EXTático

La historia como auténtica o inauténtica en Heidegger

Filed under: Filosofía — Gilberto Salas noviembre 30, 2008 @ 11:14 am


Historia auténtica

Para Heidegger hay dos clases de historia, la auténtica y la inauténtica. Esta última pertenece a la historia del Uno que no percibe la verdadera esencia del tiempo. Es un tiempo sin pasado ni futuro, de sucesión de fechas y datos impersonales. Es un tiempo sin proyecto, ya que el Uno no puede pensar por sí mismo. El hombre como ser ahí impropio está diluido en el pensamiento general y su historia es inauténtica, es decir, es un pasar el tiempo. Al no entender el tiempo como extásis de un futuro que se hace pasado en el presente, el Uno es una especie de presente continuo que parecer ser eterno, donde los cambios no le atañen, sin comprender la finitud del hombre individual. Eso es la existencia o historia inauténtica del hombre. Es la historia del reloj que siempre marca las horas, inexorable, en presente continuo donde las vueltas van y vienen en el mismo espacio significando lo mismo, que en el tiempo medido no hay cambios y no se percibe la finitud del hombre individual.

El problema del Uno es que va adquiriendo una historia de fechas y de hechos, pero también el lenguaje consigue nuevos elementos de impropiedad que resultan de los tópicos de la dialéctica que se convierten en habladurías. El Uno como no es un proyecto propio y no piensa por sí mismo, hace suyas las opiniones de los que pretenden saber, llámese filósofos o opinadores de los medios de comunicación. Los tópicos dentro del Uno se convierten en opiniones y habladurías que usa la gente para distanciarse aun más de la posibilidad de ser propiamente uno mismo. En realidad, los tópicos sirven tanto para hacer impropio al ser ahí o por lo menos para continuar en la inautenticidad del Uno como para que el ser comprenda a través de una dialéctica interior lo que es la existencia auténtica o en realidad lo que dice Heidegger que es una analítica de la existencia para comprender el ser en su finitud

Ahora bien el problema de los tópicos como habla es que se convierten en incondicionados para el Uno de la existencia inauténtica. No se ponen en duda en el análisis de la cotidianidad. Los tópicos lejos de ser una lógica de la apariencia se convierten en unas proposiciones verdaderas de la razón común del ser cotidiano. Entonces la dialéctica que surge de los tópicos de la cotidianidad se trasforma en un método razonablemente irracional de la estructura de la realidad temporal de lo impropio. Así el tiempo como existencia se mide con un número pero no se vive como un proyecto.

Creo que el primer tópico es afirmar cualquier proposición con el “La gente dice que…” Este prefijo proposicional enfatiza la fuerza de la posible afirmación de una frase, que se convierte en un axioma o una verdad inapelable por el mero hecho de que el Uno como “la gente” es la fuerza de la verdad y no la capacidad de pensar propiamente que tiene el ser ahí. Para ello dice Heidegger que el ser ahí, el hombre para tener una existencia auténtica, tiene que comprenderse en sí mismo como un proyecto con un tiempo propio de terminación y no como dentro de un Uno sin tiempo, despersonalizado, que solo entiende de medir el tiempo, de pasarlo, pero no de vivirlo. Esto es la temporalidad EXTática

La temporalidad impropia es el tiempo medido

Filed under: Filosofía — Gilberto Salas noviembre 29, 2008 @ 11:25 am


Render del Juntor 1 de cerca

En principio para Heidegger la temporalidad impropia, lo cotidiano, es lo más esencial del hombre en relación al tiempo. Es decir el hombre es Uno general y abstracto diluido, que más que un hombre es el ser ahí como unidad conceptual temporal que prepondera en la multitud. El ser ahí en principio es un Uno alienado sin tiempo propio. Este ser-ahí como ser en el mundo no tiene un sentido singular de poder ser el mismo, de constituirse en esencia. Está dentro de un todo-ser-impersonal sin comprender la capacidad que se esboza dentro de la multitud de poder diferenciarse. El problema del tiempo impropio es que se vive como el tiempo de los demás. El Uno vive el tiempo sin la determinación de cada uno del ser ahí o del sentido temporal personal. Esto significa que todavía el ser ahí no tiene una comprensión de su dilución de su ser sí mismo en el Uno impersonal y en realidad no se puede hablar de un ser ahí individual. El ser ahí en principio es una multitud es la gente el Uno impersonal e impropio de la temporalidad de lo cotidiano. En este sentido el Uno tiene una peculiar forma de manifestarse y de vivir el tiempo.

