EXTático

Grabado de movimiento

Filed under: Movimiento — Gilberto Salas enero 31, 2008 @ 2:23 pm


Ya sabéis que nuestro movimiento es un UNITAS 6498-1, que simplemente está niquelada la platina central, aunque lleva grabado nuestro logo y el número de serie. Entonces algunos me dicen que por qué no lo decoramos con unas Côtes de Geneve, que son unas decoraciones longitudinales en la parte posterior de los movimientos de origen suizo y tornillitos azules como lo hacen algunos relojeros. En primer lugar pensamos que “lo menos es más” como dice Mies Van der Rohe. Por otra parte, unas Côtes de Geneve no son decoraciones españolas,y por lo tanto, si realizaramos alguna decoración sería algo que nos recordara lo nuestro. Siempre digo que nuestra decoración es “mesetaria”, ya que es plana y limpia como la meseta castellana e incluso el color del niquelado la recuerda.
Asimismo, el tipo de decoración que se usa en este tipo de UNITAS es estándar, es decir, tanto el niquelado como las Côtes de Geneve con tornillitos azules se hacen en serie y nada más hay que hacer el pedido con ese tipo de decoración y te la sirven igual que a todos si lo quieres así.
Otro de los motivos por los que hemos pedido los movimientos sin decorar y lisos, es que podemos grabar el número de serie del EXT en la platina del UNITAS. Es una tarea sencilla, pero se necesita de una buena grabadora con una punta muy fina, que permita grabar el número claramente. Ese proceso se lleva a cabo en nuestro taller, aun siendo simple conlleva un tiempo no industrial sino de manipulación personalizada por el servicio técnico.
Cuando desarrollemos los EXT, nuestra idea será la misma, aunque puede que el puente de la Rueda Extatica se fabrique en titanio o PVD.
La foto de arriba es de un prototipo sin grabar ni el logo EXT ni el número de serie.
Saludos amigos EXTátic@s

El asunto de las subcontratas

Filed under: Logística — Gilberto Salas enero 29, 2008 @ 2:21 am


Una de las escenas mas conseguidas de Blade Runner es cuando Roy y Leon entran en un local de una barriada de aquella Los Angeles imaginada por Ridley Scott. En esa escena aparece un chino anciano fabricando unos ojos de replicantes para la Tyrrel Corporation. El director ya planteaba por aquel año de la producción de la película, el asunto de las fuentes externas de la mano de un chino como una modo subcontratación para una gran corporación industrial. El chino en la conversación con Roy explica que sus ojos posiblemente los ha fabricado él y que es un buen trabajo. Ridley Scott maneja el tema de las subcontratas dentro de una completa metáfora donde aparece el viejo chino aún no jubilado, el barrio oscuro y apartado, el empresario autónomo que trabaja importándole muy poco la hora y los medios. Pero lo que no pone en duda es que no se haga un trabajo de calidad, casi perfecto.

Cuando se habla de subcontratas en el ramo de la relojería siempre aparece el tema de la fabricación in-house o dicho de otra forma, de que exista una fabricación vertical de todos los elementos dentro de la misma fábrica, y a este tipo de producción se le llama manufactura. No voy a discutir este tema, pero sí que voy a considerar que, históricamente la industria suiza no se basó en este proceso, sino que más bien empezó dentro de un sistema de subcontratas. Este sistema de producción comenzó en 1654 cuando un hábil comerciante y un artesano relojero se juntaron para repartir y producir veinte relojes cuando lo normal era fabricar uno al mes. El relojero establecía y organizaba la producción de cajas o los diferentes componentes de los relojes, adelantando el dinero necesario para que los subcontratados fabricaran las piezas, que al final terminaba las piezas o las ensamblaba, mientras que el comerciante introducía los relojes en el mercado. Ese es el origen de la industria suiza, el de las subcontratas. Por eso y sabiendo la gran calidad de sus relojes a veces nos sorprende que hablen de manufacturas cuando en la base de su marca swiss made y de sus productos de calidad se fundamenta en el sistema de la subcontratación.

