que ha ocurrido. Ya estoy “nostálgico” de futuro.

Un saludo EXTático.

Edito. Puede ser interesante abrir tres segmentos como un histórico de los EXT, los prototipos realizados hasta ahora y los EXT actuales. Con ello el marcepto es más subsistente.

Todo vale como fundamento de EXTático

Filed under: Concepto,Innovación permanente — Gilberto Salas @ 9:31 am

Paul Feyerabend

A pesar de que Feyerabend expuso esta frase con la idea de desafiar a los epistemólogos que pensaban en leyes generales para predecir la ciencia, no deja de ser esta misma afirmación un axioma. De todas formas, Feyerabend explica que en realidad es una broma, aunque bien valdría, según él, para personas que buscan cierta estabilidad en la búsqueda de principios nuevos  a través del cambio constante. Por ese motivo, esta regla muy bien podía ser un principio EXTático.

Feyerabend dice que no existe un método científico que consiga elaborar teorías que permitan establecer leyes permanentes e infalibles para explicar lo hechos observacionales de la experiencia. Para evitar ello hay que proceder contrainductivamente y presentar lo que él explica como el  “principio de proliferación”. Esto significa que para Feyerabend no es suficiente con los datos de la experiencia  como afirmación de una regla para elaborar una teoría. Él sugiere que se añada a esta otras teorías que contradigan a la regla general, una proliferación contrainductiva, que como hipótesis sean inconsistentes con las reglas generales de las antiguas teorías.

En realidad, la base de este principio, a mi juicio, es la duda metódica cartesiana, es decir, poner en suspenso la regla general para abandonar los prejuicios y extraer una consecuencia. Si bien Feyerabend explicó este axioma del “todo vale” para la discusión con Lakatos en su libro Tratado contra el método, puede ser un principio de deconstrucción de prejuicios cuando se aborda cualquier tema, aunque es muy efectivo en el ámbito del diseño y fabricación industrial.

La mayoría de la industria relojera contiene unas reglas de fabricación por las que se rigen los diferentes elementos del reloj y el movimiento. Por eso, las cajas de los relojes, que son fabricadas por mecanización, ya he explicado que, gracias al “todo vale”, hemos encontrado que se pueden fabricar por sinterizado, deposición o microfusión, siempre y cuando el material y el proceso sean consecuentes con el diseño del reloj. Ahora bien, este mismo “todo vale” se puede incorporar a las coronas, que ya las hacemos sinterizadas, o a las correas, que las estamos probando con recubrimiento de carbono, o a las esferas, que ¿por qué no sinterizarlas también?

La consecuencia de esto es que si se pretende innovar permanentemente, hay que mentalizarse que la ley general de este concepto es el “todo vale” de Feyerabend. Así, incluso los procesos que actualmente nos valen para la fabricación de relojes, pueden ser constantemente revisados contrainductivamente para la posible mejora de nuestros EXT. Incluso el mismo concepto de marca puede siempre estar en permanente desarrollo gracias al cuestionamiento axiomático, que es la base de la innovación EXTática.

Un saludo a todos.

La nostalgia y el tiempo recobrado

Filed under: Concepto — Gilberto Salas diciembre 24, 2008 @ 9:11 am

EXT-Futuro Intuido (descatalogado y nostálgico)

La etimología de la nostalgia proviene de una voz creada en 1688 por J. Hofer a partir de la palabra griega Nostos regreso y Algos dolor, que denota un deseo doloroso de regresar como una voz reconocida internacionalmente desde el siglo XIX, según el diccionario etimológico de Corominas. Incluso en el estudio de la palabra desde la teoría hjemlsviana, que relaciona las diferentes definiciones de los diccionarios de la palabra nostalgia, termina explicando que hay una relación entre un estado de melancolía y decaimiento por un pesar obsesivo por el recuerdo de una cosa pasada, el país natal,etc.