 La manera que tiene el Uno de ser como tiempo de la impropiedad se manifiesta en un particular modo de ser. De los aspectos que Heidegger explica de la temporalidad del Uno es la publicidad alguno de ellos. Consiste en que el Uno tiende al cultivo de la banalidad, del término medio a la nivelación. Una idea parecida al de la gente o la masa que odia el sobresalir en algo que no sea como ellos, uniformidad acultural. Todo lo que sea una idea nueva, una originalidad, el Uno se encarga de destruir esa propiedad. La idea de una temporalidad impropia permite la continuidad del tiempo sin cambio ni trasformación y se constituye como un pasar el tiempo de lo cotidiano y no un poder hacer o ser por sí mismo. Con ello dice Heidegger que el Uno impersonal se carga de motivos para la irresponsabilidad del ser ahí constituido en Uno abstracto y de la facilidad del hacer, ya que no tiene que hacer frente a nada dice Heidegger.

Para Heidegger incluso en el habla se observa la cotidianidad del tiempo impropio impersonal no EXTático, en cuanto que la gente piensa por tópicos, es decir, que no se tiene opinión propia. La gente habla a través de lo que dicen los demás sin pararse a pensar el significado de las cosas o de la proposiciones. Eso se ve a través de la prensa, sobre todo a nivel deportivo. Es difícil oír comentarios deportivos que no sea a través de la boca del Uno impersonal que piensa la noticia por tópicos casi históricos, idea que desarrolla Heidegger en Ser y Tiempo.

La realidad del tiempo impropio es la del tiempo medido, la que comprende que el tiempo es objetivo y no un tiempo de percepción del cambio. La medición es para todos, es convencional y es la igualdad del Uno impersonal y cotidiano. Por eso, desde el punto de vista del tiempo EXTático, como desarrollo del tiempo propio, el tiempo de la medición como el tiempo del reloj suizo ha terminado. La función ha desaparecido en cuanto que el Yo EXTático afirma su individualidad a través de percibir el tiempo como suyo propio y no como el común de la medición. Es el Yo del lenguaje y del pensamiento singular en cuanto se escucha a sí mismo y no al otro salvo por simpatía.

Bueno, conceptualmente cada vez está más definido lo que supone lo EXTático, o por lo menos en Heidegger. Un saludo EXTático

La temporalidad EXTática en Heidegger

Filed under: Filosofía — Gilberto Salas noviembre 28, 2008 @ 9:03 am


Tiempo EXTático

Ya hemos hablado un poco de lo que explica Heidegger sobre la temporalidad EXTática, pero voy a profundizar un poco más en el asunto. Así, en relación a la palabra éxtasis Heidegger explica que es un estar fuera o salir fuera de. A este respecto el éxtasis es con respecto al tiempo las tres determinaciones, que son el pasado el presente y el futuro. Cada una de estas determinaciones sale fuera de sí en el sentido de que cada una va hacia la otra. Por ejemplo el presente va hacia el futuro pero el futuro sale hacia el presente. En este sentido el tiempo EXTático es un salir fuera de sí que se caracteriza por los diferentes fenómenos del tiempo, pasado, presente y futuro a los que Heidegger llama sido (pasado), el presente y el advenir (futuro) dentro de su peculiar lenguaje, como los tres éxtasis del tiempo. Esta idea todavía la desarrollará en profundidad en cuanto que dentro de la temporalidad extática del ser ahí ya no es solo las diferentes caracterizaciones del tiempo, sino las partes de un proyecto entendido como una unidad estructural cuyas determinaciones del ser ahí suceden unas funciones específicas. Estas funciones específicas en relación al tiempo del ser ahí presente se corresponden en el sentido del sacar fuera de sí el tiempo extático.