A mi juicio, y estoy con Friedman, el tema de fabricar localmente está obsoleto hoy en día. Si se fabrica todo en una misma casa, se puede estar cometiendo el mismo error toda la vida o puede que no se perciba que hay otros medios mas eficaces y mas baratos para la producción de los productos. Por otra parte está el tema del tiempo, ya que por más que se pretenda introducir flexibilidades horarias, el sistema industrial está lastrado por el taylorismo y el fordismo del tiempo laboral cronometrado y eso no cambia en el espíritu del mismo sistema de producción industrial de la noche a la mañana. Por eso dice Friedman que es mejor cerrar las fábricas y producir en otros sitios, que posiblemente lo harán mejor que si tú mismo te encargas de trabajos mecánicos. La subcontratación permite dedicar el talento a otras cosas, da paso a la imaginación, que es el problema que tienen las grandes corporaciones tan rígidas en todos sus estamentos, que es la falta de ella.

Esta falta de imaginación en las empresas es el lastre de la sociedad industrial del tiempo medido, que se quiso subsanar con el toyotismo, al dar rotación a los empleados para evitar el anquilosamiento y repartir la responsabilidad entre ellos, pero seguimos estando dentro de la sociedad cronometrada sin liberarnos del taylorismo.

La ventaja que se tiene en la nueva sociedad de la información es que, si nos adaptamos al tiempo propio y no tenemos miedo a nuestra imaginación, nos liberaríamos de la contradicción de seguir una estructura de trabajo rígida que nos coarta nuestra mayor facultad, que es pensar por figuras y esto es imaginación. Se tiene miedo a perder el empleo por una parte y por la otra los jefes tienen miedo de que los trabajadores sean autónomos en la misma empresa, cuando el futuro de la sociedad postindustrial está en el tiempo propio, la autonomía y flexibilidad dentro y fuera de las empresas que dará lugar a que las ideas puedan venir de cualquier sitio, de dentro o de fuera.

No nos olvidemos que nuestro sistema está en el consumo y que todo ello se basa en un flujo continuo de ideas que se hagan realidad lo antes posible. El consumidor cada vez quiere cosas nuevas y cuanto antes mejor. La rotación de productos tiene que ser rápida y precisa con los gustos del consumidor, y en esto tiene toda la razón Kawasaki, no se puede esperar a hacer estudios de mercado, hay que salir cuanto antes. Por eso, el fundamento y el futuro de la sociedad en todos los sentidos está en la imaginación, y como digo siempre en España de esto nos sobra.

Un saludo a todos amigos EXTátic@s

Hora Española: concepto de marca (II)

