EXTático

Gimnástica

Filed under: Tecnologías del estar-bien — Gilberto Salas agosto 31, 2008 @ 5:42 pm


Foucault habla de la Gimnástica como otra de las tecnologías del yo de las que eran muy propensos los griegos y sobre todo los estoicos. De la Gimnástica me gusta resultar la etimología que presenta Foucault como un ejercitarse o entrenarse a sí mismo. Se habla que la palabra proviene de “gumnos” que significa desnudo, ya que los atletas griegos practicaban los ejercicios corporales desnudos.  Como gimnastiké era la técnica o arte del ejercicio en cuanto la gimnasia era ejercicio físico. Pero en la etimología de Foucault, la gimnasia expresa más que ejercicios corporales, un amplio abánico de técnicas como la abstinencia sexual, la purificación o la privación física. Estos rituales de purificación se presentaban con situaciones reales incluso en la comida, como por ejemplo Plutarco que se entregaba a activdades deportivas muy duras o renunciaba a platos exquisitos que uno mismo se ponía delante.

En realidad, la gimnasia desde el sentido que le confiere Foucault deriva del verbo “gumnazo”, que en su voz media significa ejercitar-se o adiestrar-se. En realidad, el ejercitar-se es reflexivo y por lo tanto es el Se el que compite consigo mismo, si comprendemos que el competir es más bien un adecuarse a la situación. Ya hablaré de la competencia, pero lo que la gimnástica es de ser adecuado entrenándose uno mismo para cada situación real de la vida. Esto supone que el Se o uno mismo tendría que provocar actos que le permitan estar entrenados para la vida diaria.

Yo creo que ya existen en la vida diaria muchos acontecimientos que nos permiten entrenarnos sin tener que provocar situaciones reales, ya que el mismo desarrollo de la vida es un acontecimiento temporal de muchas acciones que nos permiten entrenarnos. En el ámbito deportivo lo sabemos cada vez que entrenamos, sea corriendo o con la rutina de pesas. Así sabemos que un desayuno excesivo nos puede bajar la glucosa en plena actividad o un entrenamiento mal realizado nos puede llevar a una lesión de las articulaciones. La gimnástica consiste en estar-atento a estas situaciones para adiestrarse y aprender de ellas. A nivel mental ocurre lo mismo, tanto en las relaciones afectivas como en las laborales. Cada situación supone un desenlace y muchas veces no es el adecuado. La gimnástica nos adiestra con ese estar atento a las acciones que desarrollamos rutinariamente para que no se nos escape el adiestramiento que nos puede deparar un escenario de circunstancias concretas, al que posteriormente podamos recurrir. Por ello no es nada nuevo esa gimnasia mental que utilizamos como disciplina, que sería el uso de la memoria, el desarrollo de la creatividad, la visualización de un contexto determinado o el juego, puede ser una guía para nuestro bienestar y el uso más consciente de nuestro tiempo propio, ya sabéis, el tiempo EXTático o como dice uno de nuestros mantras, Memoria y Acción.

Un saludos amigos EXTáticos.

El síndrome postvacacional.

Filed under: Tecnologías del estar-bien — Gilberto Salas @ 9:49 am


Me hubiera gustado saber qué hubieran dicho Marco Aurelio o Julio César cuando iban conquistar las germanias o las galias que sus problemas de concentración eran porque estaban deprimidos después de sus vacaciones. Claro que esto es una idea utópica ya que no me consta que Julio César o Marco Aurelio tuvieran problemas de “melancolía” como los tenía el rey Heráclito.

El problema es que con tanta competividad, de la que hablaré otro día, parece que siempre vamos a conquistar al cliente, el sueldo o incluso el trabajo, y por tanto la vida laboral se convierte en una guerra, como oía este verano a un monitor de fitnees. El caso es que, por lo visto, después de las vaciones por el motivo que sea, los especialistas han encontrado un nuevo síndrome llamado el síndrome postvacional. Se trata de una patología más bien sintomática donde se desarrollan una serie de síntomas a la hora de la vuelta al trabajo como son, dolores de cabeza, de estómago, irritabilidad, ansiedad, depresión, etc., por lo que aconsejan una toma de contacto pausada con el ámbito laboral.

Reconozco que antes que fuera un síndrome, yo padecía bastante de estos síntomas. La puesta en marcha era complicada, ya que añoraba la ausencia de responsabilidad. como la de mis años de estudiante. Ahora que esa virtud es parte consustancial de mi vida, lo que era síndrome postvacacional se ha convertido en euforia leve de la vuelta al trabajo. Quizá la causa ha sido también los ejercicios de visualización de la acometida de los próximos proyectos para la próxima temporada, así como la diversidad ocupacional de mi trabajo.