En Ser y Tiempo se refiere más a un proyecto humano de comprensión de la temporalidad extática que a un tiempo general y no en relación al hombre. Posteriormente Heidegger en sus escritos abandona un poco su perfil humanista para encontrar una afirmación del tiempo extático mas relacionada con el pensamiento griego, teniendo muchas coincidencias con la unidad estructural del extático en Aristóteles, sobre todo en Tiempo y ser.

La definición directa que da Heidegger del tiempo extático es la temporalidad extática es lo que ilumina el ahí originalmente. Ella es el regulador primero de la posible unidad de todas las esenciales estructuras existenciarias del ser ahí. El primer existenciario o determinación implícita en el tiempo de algo es la impropiedad. Este asunto es muy importante solucionar, ya que en tiempo y ser la conclusión final de un tiempo de la cosa, casi al margen de un ser humanista es el acaecimiento apropiador. Esta impropiedad se relaciona con la posibilidad que tiene el ser ahí de apropiarse en relación al hombre o de la cosa para que se dé el tiempo. En Ser y Tiempo este carácter se da en el mismo ser-ahí en cuanto que su existencia es posibilidad, facticidad y ser caído. Es que el hombre según Heidegger está echado al mundo en un estado de abierto, es decir es un ser que está ahí, que puede ser propio gracias a sí mismo de sus hechos a partir de unos estados existenciales que se dan en todos los seres que participan de su mundo.    

Ahora bien para que esta unidad se comprenda como estructural, ya sea el tiempo como advenir, sido que se presenta presenciando o como la posibilidad de la existencia fáctica por el ser angustiado, Heidegger comprende otro existenciario del tiempo extático que es la cura. Para Heidegger la cura o el cuidado es todo lo que el ser ahí conoce y hace ocupación y preocupación teoría y praxis querer y desear impulso e inclinación. El cuidado es el ser del ser ahí, que no significa ninguna capacidad humana sino una estructura formal un existenciario . Heidegger nos aporta otro existenciario del ser ahí, en cuanto es relación con el ser-en-el-mundo y el ser-con-los-otros.En cierta forma Heidegger a partir del cuidado acepta una relación entre cuerpo y espíritu ya que el cuidado es común a todos los hombres s o seres ahí que están en el mundo. El cuidado implica apertura y posibilidad. Ahora bien estos dos existenciarios impropiedad y cuidado van a expresar definir directamente la temporalidad extática del ser ahí en los otras determinaciones existenciales extáticas que son el comprender, el encontrarse, la caída y el habla.

La verdad que la idea de Heidegger de la comprensión del tiempo EXtático parece intrincada en su lenguaje, pero el fundamento del mismo está en comprender la vida de esa individualidad que llamamos Yo EXTático como un proyecto de pasado, presente y futuro. Lo contrario supone caer en el tiempo común e impersonal de la gente, lo que Heidegger llama la existencia inauténtica o la temporalidad impropia.

Saludos EXTátic@s

Mecanizado del Juntor 1 en Villena

Filed under: Ingeniería y Diseño,Logística — Gilberto Salas noviembre 27, 2008 @ 9:30 pm


Dibujo del diseño del Juntor 1 por Alex Trelis

Hoy Alex y yo nos hemos ido a Villena para comprobar el prototipo en aluminio del Juntor 1. Con un frío que pelaba en el taller de mecanizado, que parecía al del Gas Natural 😆 hemos visto a la luz el Juntor 1. Pues la verdad con muy pocos problemas de diseño. Se ha conseguido que la rosca sea perfecta. Hemos comprobado la hermeticidad a falta de la corona y la verdad era completa. Con un cristal del mismo tamaño pero de diferente grosor, porque el del Juntor es de 4mm, en el aparato de comprobación de estanqueidad estática nos daba una total hermeticidad. La corona se supone que está a 20 ATM, aunque si la fabricamos en sinterizado seguro que es mayor.