Filed under: Concepto,Hora Española — Gilberto Salas enero 27, 2008 @ 7:34 pm


En principio Hora Española es una marca registrada al igual que EXTático, que implica varios aspectos y entre ellos la calidad. Ya explicamos lo que significaba la hora española en relación al tiempo, como un tiempo propio, flexible y plástico, donde nos queríamos desmarcar del tiempo medido, del tiempo del trabajo mecanizado que contiene trazos del taylorismo y del fordismo como control del tiempo. Esta idea de control del tiempo y la productividad en cierta forma empieza a surgir con la división del trabajo especializado en el regimen de las subcontratas del sistema de etablissage de los talleres suizos de relojes, donde para aumentar la producción se diseñó este sistema de trabajo, mucho antes de que se estableciera en Japón o China. Así el mismo concepto de reloj como medida del tiempo cronometrado en su relación con el trabajo y la productividad está directamente relacionado con su origen suizo en el mismo seno de la sociedad industrial y en contra de la flexibilidad y de la imaginación.
Por contra el concepto de hora española surge de la formación de amigos que aparece en la España del siglo XVI, donde los caminos se llenan de hospederías y el sector servicio aumenta. En estas hospederías el tiempo es tranquilo, flexible, y se forja en la amistad y en la plasticidad, dentro de todo el ámbito peninsular. El tiempo ibérico es simpático porque cree en la relación y el intercambio. Es debido a nuestra orografía particular que nos hace pensar por figuras, que nos aporta nuestra capacidad de imaginar. Según Deleuze, es propio de los pueblos mediterráneos pensar por figuras, nos permite una gran imaginación, que se vuelca en una creatividad figurativa tanto en el lenguaje como en las formas pictóricas, además del aspecto relacional dentro de las formaciones sociales de amigos.
Ahora bien, si la descripción de la idea de hora española contiene un origen histórico al igual que el tiempo medido del swiss made, a la hora española le acompaña la imaginación propia de los pueblos mediterráneos.
Pero todo el desarrollo de nuestra idea no tendría validez si no utilizáramos el mismo criterio de calidad que se usa para el swiss made. Nuestra idea producto está basada en una calidad contrastada, que es prioritaria para el desarrollo de nuestra marca. Si nos hemos desvinculado del Hecho en España es porque todavía la marca España tiene unos matices no superados por los propios españoles en ralación al producto. Nuestra idea-producto quiere dejar atrás ese lastre para empezar de cero en relación a una marca que identifique la calidad, la imaginación la plasticidad, la flexibilidad y el tiempo propio dentro del concepto de Hora Española.
Puede que España se le critique como un país de servicios, pero ¿no es la misma idiosincrasia del español, de la formación de amigos contener esta esencia?. Y ¿el sector terciario es tan despreciable como para que lo apartemos de un desarrollo económico? En cambio, lo que verdaderamente tenemos es imaginación y esto es exportable. Puede que cuando nos demos cuenta que esta capacidad es intrínseca a nuestra naturaleza, que se desarrolla con la flexibilidad del tiempo y no con la rigidez del cronómetro, empezaremos a exportar ideas, que es de lo que adolece la sociedad industrial. Por nuestra parte esperamos lograrlo, pero no creemos que sea a corto plazo.
Saludos EXTátic@s

Swiss made (II)

Filed under: Concepto — Gilberto Salas enero 26, 2008 @ 10:40 am


Crono Daniel JeanRichard

Ya dijimos que para comprender el swiss made tenía que ser bajo la perspectiva de marca y no de un proceso de fabricación in-situ. Con la globalización y deslocalización entender un producto bajo parámetros de procesos industriales dentro de unos límites geográficos, en lugar de valorar este producto bajo una perspectiva de calidad e imaginación es prácticamente obsoleto en cualquiera de las partes del mercado que se ocupe, tanto en la del cliente como en la del productor.

En principio la misma historia de la industria relojera suiza se apoya en un regimen de etablissage, que no es otro que el de subcontratas. Los elementos de los diferentes relojes no se fabricaban todos dentro de una misma fábrica, sino que eran producidos en diferentes talleres y luego montados en una casa o taller donde se le incorporaba el nombre del relojero que lo concebía, como por ejemplo Daniel JeanRichards, iniciador de este sistema de trabajo en el Vallée de Joux en el Jura suizo. El etablissage también existía en Ginebra e incluso como fuente de contratas externas de elementos de relojería para la industria francesa. Por lo tanto hay que desmitificar el tema de las manufacturas de todas las partes de un reloj en la misma fábrica o del tema de las subcontratas, ya que en aquel tiempo y con la peculiar orografía del país alpino y sus vecinos e incluso entre ellos, las distancias entre sí eran tan dificultosas para la logística como podían ser en la actualidad entre dos continentes.