De todas formas, creo que este año no debería de llamarse síndrome postvacional sino “crisis vacacional forzosa”, ya que a más de uno le van a aparecer estos síntomas y no precisamente por dejar atrás las vacaciones. Espero que no sea nuestro caso, porque siempre hay que mirar con optimismo el futuro, ya que el inmediato no parece muy halagüeño.

Un saludo amigos EXTátic@s

Analisis de la confianza y el confiar en los españoles

Filed under: Filosofía — Gilberto Salas agosto 26, 2008 @ 8:15 pm

Siempre me ha extrañado la poca consideración que tienen los españoles a las personas o a las empresas que respetan la palabra dada. Eso es la confianza, respetar la palabra dada. Por eso mi deducción fue que los españoles no confiamos en nadie o no nos importa la confianza. Nada más lejos de la realidad

En la base de la confianza existe un significado que va más allá del primario etimológico, ya que si en primer lugar la confianza proviene del confidere latino que supone fe o creencia, esa creencia latina era algo más para la cuna de la civilización occidental, era la base de la verdad de la representación. Así para los griegos cuando se pronunciaba una palabra, una proposición o un juicio, en ello iba contenido su verdad o falsedad, pero se creía en esa afirmación con plenitud de existencia. Es decir, si la palabra era un sustantivo que implicaba un objeto como “árbol”, en el mismo momento que se representaba una visión en la imaginación, implicaba la existencia del objeto, ya que la palabra “árbol” iba indeleblemente ligada a su significado y a su subsistencia. Algo más complejo es la confianza o creencia en el juicio, pero la esencia es la misma que explicaba Parménides, que todo lo percibido no es un mero nombre, sino que encierra la verdad del existir que no es otra que poder confiar en lo que vemos y hablamos. Por este motivo, cuando los griegos daban una opinión, expresaban su palabra, en el mismo significado de la proposición iba implícito algo más que un sonido, que era la coligación de la verdad en sí misma con la palabra y el objeto como si fueran uno.

Si la imaginación es una de las virtudes de los españoles y la confianza o creencia se basa en la verdad de la imaginación, entonces los españoles en realidad lo que poseen es confianza y confían en la palabra más que ningún otro pueblo. Y si no, hay que ver la creencia desmedida que tenemos aquí en España con los tomboleros de palabra fácil, a los que constantemente les oímos y confiamos una y otra vez, cayendo en la confianza que nos dan sus vacías palabras, pero llenas de sentido por nuestra imaginación. Entonces, ¿cuál es el problema si lo hay? El problema es la concepción del tiempo que tenemos los españoles, que se refleja en el confiar, desde el punto de vista del acontecimiento como presente continuo como un verbo transitivo que indica que la acción del confiar siempre se realiza puntualmente. De ahí el creer en la palabra huera o en lo que se ve que no lleva el recuerdo de la memoria como pasado o la expectativa del futuro. A pesar de que Deleuze se refiere a los verbos en infinitivo como el confiar, como el sentido del tiempo eterno, de ese presente continuo de la acción y de la pasión, sea transitiva o intransitiva, el confiar puro de los españoles tal y como aparece en este sentido del acontecimiento como verbo, como presente continuo, implica un desapropiamiento del tiempo propio, que es el tiempo extático.

Desde este punto de vista, la confianza ha evolucionado desde su perspectiva etimológica como creer en la verdad de la palabra a través de la imaginación, en una acción en el tiempo. Si para Deleuze esta acción es intemporal, el riesgo es la pérdida del concepto del tiempo propio en base a la acción puntual de confiar siempre, sin el sentido del tiempo que implica la confianza ahora extática. Si alguna vez hemos dicho que los españoles solo piensan en el futuro cuando hablábamos del concepto del trabajo, ahora exponemos que el confiar continuo es fruto de creer en la verdad, pero desde la perspectiva del presente, aquí y ahora, obviando la memoria (las veces que no se ha cumplido esa palabra) o el futuro, que son las expectativas o la seguridad en él. Por eso, el cambio vendría en comprender el tiempo propio de la acción extática, que engloba el pasado, el presente y el futuro en cada momento. Es el tiempo EXTático.