A falta de hacer los nichos para los O-Ring del cristal y de los planos del Juntor 1, la estética es impresionante. Con la esfera girada, las agujas y el lector, el cristal de zafiro con aumento, y la correa de la Hora Española con la ñ pues que va a ser una caña 🙂

Los nichos para la correa los han labrado por electroerosión, ya que no entraba el cabezal de la máquina. Hemos probado una correa estándar de 22mm de pasador y quedaba increíble. Como la original va con dos pasadores y la forma del nicho labrado de la caja, la adaptación es perfecta. Nos lo hemos probado y hemos coincidido que es el reloj más cómodo que hemos llevado nunca. Al adaptarse a cualquier muñeca, ya que lo que es el metal directo de la caja posterior es estrecho, puede ser llevado en cualquier muñeca. Ver las fotos en el foro de EXT.

Asimismo hemos estado viendo metales como los bronces y aluminios que tiene para mecanizado de motores, pero aquí hay que proponer una terminación de la superficie, ya que tanto el bronce como el aluminio no tienen ese óxido que ya aparece en el acero 316L. Por cierto, esta serie mecanizada la vamos a fabricar en este material. A la espera del sinterizado en cobalto, que es harina de otro costal, esta caja puede que ya estemos pronto en vías de ponerla en el mercado, aunque no sé si llega porque nos lo están pidiendo solo de estar en la web 😯

Bueno, ya os sigo informando. Un saludo EXTático

Procesos industriales en EXTático

Filed under: Concepto,Ingeniería y Diseño,Innovación permanente — Gilberto Salas noviembre 26, 2008 @ 7:19 pm


Render del Juntor 1 en bronce amarillo

Como explicábamos ayer, uno de los conceptos de EXTático es trabajar con diferentes procesos industriales para la fabricación de las partes que constituyen nuestros EXT, que son la caja, la corona, las agujas, los movimientos etc. La ventaja es que contamos con todos los programas necesarios para ello, que nos permiten realizar archivos tanto para mecanizados como colados o sinterizados. Cada uno de estos procesos tiene sus ventajas y deventajas, por lo que es mejor trabajar con los tres conjuntamente. Hay elementos que es mejor mecanizar y tener en una biblioteca de software, para poder hacer uso de ese archivo si la fabricación es seriada. Con la microfusión se abaratan precios, ya que con un patrón de cera se puede realizar un colado y este puede ser duplicado y por lo tanto, de un molde pueden salir varios elementos.

Ahora bien, quizá el futuro de la tecnología de producción en CAD-CAM está en la sinterización y más cuando empiezan a aparecer otros materiales para el sinterizado como puede ser el acero, el aluminio para motores de coches o el cobalto del que ya hemos hablado para turbinas de aviones. La gran ventaja de este proceso es que una vez que el prototipo en resina es correcto y hemos probado su funcionalidad, se envía el archivo correspondiente a la fábrica y ellos en tres días, no de producción sino de logística, tienen un modelo terminado de la pieza que uno quiera. Con esto se consigue que exista una rápida introducción de un modelo en el mercado, además de comprobar su funcionalidad y estética con un patrón directo. A pesar del prototipaje en resina, siempre hay alguna pega en el diseño que hay que mejorar. Con esto, el patrón directo, se consigue eliminar los problema surgidos en muy poco tiempo. Además, elementos como la corona, las agujas o los engranajes de los movimientos, que muchos de ellos hay que hacerlos individualmente para cada calibre, se puede realizar y comprobar su viabilidad en un tiempo record. De hecho, la fórmula 1 está trabajando de esta forma.

Así mecanizados en magnesio o bronce, colados en paladio u oro, sinterizados en cobalto y aluminio, con formas que surjen de la materia EXTática, es dar vida a nuestro concepto. Por eso, empezamos a ver una luz en el horizonte, ya no lejano, de nuestro proyecto.