En realidad no hay que darle vueltas al tema geográfico de la fabricación sino más bien a la aportación de la marca, que en este caso es el swiss made. Esta marca significa fiabilidad, exactitud, calidad, diseño y a la vez servicio, que acompañan a esa denominación. El problema que hay actualmente con el swiss made es que para cumplir esta premisas, los fabricantes tienen que pasar unos controles de calidad exhaustivos venga de donde venga el producto y puede ser que en estos controles se deseche bastante material, que luego dificulta la puesta en el mercado del producto dentro de los plazos previstos. Puede que la diferencia de fabricar en un sitio o en otro es que mientras que en Suiza se está preparado para fabricar 100 cajas de relojes y que salgan 90 perfectas y se tengan que repetir 10, en China por ejemplo fabriquen 50 perfectas y se tengan que repetir otras 50 con la pérdida de tiempo y coste laboral que ello significa, aunque precisamente a ellos no les importa. Entonces el swiss made, que contrata cajas en China acepta solo las 50 cajas perfectas dentro de sus parámetros de calidad y desecha las otras 50 hasta que no estén perfectas. El problema está en la logística, en que se pueda atender a tiempo la demanda con el control de calidad exigido por el swiss made.

En realidad en este mundo global o en una tierra plana como dice Friedman lo más importante es la imaginación y no la fabricación. Fabricar es fácil y el empresario se tiene que preocupar en extraer ideas del talento de sus trabajadores en lugar del mecanizado de una caja, porque se supone que el control de calidad de un producto es básico en una empresa que quiera subsistir como marca en el mercado.

Como corolario, no pensemos que los suizos nos engañan con el swis made si somos conscientes de que es una marca con múltiples atributos. Con estar informados de lo que significa swiss made y qué tanto por ciento se necesita para ser llamado así a un producto, y cuáles son los parámetros de calidad entonces se poseerá una información para juzgar la marca de acuerdo con estos criterios.

Más sobre el anodizado con plasma

Filed under: Logística — Gilberto Salas enero 24, 2008 @ 10:04 pm

Hoy hemos tenido el placer de conocer personalmente a Joan Guash y a su señora Rosa, propietarios de la empresa Anodime, con sede en Cataluña y especialista en tratamientos térmicos para metales.
Cuando han llegado, una vez hechas las presentaciones, nos hemos ido a tomar un café a la hora del bocata, con lo que hemos estado concurriditos en el bar. Nos han preguntado por diferentes aspecto del Palacete, porque les ha encantado nuestra sede.
Y entrando al tajo le he preguntado a Joan sobre el proceso que yo había confundido con una deposición física por vapor, explicándome que en realidad es un anodizado por plasma y que la diferencia es que la pieza se sumerge en un baño de una solución ácida y se deposita por anodizado en la superficie. Sería un óxido de titanio con una fuerza de adhesión al titanio de la caja del reloj. Este proceso es una innovación dentro de los tratamientos térmicos sobre titanio, ya que lo que se deposita es un óxido que es ultraresistente en cuanto no se raya con la facilidad de un anodizado. tampoco forma burbujas según nos explicaba Joan como podría ser en un proceso de PVD o de CPD. Así que les enseñamos nuestro PVD y se quedó asombrado de ver la terminación tan correcta y acabada de nuestro Futuro Intuido. Enseguida la pregunta ¿ y dónde te lo han hecho? Respuesta-en la china mandarina. Cara de asentir y explicando que como sigamos así España se va a convertir en un país de servicios, que no lo sea ya.
Luego nos dio unas ideas estupendas para el tratamiento de las cajas, donde no ve problema para la hermeticidad, ya que son unas micras y posiblemente la entrada del cristal permita que haya un acople completo del mismo. Asimismo nos propuso que si fabricamos esferas de titanio o de acero inoxidable podemos hacer esmaltados con colores titanizados o incluso con motivos relacionados con la hora española, que es una idea que vengo dándole vueltas a la cabeza desde hace mucho tiempo.
Nos enseñó los implantes dentales que realiza con el recubrimiento de plasma, que impide que ninguna burbuja de oxígeno del óxido pueda emanar de la superfice oxidada del implante, con el consiguiente problema para el implante en un medio tan agresivo como es el plasma sanguíneo.
El encuentro creo que ha sido muy productivo, ya que también les transmitimos nuestras ideas del tiempo, así como nuestra paciente manera de trabajar, con la sentencia final de Rosa de “sin prisas pero sin pausas”
Un día más en nuestro cuaderno de bitácora.
Saludos amigos EXTátic@s