Pero, ¿es útil pensar en la confianza extática? A mi juicio sí en cuanto que el individuo recupera para sí mismo su propio tiempo y actúa con un criterio de coherencia en relación a su proyecto de vida. En realidad, se convierte cada vez más en propietario de su designio como acepción del pensamiento de la voluntad, que al fin y al cabo era lo que destacaba Aristóteles de los aristoi o los señores que son dueños de su propio destino.

La tierra no es tan plana

Filed under: Concepto — Gilberto Salas agosto 14, 2008 @ 12:02 pm

Hace ya uno cuantos post hablaba sobre las ideas de Friedman en relación al aplanamiento de la tierra. Él consideraba que las nuevas tecnologías estaban transformando la realidad industrial de las diferentes empresas debido al derribo de diferentes barreras como era por ejemplo la distancia. Friedman piensa que existen una serie de aplanadores que permiten que las empresas puedan fabricar a bajo coste y con calidad en diferentes partes del mundo. Así el traslado de fábricas a otros lugares, la subcontratación y la búsqueda de información favorecen al comercio y el desarrollo de las empresas que busquen competir en del mercado.

Pues bien, si anteriormente me parecían una ideas magníficas y con verdadero sentido, después de mi periplo asiático me he dado cuenta que existen varios factores para ponerlas en duda. En principio, creo que la búsqueda de información es posiblemente el único factor que prevalece a medias como aplanador, ya que es imposible que una empresa subsista con el único conocimiento que le pueda ofrecer su entorno o su experiencia. Las nuevas tecnologías permiten acceder no solo a buscadores, sino a una multitud de datos que pueden mejorar el producto, pero también las relaciones dentro de las empresas, la gestión o la búsqueda de capital. Aún así, las empresas tienen que continuar asistiendo a ferias, contactando con gabinetes técnicos que informen de la factibilidad de sus productos si pretenden estar al día de lo que se gesta en sus propios sectores. A pesar de que puedan acceder a toda la información especializada, gratis o de pago, la opinión de un experto es necesaria, incluso si la empresa posee un departamento de I+D+d. Esto implica que la búsqueda de información, a pesar del aplanamiento todavía sigue localizada, incluso a veces es la misma zona de ubicación de la empresa. Es decir, la tierra se aplana pero no es tan plana.

Con respecto al tema del traslado de fábricas, creo que es un concepto que puede dar rentabilidad a corto plazo, pero a largo plazo puede ser un inconveniente. Hay que considerar que introducir fábricas en China por ejemplo, se necesita un  socio que no piensa como un occidental. Como todos piensa en su propio provecho, pero no considera que el occidental sea un socio que se comparta lo bueno y lo malo. Además, el gobierno chino está por la labor de igualar los subsidios sociales a niveles occidentales, así como los salarios a medio plazo. Son conscientes del margen de beneficio que obtienen las empresas occidentales fabricando en China, por lo cual su visión es que es una pérdida para ellos. Lo primero que intentan conocer es el precio de mercado de un producto fabricado en China para saber cuánto beneficio están perdiendo.

El tema de las subcontratas está claro y sigue siendo claro, pero incide el mismo problema. Las subcontratas en China o en la India están subiendo continuamente los precios, ya que piensan en ese mismo tipo de margenes de beneficio que dejan de obtener. Además, aparece el tema del tiempo, ya que acostumbrados a pedidos exigentes en tiempo, obvian un tanto la calidad, ya que no están no se solían devolver. Desde que Mattel ha tenido tantos problemas con sus juguetes y toda esta producción tuvo que ser fabricada de nuevo con rigurosos parámetros de exigencia, ha repercutido en los tiempos de entrega de los productos chinos, pero también en el precio. En consecuencia, en poco tiempo dejará de ser beneficioso fabricar en China, solamente en los sectores tradicionales podrían salvarse, como el textil, pero no en sectores que no se basen en la producción masiva o en sectores muy especializados que necesiten un muy rápida innovación.

Como corolario, hablaba Friedman sobre la necesidad de la imaginación en las empresas. Esta afirmación es completamente cierta y va acompañada de la innovación, con lo cual las empresas tienen que valorar el talento. Ahora bien, el mercado exige imaginación e innovación constante y con las fábricas al otro lado del mundo y subcontratando todos los elementos de un producto, difícilmente se puede ser competitivo en un mercado que la introducción de productos se va acelerando cada vez más. El desarrollo de un producto y su puesta en el mercado tiene que ser menor que el de la competencia, y fabricando lejos es muy dificultoso.