 Un saludo EXTático

Sobre las cajas de relojes y la materia

Filed under: Concepto,Filosofía — Gilberto Salas noviembre 25, 2008 @ 10:35 am


Desde que creamos esta compañía en base a la idea de EXTático, hemos pretendido ser lo más coherentes posibles. Así, en la base del concepto que aparece en nuestra web explicamos que uno de los fundamentos de EXTático es abordar todo tipo de procesos industriales, materiales y formas debido al significado de la misma palabra de nuestra marca. El EX de EXTático significa lo que está fuera de la materia y cambia. Por eso, la materia es una parte muy importante de nuestra definición del tiempo.

El concepto de materia ya lo definimos en el blog del surfista, cuya conclusión fue que la materia contiene varias propiedades, entre ella la posibilidad de desarrollar una forma y su reciprocidad, en cuanto que puede actuar como partícula u onda. La base de la acción recíproca está en la misma materia, y si no se pretende que esto sea axiomático para demostrar la física de la reciprocidad EXTática, si que es interesante como relación para comprender que en la base de la materia física se puede intuir su metafísica. Así en la materia física está la posibilidad del movimiento por el cambio de la forma. En base a la teoría de la percepción de la forma es el Yo EXTático quien la percibe, y por lo tanto percibe el tiempo.

Para Aristóteles, quien define el concepto de la materia que se emplea en lo EXTático, es posibilidad y potencialidad, porque puede adquirir una forma y tiene la tendencia de ser otra cosa, pero a la vez puede ser privada de ella recíprocamente, puede cambiar potencialmente. La misma materia puede ser y no ser por esta misma potencialidad dice Aristóteles. Ahora bien, ese cambio que existe potencial se convierte en forma de una cosa y deja de ser otra. Esta es la esencia del tiempo en Aristóteles y la definición de los tres extásis del tiempo Extático, pasado, presente y futuro. El pasado es lo que deja de ser en la materia algo, que es la privación, El presente es la materia porque siempre está ahí. El futuro pertenece a la forma porque es donde se actualiza la materia. Quien da forma a esta materia es la imaginación EXTática que pertenece al Se o Yo EXTático como mi mismo. Por eso alguna vez he dicho que el tiempo es la imaginación de la materia.

Esta presentación conceptual nos acerca a una línea estratégica de actuación de nuestra marca que es la base de la imaginación para crear formas de la materia y eso se traduce en el múltiple diseño de cajas de relojes. En EXTático creemos que primera línea de trabajo es crear formas de la materia, de diferentes materiales, como acero, titanio, cobalto, bronce, etc. Por este motivo, nuestra filosofía de marca no está en la creación de grandes complicaciones del calibre para realzar el tiempo medido. sino en dar forma a la materia porque eso es tiempo. El futuro es la forma, en la materia que es presente dejando de ser ella algo y por tanto pasado como privación. Esos son los tres éxtasis del tiempo que aparece cada vez que nuestra imaginación EXTática lo piensa y actualiza una caja de reloj.

En conclusión, gracias a los procesos industriales de microfusión y sinterizado y los diferentes materiales, podemos fabricar, imaginar formas del tiempo, las cajas de nuestros EXT, que expresan la manera de la temporalidad EXTática.  

Saludos EXTáticos

Gimnástica (II)

Filed under: Tecnologías del estar-bien — Gilberto Salas noviembre 24, 2008 @ 12:43 pm


En las tecnologías del estar-bien, este apartado es básico, pero desde el punto de vista EXTático, que es el del tiempo propio, difiere un tanto del objetivo y general. A pesar de que los estoicos hablaban de esto, y generalizado el mens sana in corpore sano, la realidad de estas tecnologías es que pertenecen al cuidado de uno mismo, es decir, al yo EXTático.