Certificado de hora española

Filed under: Concepto,Hora Española — Gilberto Salas enero 22, 2008 @ 1:03 pm


Los que somos aficionados a la relojería sabemos que los suizos extienden un certificado de precisión y exactitud a su cronómetros, COSC (Control Officiel Suisse des Chronomètres). Para extender este certificado los calibres de los relojes son sometidos a diferentes pruebas en diferentes planos de movimiento, temperatura, etc. Estas pruebas permiten comprobar la alteración de los movimientos y elaborar unas tablas de precisión para este tipo de calibres mecánicos. Los parámetros o tablas COSCdentro de los cuales un movimiento se puede considerar, dependiendo del tamaño y de la posición está, entre -4,6 y +6,8. Esto significa que los suizos aceptan un retraso de hasta 3 minutos y un adelanto de cuatro minutos al mes en sus “exactos” cronómetros. La medidas las certifican por escrito y se puede comprobar en la web todas las operaciones que realizan para este motivo. La conclusión es que por muy exacto que sea un movimiento mecánico para relojes estos retrasan o adelantan unos minutos al mes. Ahora bien, yo me pregunto si esto es la exactitud suiza, porque para exactos mejor un reloj de cuarzo de los top manta. Cualquiera de esos que no llegan a los 5 euros es más exacto que estos tan “probados” cronómetros suizos, que no fiable.
Por eso nosotros en EXTático hemos hecho un certificado de Hora española. A nosotros no nos preocupa la exactitud sino la fiabilidad. El mecanismo que usamos está afinado como los mejores cronómetros suizos, pero somos conscientes de que los relojes mecánicos permiten una variación del afinamiento que se realiza en el momento de su puesta al mercado. Así lo explicamos con el certificado, que a la vez coincide con el giro que nosotros le hemos conferido a la esfera de tres minutos y medio al mes, que permite un retraso de -7 segundos al día.
En realidad, nosotros lo que queremos señalar con este certificado es que no importa el tiempo medido de la exactitud, que al fin y al cabo no deja de ser paradójico lo del COSC, sino que el tiempo es propio de cada uno singular y eso es lo que comprendemos aquí en España.No se trata de ser impuntual sino comprender nuestra idiosincrasia dentro de nuestors parámetros de la puntualidad ibérica.
Este certificado se extiende a los EXTátic@s una vez que se han dado de alta en el espacio privado a la compra del reloj. Junto con la garantía, el contrato, las instrucciones está el certificado de hora española que es una manera de deslindarnos del tiempo tiránico de la exactitud.
Ya me contaréis qué os parece
Saludos EXTátic@s

Prototipado en resina

Filed under: Ingeniería y Diseño — Gilberto Salas enero 21, 2008 @ 10:59 am

La estereolitografía es el proceso más antiguo para realizar prototipos en resina. El prototipo se construye en resina capa por capa por escáner por un haz de rayos de un laser. Este láser es movido por un espejo que selecciona la capa que va a endurecer, seleccionándolo a partir de un líquido de resina foto-sensible. El laser endurece una capa muy fina de este líquido.

El sistema de escaneado es conducido por un archivo STL creado desde un modelo CAD del objeto. Esto quiere decir, que se crea un software que simule al objeto en tres dimensiones y que el programa permita la simulación y creación del modelo a través del sistema de escaneado.
Cuando una capa se completa, la parte se reduce sobre una plaraforma dentro del baño de resina para que la nueva capa de resina pueda ser eliminada en su superficie. Al final del proceso se necesita un post-curado o endurecimiento del modelo ya solidificado para completar el prototipo.

Este tipo de procesos es el más amplio para el prototipado rápido.
Este proceso es el que nosotros utilizamos en EXTático para comprobar nuetros modelos de relojes. En alguna ocasión lo hemos usado también para comprobar la viabilidad de otros elementos como las cajas de empaquetar los relojes.