Por último, Friedman menosprecia el valor de una buena mecanización, pensando en que ese trabajo es muy fácil de desarrollar en cualquier parte del mundo. Esto puede ser cierto, pero se necesitan horas y horas de trabajo especializado y de pérdida y utilización de materiales para conseguirlo, con técnicos especializados que posean un talento espacial para concebir la pieza antes de mecanizarla y considerar su factibilidad técnica con las máquinas que posean. Una máquina de tres ejes bien utilizada por un técnico de mecanización, puede ofrecer algunos mecanizados muy sofisticados, y eso es talento que sin la barrera idiomática es muy interesante aprovechar. Por eso la tierra no es tan plana.

La consecuencia de todo esto es el replanteamiento de nuestra empresa, buscando la posibilidad de que la mayor parte de los componentes de nuestros relojes sean fabricados cerca de nuestro lugar de origen. Además, esto nos permitiría muy pequeños stocks, esperando la posible aceptación del producto, y a la vez algo más importante, la posibilidad de presentar con bastante asiduidad nuevos productos.

Un saludo a todos amigos EXTáticos.

Resumen del año

Filed under: Etcétera — Gilberto Salas agosto 2, 2008 @ 9:06 am

En estas fechas cuando solemos empezar las vacaciones, me gusta hacer un ejercicio estoico de recuerdo y escritura. Por ello rememoro las actividades que hemos desarrollado a través del año en la empresa, para enfocar los próximos objetivos en la nueva temporada.

En prmer lugar, nuestro mayor desarrollo ha sido a nivel de las nuevas tecnologías. Nuestra web recibe casi once mil visitas al mes con datos de julio. No es extraño a saber que el dominio de EXTático abarca a este blog, el foro, la página web y el boletín. Este boletín se creó para el espacio privado, pero desde marzo se puede ver en abierto para todo el mundo EXTático con un formato digital. Posiblemente, con la llegada de nuevos modelos, la página web vaya a ser actualizada para que sea más fácil de navegar, sin tanto flash y menos texto, ya que el blog expone de una manera más amplio nuestro concepto. Asimismo hemos comprobado la eficacia del espacio privado tanto en las notificaciones, como la garantía, el contrato y sobre todo en el servicio técnico. Ha sido simplemente impresionante.

En segundo lugar, cuando hicímos acto de presencia en Alcoy y en Madrid, lo que presentamos fueron prototipos, ya que solo teníamos en el mercado dos modelos. A partir de diciembre sacamos a la luz el Tiempo Esférico y posteriormente en febrero, que salió el Futuro Intuido, que ya se presentaron los prototipos en su día. Ese era el objetivo, sacar varios modelos este año, sobre todo los que más aceptación tuvieron el día de la presentación en Alcoy.

Por otra parte, el proyecto conjunto con 6t06experience ha sido muy gratificante, ya que hemos hecho realidad el sueño de una empresa para con sus clientes y amigos. Ya tengo ganas de que venga septiembre para ver los reportajes de las revistas especializadas.

Con respecto a la introducción en el mercado de nuestra marca, hay que reconocer que es lenta. Gracias a la joyería Yanes en Valencia y en Madrid, tenemos dos puntos de venta en España. Han apostado por nuestros relojes y eso es de agradecer, ya que nuestros EXT se pueden ver y tocar en esos puntos de venta. Por otra parte, otras joyerías están a la expectativa de nuestra evolución como marca. Es normal, ya que no es tan fácil salir al mercado, seguir presentando novedades y a la vez satisfacer las necesidades postventa que se derivan de ello.

Quizá el único lunar ha sido arrinconar el proyecto del Instante Oceánico para más adelante. El problema procede de una difícil factibilidad técnica de ejecución en la fabricación del bisel externo. Si el diseño original en dibujo es sumamente atractivo, la complicación de su realización industrial le mermaba sus seductoras formas iniciales. De todas formas, ya se me ha ocurrido cómo podemos asumir esa idea para algo que encaja de mejor manera en nuestro concepto.

Concluyendo diré que los objetivos técnicos y tecnológicos han sido notables. Con respecto a las ventas no han sido tan malas como se preveía en una época de crisis. Es normal que las cosas vayan lentas y más cuando acabamos de empezar. Lo más importante es que nuestra marca suene y eso creo que poco a poco lo vamos a conseguir. En septiembre os presentaré los objetivos que hay a corto, medio y largo plazo, aunque seguiré escribiendo en el blog

Un saludo a todos amigos EXTáticos