Por ese motivo, los programas de entrenamiento personal, los que proporcionan los monitores en el gimnasio, los que están proliferando online, poco tiene que ver con la realidad del yo EXTático, salvo que son orientaciones para estudiar las rutinas que mejor van a cada uno.

Para empezar en un gimnasio, muchas veces el monitor se cree que somos sobrinos del actual gobernador de California y nos aplica un programa propio de la competencia del gimnasio, es decir, para que nunca más volvamos. Si hemos superado la fase inicial, agujetas, bulimia postejercicio, dolor múltiple, etc., la continuación es peor, porque ni remiten las agujetas y los programas pretenden que nos presentemos a Mr Olympia. Encima como sea un monitor que no te perdona ninguna repetición pues, es normal que busquemos en el ajedrez la autoestima perdida. Además parece que cuando ya puedes levantar un poco de peso es más bien para impresionar al personal, más que con la misión de hacer músculo.

Después de tantos años en el asunto y con la crisis haciendo mella al bolsillo, he considerado hacerme mi propio gimnasio en casa, así como mi propia rutina. Con una cinta de correr de 500 euros, 10 meses de gimnasio, y dos pesas de 10 kg cada una y la barra de otros diez, he solucionado todos mis problemas del “corpore”. Cincuenta y cinco minutos corriendo un día, al siguiente rutina propia estricta y con intensidad de repetición de todos los músculos, y descansado el siguiente, me están dando hasta alegría de carácter.

La conclusión es que lo que mejor va para nosotros mismos lo sabemos nosotros por experiencia. Solo hay que estar al tanto y saber escuchar nuestras respuestas. No en vano Husserl hablaba de un yo fenomenológico y otro trascendental, es decir, uno que pregunta y otro que responde a esas preguntas en el diálogo interno de la reflexión trascendental.

Saludos EXTáticos

Borges y la clasificación

Filed under: Concepto,Innovación permanente — Gilberto Salas noviembre 23, 2008 @ 10:53 am


En El idioma analítico de John Wilkins Borges presenta una clasificación encontrada en una enciclopedia china donde escribe que “los animales se dividen en a) pertenecientes al Emperador, b) embalsamados, c) amaestrados, d) lechones, e) sirenas, f) fabulosos, g) perros sueltos), h) incluidos en esta clasificación, i) que se agitan como locos, j) innumerables, k) dibujados por un pincel finísimo de pelo de camello, l) etcétera, m) que acaban de romper el jarrón, n) que de lejos parecen moscas”. Lo que me asombra de esta clasificación, no es lo que dice Foucault sobre la imposibilidad de pensarla, sino todo lo contrario, que es posible pensarla y sacar sus consecuencias.

En realidad, Parménides ya explicaba que el ser es pensar y todo lo que pudiera ser pensado y dicho sería ser. Otra cosa son las determinaciones, que serían accidentes y partes del no-ser, pero lo interesante de esta clasificación es la capacidad del pensamiento de categorizar de una manera no ortodoxa o epistemológica, pero que puede ser útil para algo o alguien. Desde un punto de vista del tiempo propio, de esta clasificación me quedo con la l) etcétera. La RAE explica que el etcétera es para sustituir el resto de una exposición que se sobreentiende o no interesa expresar. Pero lo epistemológico del sobreentendimiento es que es un grupo donde la clasificación puede ser entendida subjetivamente, es decir, lo que me interesa ser clasificado dentro de un proceso o un grupo de conocimiento

Con esto quiero expresar que la mayoría de los conocimientos están clasificados, o por interés de la ciencia, o porque nuestros datos objetivos así lo indican, pero mi clasificación personal propia no existe. Solo en esta clasificación de la enciclopedia china me doy cuenta que ante cualquier clasificación epistemológica de la ciencia, una categoría de enfermedades, síntomas de pacientes, teorías matemáticas, siempre hay un etcétera, que es el subgrupo añadido dentro de la experiencia propia del pensamiento, sea mágico, intituitivo o científico, pero siempre el que ofrece mi yo mismo.