Esta exposición nos lleva al tiempo perdido y las madalenas de Proust donde el narrador recobra ese pasado a través de los sentidos puros, y que Proust intenta transmitir una alegría en el relato que yo percibo como nostalgia del tiempo perdido y recobrado. Con ello quiero explicar que para mí la nostalgia siempre ha tenido una connotación evocadora del tiempo perdido y del tiempo recobrado como rememoración de una cosa pasada no dolorosa, aunque en su etimología conlleve ese  significado. Es otra de las cosas que explica Hjemselv, que diferentes palabras puedan tener un significado diferente para cada persona, una connotación. De ese modo Deleuze explica en su Proust y los signos que con el fragmento de la madalena lo que ocurre es que el sentido material no es nada sin que encarne su esencia ideal.

Por ese motivo nos encanta rodearnos de objetos materiales que llevan una esencia ideal del tiempo perdido y del tiempo recobrado. Con la visión de la cosa, es el rescate de una vivencia de por sí agradable, ya que si fuera lo contrario nos desharíamos de ello. Ese es el valor de la nostalgia, recuperar el tiempo a partir de la materialidad del objeto, que es la idea que lo acompaña. Esta puede ser por una situación afectiva, el regalo de un ser querido, la vivencia conjunta con la materialidad o la misma idea-concepto que lleva implícito un objeto.

Así, una de las detalles más importantes de un reloj es saber que en realidad conlleva una esencia aparte de su materialidad. Si el concepto que acompaña a la marca es muy significativo para enfatizar el reloj en sí, como por ejemplo Patek Philip con la tradición que es una manera de recobrar el tiempo, no es menos trascendente el hecho de que muchas veces el reloj es parte de un regalo o de vivencias conjuntas con la materialidad del objeto. Por ello, es muy importante para una marca mantener ese objeto con máximo cuidado y esmero. Hay que saber que los elementos pueden faltar con el tiempo y cada reloj se tiene que restituir con sus partes originales. Por eso en EXTático cuidamos estos detalles, para cuando el tiempo esté perdido se recobre manteniendo los diferentes elementos de nuestros EXT, que puedan ser necesarios dentro de muchos años. Nuestro tiempo recobrado es éxtasis de pasado en el futuro. La nostalgia perdida de los tiempos venideros, el futuro intuido.

Un saludo EXTático

El talento es tiempo

Filed under: Concepto,Filosofía,Innovación permanente — Gilberto Salas diciembre 22, 2008 @ 9:30 am

Tomando una decisión

El talento viene del griego Talonton que significa peso en oro. El significado metafórico que usamos en la actualidad procede de la parábola evangélica, donde los servidores que sacaron fruto de los talentos que les dio el amo durante la vida, fueron mayores que los de los servidores que los enterraron. De ahí que el talento sea el uso de las dotes naturales de cada uno, cuyo sentido glosemático es el de aptitud. La aptitud, desde el punto de vista de Aristóteles equivale a la Proairesis, o la capacidad de elección en base a la libertad para obrar según los medios para un fin correcto, por la Prooran o capacidad de previsión. Esta capacidad de elección solo se establecía en los dueños de las casas, que eran propietarios de su destino y autónomos, por esa capacidad de previsión, ya que no dependían sino de sí mismos para la organización de las relaciones de la casa, oiko. Así, el talento como aptitud en la actualidad, donde todos somos capaces de elegir, se hace patente en la capacidad de elegir en base a la previsión, es decir, ser autónomo en cuanto se es capaz de ser apto para tomar una decisión para un fin. Ese es el verdadero talento, ser apto para tomar decisiones con un fin determinado y previsto. Y esto ocurre en cuanto se necesita de la memoria de la experiencia, éxtasis del pasado, en base a la previsión, éxtasis del futuro, para una decisión, éxtasis del presente, que en suma es acción EXTática, y por lo tanto, tiempo.

Entonces, cuando se habla del talento EXTático no es sinónimo de originalidad ni de genialidad, sino de la aptitud que se tiene para gestar el tiempo propio. En base a esto las empresas deberían de gestionar su talento no en base a la originalidad, sino en base a la gestión flexible del individuo, que sabe tomar sus decisiones en el campo que le conciernen, de un modo horizontal. Aquellas empresas en las que la delegación del tiempo va en unión al tiempo de cada uno, su aptitud, están más preparadas para la innovación que aquellas que usan el miedo o la estructura vertical en la toma de decisiones de cada área, cuando muchas pueden agilizar el tiempo si se permite dar expresión al talento, ser apto para tomar una decisión.