En estos momentos es el proceso que estamos utilizando para verificar las formas del Instante Oceánico. Hemos enviado un archivo STL, que es la estereolitografía, que nos va a permitir realizar un prototipo del IO en resina para palpar y ver en 3D el diseño que nosotros hemos creado. Este prototipo estará pintado con el color del acero y de la esfera, con lo que podremos comprobar en vivo el resultado de nuestro diseño. Cuando lo tengamos colgaremos en el foro de EXTático el resultado.

Saludos EXTátic@s

Protohistoria de EXTático: Zara

Filed under: Cuentos EXTáticos,Logística — Gilberto Salas enero 19, 2008 @ 11:33 pm

Cuando creamos EXTático en principio buscamos algunos sistemas de autofinanciación aparte de nuestro capital privado. Así que se me ocurrió la idea de presentar a Zara unos diseños propios, con la esperanza de que podrían aceptar ideas especiales para su compañía.

La idea surgió cuando me di cuenta de que en Zara hace unos años vendían relojes, pero dejaron de hacerlo. Así que pregunté a las encargadas de Alcoy cuál era el problema y me confesaron que era debido a que la empresa que les proporcionaba los relojes no se hacía cargo del servicio técnico. Cuando el cliente se presentaba en la tienda porque se le habían caído las agujas o porque no funcionaba, sencillamente se quedaban con el reloj y les devolvían el dinero, ya que no habían existencias para cambiarlos, con la consabida desilusión del cliente. Entonces se me ocurrió que si les presentaba unos diseños originales para ellos, les ofrecía una garantía de 3 años y un servicio técnico de por vida, me harían un pedido para todas sus tiendas en el mundo. Ya me compuse los números de la lechera y me imaginé fabricando tourbillones para retrasar la hora española.

Una vez tuve los diseños en la mano encontré un contacto directo con el departamento de diseño de Zara en La Coruña y así que me fui para allá con mis relojes en la carpeta. Cuando llegué con el taxi a las instalaciones de Zara me dieron un pase, ya que me estaban esperando las jefas del departamento de diseño de hombre de la marca. Una vez que me autorizaron la entrada a todos los niveles que tenía acceso, me ubicaron en una gran sala minimalista de los 30 departamentos que existían para recibir a las fuentes externas, es decir, yo entre otros. A mi izquierda habían unos chavales que tenían pinta de okupas, que extendían todos sus diseños de camisetas estilo Ghandi encima de la mesa, cuya mirada denotaba ansiedad y esperanza por el posible cambio del imaginado estado “oKupacional” que yo les suponía. En el otro lado, y también separado por unas cortinas de láminas que eran opcionales de moverse e impedir el acceso a la mirada, estaban otros proveedores que en este caso predominaba la “sensibilidad” y traspasaba la frontera del metrosexualismo. De ellos emanaba un aire de soberbia, ya que se consideraban como una fuente externa fija y por ello se sentían con la suficiencia que les ofrecía el pedido seguro. En frente de mí, había un personaje de la España casi profunda, el clásico viajante con peluquín de los años 50, con esa mirada de tombolero que rayaba en lo trilero, que por otra parte es clásica en esta tipología ibérica.

En el centro estaba yo con mi chaleco y una bufanda de cachemir, que me confería una prestancia y un cierto glamour dentro de ese batiburrillo de ejemplares de nuestra España mercante, en los que me incluía jugando a emprendedor agresivo.