Por ese motivo, si cada uno de nosotros pensáramos sin etcéteras, nuestro conocimiento de las cosas y lo que podemos aportar a los demás, sería estático y no extático, es decir, que cambiara. Un ejemplo sería cómo abordar un proceso de fabricación industrial. Cuando empecé con este asunto de la fabricación de relojes, todas las empresas que se dedicaban a ello, me explicaban que solo había un proceso industrial para la fabricación de cajas de relojes, y aunque en la clasificación ortodoxa existían varios procesos industriales, ninguno de ellos hacía referencia a la posibilidad de fabricar cajas coladas o sinterizadas en otro material que no fuera oro. Incluso este era mejor mecanizarlo. Si yo no hubiera pensado el etcétera, posiblemente estaría visitando este mes al Emperador chino y no comprobaría que también aquí en España hay dibujados con un pincel finísimo de pelo de camello.

En suma, lo que pretendo explicar es que el pensamiento del tiempo extático es intuitivo en cuanto es una sinergia entre el instinto y la inteligencia al modo de Bergson, que no es otro que la Nous PoietiKé de Aristóteles. Que la razón sirve para ordenar las proposiciones, pero hablar de conocimiento es hablar del tiempo y este asume muchas variantes, ya que en sí mismo todo lo pensado puede ser. Entonces, lo que hay que buscar es cada etcétera en cada clasificación que nosotros cotejemos. No me quedo con lo que me dicen si antes no he comprobado varias alternativas. El pensar de otra forma fuera de las clasificaciones o añadiendo ese etcétera he conseguido en mi vida profesional solucionar muchos problemas que otros no la han hecho. Y la mayoría de las veces fuera de la ortodoxia académica o más bien dentro del l) etcétera.

Saludos EXTáticos

Sinterizado de la corona del Juntor 1

Filed under: Ingeniería y Diseño — Gilberto Salas noviembre 22, 2008 @ 9:55 am



Hace unos cuantos post hablaba sobre la dificultad de fabricar una corona por su intrincada mecanización. Eso constituye un problema a la hora de diseñar una caja de reloj, ya que suceden dos cosas. Una, que se acuda al catálogo para que, de una manera restrictiva, diseñar la caja dependiendo del tamaño y forma de las corona catalogadas . Esto conlleva el problema de que los tubos de las coronas suelen ser cortos para el grosor o las dimensiones de las actuales cajas, con lo cual se añaden problemas de hermeticidad. La segunda opción es abrir molde de un diseño propio de la corona, pero como es tan difícil su mecanización, pues que esa coronita encarece muchísimo el precio del reloj, además del pedido mínimo, que aboca a usar la misma corona durante varias generaciones de relojes.

Con el sinterizado por láser este problema se ha solucionado de un plumazo. En primer lugar, el diseño es exclusivo para cada modelo si eso es lo que se pretende. Es decir, el Juntor 1 llevará una corona original y única, así como el 2 y el 3. Por otra parte, no es necesaria la apertura de molde, con lo que ya no se nos exige un mínimo de coronas, que nos limita los nuevos diseños dependiendo de una forma única. Otra ventaja es el tiempo de fabricación. Si para una corona por catálogo necesitamos un mes y medio para que nos la fabriquen, a pesar de que tengan el molde, ya que hay que individualizarla con nuestro grabado, si abrimos molde esto se puede subir a los tres meses, además de la incertidumbre si el diseño que hemos realizado es el correcto. Más aun, el sinterizado por láser permite mejorar el diseño, ya que para el mecanizado se necesitan mas operaciones que son necesarias para configurar la forma final, y muchas veces no se pueden realizar. Para ello, entonces se necesitan piezas supletorias para dar una definitiva forma, que pueden disminuir la eficiencia del diseño. Con ello, en un sinterizado por láser se pueden ahorrar hasta tres piezas en el diseño final, mejorando todas las propiedades de la corona, así como fabricar cualquier forma que se pretenda.