Por tanto, cada individuo en la actualidad tiene su peso en oro, su talento en la aptitud de gestionar su propio tiempo. Por eso decía ayer que es muy difícil que en las grandes empresas lo sepan gestionar, ya que lo importante es permitir una autonomía en la toma de decisiones, siempre dentro de las líneas de actuación y de previsión de la marca para conseguir un fin determinado. Ese es el verdadero sentido de la innovación, saber introducir el tiempo propio, el tiempo EXTático, que en sí mismo es creativo y conlleva la imaginación productiva.

El tamaño de las empresas en la innovación

Filed under: Concepto,Innovación permanente — Gilberto Salas diciembre 20, 2008 @ 1:51 pm

Fordismo

Dice García Reche, que uno de los problemas que existen en la Comunidad Valenciana con respecto a la competitividad de la empresa es que le falta tamaño. Con una plantilla de menos de cien trabajadores, considera García Reche, que la empresa tiene problemas de competitividad, debido a las exigencias logísticas de un mercado global así como “la diferenciación e innovación en los productos y procesos”. Encima está el problema añadido de la gestión con respecto al carácter familiar y poco profesionalizada de la empresa valenciana. Este detalle, en concreto, lo analiza muy bien Fukuyama, ya que el problema no es solo en la CV sino en toda el área mediterránea. Ahora bien, más que un problema es una ventaja, ya que en España este tipo de empresas, si bien es necesaria una mayor profesionalidad, quien mejor conoce la idiosincrasia local es el dueño no el gestor.

Con respecto al tamaño no estoy en absoluto de acuerdo. Creo que el futuro industrial está en la gestión del tiempo propio y esto solo se consigue con plantillas muy reducidas y empresas pequeñas, que pueden incorporar las tecnologías de software más avanzadas para su provecho. Así, cuando López de Arriortúa presenta su “tercera revolución industrial”, la base de su idea es que toda la fabricación de los productos de una marca, pasen a la industria de los componentes supervisada por una oficina central. De este modo se reducen las plantillas hasta una tercera parte, con lo cual tanto el stock como la calidad es asunto de las empresas autónomas que sirven a la marca. Después de ver lo que está ocurriendo en Detroit y otros tantos sitios con empresas tan grandes, y cómo están despidiendo a sus trabajadores, la idea de empresas pequeñas muy reducidas dará más trabajo y evitará este trauma del despido a personas que difícilmente serán absorbidas en el mercado laboral, con el consecuente pago del Estado, que somos todos.

El problema de esta corporaciones tan enormes es que no saben de gestionar el talento ni el tiempo flexible y propio para la mejora de la productividad en cuanto flexibilidad, porque no conocen al personal. Son entes como el Estado, despersonalizados empáticamente, que solo saben de números, y por lo tanto, es mejor despedir que eso beneficia los balances para seguir con los préstamos y la burbuja. Las empresas pequeñas juegan mucho con la cuenta de la abuela, porque la que va bien va bien. No necesita de préstamos imposibles de pagar, conoce al personal y los problemas se los ventilan entre ellos, reconociendo el valor del talento o por lo menos lo intuyen. No existe el trepismo porque “esto es lo que hay”.

Así, el autónomo sabe de flexibilidad y productividad del tiempo en cuanto es una relación y no una productividad fordista y toyotista que aquí en España no funciona. Y por lo que veo ya el modelo empieza a estar obsoleto. Creo que cuando la empresa es más pequeña hay menos rigidez para la aplicación de las ideas y se puede fomentar la cultura de la innovación. Otra cosa es que hay que trabajar para ello, pero es el tiempo propio y no el fordista, el tiempo del autónomo el que nos puede llevar a esa competitividad que necesitamos en la CV. Y termino ¿a alguien se le había ocurrido que podemos fabricar relojes de lujo en la CV al mismo nivel que suizos y japoneses? A mí si y no estoy loco :mrgreen:

Un saludo EXTático

La función del reloj ha cambiado

Filed under: Concepto — Gilberto Salas diciembre 19, 2008 @ 8:39 am

Relojes blandos

Antiguamente el reloj de muñeca servía para medir el tiempo. Ahora es una de sus funciones pero no la más básica. Esto empezó a cambiar en los años setenta del siglo pasado con la crisis de la relojería suiza. En aquellos años, los relojes todavía eran mecánicos y los relojes caros. La industria suiza copaba prácticamente todo el mercado de los relojes, pero ya los japoneses empezaban a pisar firme. Los Seyko, Orient y Citizen, si bien eran sinónimo de lo que hoy es decir “chinorro”, ya tenían su mercado. Con la aparición del cuarzo y la bajada de precios por la facilidad en que se fabrica un mecanismo de este tipo, el mercado quedó inundado de los digamos “asiáticos”. Lo que mucha gente no sabe es que un mecanismo de este tipo es mucho más fidedigno que uno mecánico. Es decir, cualquier reloj del top manta por 6 euros puede dar la hora más exacta que cualquier torbellino de esos que vale tantos miles de euros. El asunto está en las alternancias, pero eso lo dejaré para otro post.

De este modo, cualquier persona que lo que le interese es medir el tiempo, no hace falta gastarse tanto dinero con un reloj mecánico. Con un reloj de esos de la playa, puedes pasar todo el año porque seguro que la pila aguanta hasta el siguiente verano para tirar ese y comprar uno nuevo. Además, si lo que se pretende es saber la hora exacta, el móvil la dará mejor que el mecánico, lo mismo que el i-pod, el ordenador, el reloj de la cocina que es de cuarzo, el de la plaza, etc. Estamos bajo el control del tiempo medido y a este no se le escapa ningún sitio. Por eso, hay dos alternativas a salir fuera del control del tiempo. Una, no llevar reloj, lo cual es muy loable, pero eso no os lo aconsejo porque yo los tengo que vender 🙂 Otra alternativa y es la que más se impone es ver al reloj como una extensión de nuestra manera de ser, de nuestros hábitos. En nuestro castellano antiguo el haber del hábito era el expresar o tener una forma de conducta, que sigue siendo un significado para el vestido. Además esa forma de conducta suele ser plural y variada, lo cual hace que nos identifiquemos con numerosas expresiones de hábito, que se reflejan a la hora de adquirir nuestros relojes. Porque lo que adquirimos no son relojes sino ideas del tiempo.

Así, cada uno de nosotros, los que nos encantan los relojes solemos tener o haber (del castellano antiguo) una serie de ellos que expresan en el fondo nuestra manera de conducta por la afinidad a las ideas que expresan los relojes en sus marcas. Por ejemplo, el primer reloj que me compraron fue un Omega Seamaster que a mí me encantaba. Me identifiqué con ese espíritu de aventura que sugiere la marca, así como aquellos paseos espaciales del Speedmaster, cuando todos soñábamos ser astronautas. Así Panerai con el heroísmo, Tag con el deporte Patek con la tradición y cada marca lo que pueda transmitir en su concepto, es lo que cada amante de los relojes verá en estos objetos, un algo más como idea-producto.

En nuestro caso, hay dos factores que atraen al aficionado a los relojes. El primero, qué duda cabe, es que es el primer reloj mecánico que pone en la esfera de una manera clara su origen español. Aunque sea como un concepto del tiempo el de la Hora española, como una manera de ver la vida desde nuestra propia idiosincrasia,tiene mucho atractivo para nuestros amigos EXTáticos. En el fondo es como lo de Panerai. Hay que ser un héroe en estos tiempos para fabricar un reloj en España e introducirlo en el mercado, o de radio La colifata diría yo. Otro de los factores que atrae de nuestra marca es el concepto del tiempo filosófico dle tiempo propio. Esta idea tiene más aceptación en el mercado extranjero. El nombre de EXTático y la representación de la esfera girada como metáfora del tiempo propio, sorprendentemente, es comprendida y aceptada de muy buen grado en nuestros EXtáticos de Europa y Latinoamérica. Y sobre todo en los que comprenden que el tiempo no es el de la medición, sino el tiempo intrínseco de la duración como diría nuestro gran metafísico  Suárez, del que tanto Nietzsche, Schopenhauer o Heidegger se nutrieron para expresar sus ideas filosóficas.

Hasta aquí el ladrillo. Un saludo amigos EXTáticos.