Eso es lo que hemos hecho con la corona del Juntor 1. Con la única restricción del tamaño del O-ring interno, que solo influye en el tamaño del nicho, ayer diseñamos la corona que nos tenían que hacer en Suiza, con la incertidumbre de su funcionamiento. Vamos a incorporar el tubo al elemento medio del Juntor, con lo que se va a ganar en hermeticidad. No es nuestro objetivo, pero puede ser un valor añadido para futuros diseños.

El único problema del sinterizado es que hasta el momento solo se puede fabricar en la que es nuestra aleación elegida para esto, la aleación de cobalto-cromo-tantalio para turbinas de aviones.

Saludos EXTáticos

La información en el concepto de innovación permanente

Filed under: Concepto,Filosofía,Innovación permanente — Gilberto Salas noviembre 21, 2008 @ 11:07 am

La importancia de la información en la innovación permanente, creo que nunca es enfatizada lo suficiente. Es más, para cualquier tipo de decisión en una empresa que se vaya a constituir o ya constituida, se tiene que partir de este punto. Por ejemplo, en el asunto del capital riesgo. Dentro de los emprendedores de nuevas ideas, la búsqueda de capital riesgo es casi axiomático, pero ¿se conocen las consecuencias?¿ Va a ser provechoso tener un socio participativo como una espada de Damócles? En este caso al búsqueda de información puede ser provechosa, ya que se pueden valorar otras opiniones que no sea la del que te hace el plan de negocio. En este blog de Carlos Blanco no hay pérdida en sus comentarios sobre el asunto.

La información en el concepto de innovación permanente  se divide en dos partes y se vincula en una. La primera parte es la búsqueda de la información. En principio Google es la mejor fuente de información, ya que en la red existe hoy en día cualquier cosa que se le pida. De todas formas, estoy observando un fenómeno de supresión de datos de internet, ya que, por ejemplo muchos proyectos o materiales que antes se volcaban en la red como medios publicitarios, ahora son muy fáciles de copiar y realizar, con lo cual las empresas están muy atentas a lo que se pueda explicar o no. La rapidez de poner en marcha un proyecto, incluso copiado, deja muchas veces la propaganda en suspenso sobre este particular. La segunda parte de la información es saber buscarla. Aquí se necesita tiempo, experiencia y conocimientos. Estos conocimientos de cualquier tipo pueden ser necesarios a la hora de saber qué es lo que se requiere para encontrar algo. Así, muchas personas cuando están formándose no entienden que, en realidad, se están informando, se están formando el ánimo. Por lo tanto, la idea es que formarse es recoger información para formar el ánimo. No en balde ese es el origen etimológico de la información en el informare latino. En esta búsqueda se encuentra la memoria. Si no se tiene memoria entonces la búsqueda y adquisición de información es un fenómeno de superficie, como el juego de la oca, pero sin ningún fruto ni contrapartida. La memoria es vital en los dos sentidos, por su importancia y porque es la memoria acumulada en la vida. Cualquier dato almacenado en nuestra historia vital, una sentencia, un comic, un autor, un proceso, cualquier cosa que se recuerde puede ser vital para esa búsqueda de información. La aplicación es el vínculo que existe entre la búsqueda y el saber buscarla.

La aplicación de la información surge de la reflexión del yo mismo, el yo individual EXTático y su relación, que es el efecto de la acción recíproca o refleja, de la información como memoria del proyecto vital. Esto quiere decir, que la información es tiempo EXTático en cuanto pertenece a la memoria y a la acción como reflexión. Al ser tiempo, la información pertenece al pasado como memoria, al futuro como forma en cuanto “conformar”-la y al presente como acción de la reflexión continua. La idea intonces es que la información como tiempo EXTático está en movimiento continuo, desarrollándose y efectuando su labor de formar el ánimo para conformarse, en el sentido de dar forma por medio de la reflexión. Entonces habrá que hablar en un futuro de esa reflexión EXTática, intuición e imaginación simpática, aunque ya he explicado muchas cosas de ella y sobre todo en el blog del surfista.

Saludos EXTáticos

Next Page >>>