Análisis de la desaparición y el tiempo futuro

Filed under: Filosofía,Tecnologías del estar-bien — Gilberto Salas diciembre 18, 2008 @ 10:44 am

Francisco Suárez, metafísico español

Antes del descubrimiento del futuro para la temporalidad EXTática por Heidegger, Suárez decía que el futuro era la negatividad del tiempo. A este lo consideraba de dos formas extrínseco, el tiempo medido e intrínseco, el tiempo de la duración. La duración consistía en una sucesión de instantes donde el instante tenía su existencia porque duraba algo, y esta sucesión de algos existían y eran tiempo intrínseco de las cosas. Aun así el pasado no dejaba de tener algo de negatividad y el futuro era un no ser de la cosa ya que esta siempre le faltaba algo para ser terminada. De ahí que la forma o esencia de la cosa no estuviera concluida hasta que no desaparecía. Es decir, la esencia coincide con la desaparición diría Suárez, pero en el mismo instante que deja de ser , ya cambia la esencia de la cosa. La desaparición es un instante, un paso del ser y del no ser, de la esencia a la no-esencia, de lo intrínseco a lo extrínseco, en suma el instante, que es un fuera-de, sería lo EXTático en Suárez.

Con la velocidad actual del mundo moderno, dice Virilio que la forma desaparece porque no se llega al instante, ya que este ni dura. Es decir, para Virilio el movimiento rápido y veloz. que impone la velocidad nos impide dar lugar a la forma, y que el tiempo es una búsqueda de ella. Así sin forma no existe el tiempo, y menos el de la duración que es el tiempo intrínseco de cada uno.

Es decir, si para Suárez el futuro no existe ya que es la negatividad de la cosa, para Virilio tampoco existe ya que al no existir el instante tampoco existe el tiempo ya que la velocidad diluye ese futuro en lo sin tiempo. Para los dos la pérdida de la esencia coincide con la desaparición, ya que si para Virilio, es el movimiento el que diluye o dispersa la forma, en Suárez es el instante donde se gana y a la vez se pierde la forma y desaparece.

En realidad, no existe el futuro para Suárez ni para Virilio, ya que lo que prevalece es la desaparición y la dispersión de la forma. Pero desde que se creó el futuro para el ser ahí o la temporalidad EXTática este se puede percibir como tiempo, como uno de los éxtasis del tiempo, que por la precipitación se puede convertir en otro estasis o detención del fluir del tiempo. Si el estasis del pasado era la culpa y la angustia era el estasis del presente, la precipitación es el estasis del futuro que coincide con la dispersión o la desaparición de la forma. Si el tiempo se detiene en el futuro porque se vive solo en él, ¿qué es de la memoria que es una forma del tiempo?

Ahora bien, el estasis del tiempo futuro se vive como precipitación. Su etimología latina lo explica, ya que el precipitare latino significa ir con la cabeza por delante al precipicio. No existe estabilidad ni suelo ni fundamento en la acción precipitada y veloz, ya que no tiene pasado ni presente. Se vive en la negatividad del futuro de Suárez y se pierde la forma sin instantes por su desaparición, que es la anamorfosis de Virilio.

Muchos hombres viven el futuro como una huida hacia adelante porque no quieren oír a sus propio yos. Huyen con velocidad de su propio yo, que es estasis de pasado por la culpa o estasis de presente por la angustia, para hacer desaparecer ese yo estático en un no-yo estático de futuro, ya que por lo menos el estasis de pasado y presente, como dice Suárez contienen algo de ser, algo de yo.

Yo siempre que pienso sobre esto me imagino a esa gente que solo quiere trabajar y trabajar, para huir de sus propios pensamientos y de su dialéctica interior.  Aquellos que empezaron a trabajar hace 40 años, pensando ya en su jubilación y en la paga que les iba a quedar. Eso es la desaparición del yo en el estasis del futuro, el no-yo.

Creo que la conclusión sería hablar de la aptitud del tiempo, que no es otra cosa que la acción EXTática. Pero si bien es muy bonito explicarlo, conseguir que el tiempo sea propio y EXTático, me parece una labor ardua. Estos post me sirven como dialéctica interior, vamos, para que me lo crea 🙂

Next Page >>>