Después de esperar casi una hora apareció la “poli” buena. Era la subjefa de diseño que quería que le mostrase los diseños y estos le parecieron muy bonitos. Le encanto la idea de diseños originales, el servicio técnico, la calidad del reloj etc., pero aunque uno es nuevo en esto de jugar al monopoly es perro viejo en otras facetas, así que me di cuenta que lo que le gustaba no era precisamente los diseños. Y esa sensación la confirmé cuando apareció la poli mala, que era la jefa del departamento de diseño. Cuando vio los dibujos de los relojes que les habíamos diseñado, la poli buena no hizo nada más que alabar el trabajo y el gusto estético, mientras que la poli mala los veía con cierto desapego. El colmo fue cuando insinuó que los diseños tenían cierta originalidad, pero que en realidad ellos querían algo así como los relojes de Armani o Versace o D&G. Vamos, que no insinuó nada sino que me espetó a saco que los copiara, y encima me dijeron las polis que si les dejaba los diseños para que los estudiaran. Eso sí, fueron muy educadas y me dieron las buenas tardes y me desearon un buen viaje de regreso a Alcoy.

En fin, que salí de allí “escopetao” para el aeropuerto con la sensación de que jugar a emprendedor es muy bonito yendo de “sobrao”, pero que empezara a atarme los machos porque de ahora en adelante iba a lidiar a porta gayola. Total ese toreo es parte de la hora española y por lo menos extraje una idea para nuestro movimiento.

A partir de aquel momento, ya nunca hemos planteado algo parecido, aunque permaneció la segunda marca que registramos, ya que nos quedamos con los prototipos para Zara. Lo que arriba os expongo es el prototipo de crono que se diseñó para aquella aventura.

Bueno espero que os guste esta aventura de nuestra protohistoria.
Saludos amigos EXTátic@s

Sobre la creatividad y el tiempo vivido

Filed under: Concepto,Filosofía,Innovación permanente — Gilberto Salas enero 18, 2008 @ 8:40 pm


En la antigüedad no se concebían los fenómenos desde una falta de cohesión, a lo que Aristóteles llamaba en griego Efejes, que significa cohesionado. Para él, todo el universo estaba cohesionado tanto en su primera sustancia como en su segunda, que era las cualidades dentro de un tiempo, cronos, que expresaba la realidad de lo que existía. Cuando Galileo midió la aceleración de los cuerpos y la relacionó con el tiempo, apartó esa cohesión de los seres y de las cosas que existían y se cohesionaban intrínsecamente, considerando el tiempo de la velocidad y la aceleración vinculados al tiempo físico y como algo extrínseco de la cosa. A partir de Galileo, la obsesión de la ciencia es medir y matematizar todo fenómeno y toda cosa dentro de la función científica. Así, para que exista una realidad positiva en la ciencia material se necesita que pueda ser medida esa realidad, ya que si no se alcanza esta peculiaridad en el ente, la cosa es una especie de nada. Deleuze explica que hay un plano de composición de la ciencia, que comprenden las funciones científicas que se rigen por lentitudes y formas fijas y referenciales, queriendo expresar que la ciencia es toda una medición, límites de contornos, matemáticas, pero no creación en el sentido que expresa la esencia de la naturaleza, De todas formas, la nueva matemática introduce unos nuevos parámetros de creación, en cuanto nos liberamos de la idea cósmica del tiempo rígido de la antigua ciencia.

Prigogine en su celebre artículo Naturaleza y creatividad explica que los movimientos de los planetas son conservadores, que en realidad es el lugar donde se fijan los parámetros del tiempo físico de la medición, que es el mismo de la aceleración que postulaba Galileo. Es un movimiento que no aporta novedades de ningún tipo, pero a partir de la nueva matematización de la ciencia, Prigogine presenta nuevas condiciones para la innovación, que expresa en la afirmación de que el tiempo y la creatividad están estrechamente vinculados. Antiguamente era el tiempo dinámico de la física, pero Prigogine presenta como el tiempo de la termodinámica, es un tiempo autopoiético a partir de las estructuras disipativas (concepto del propio Prigogine), que se autoordenan en el caos como una nueva forma de entender el tiempo.

Con la física del tiempo medido, todos las cosas eran estudiadas separadamente, ya que el concepto de Efejes, cohesión, desapareció y se introdujo en la mentalidad del científico el estudio de las funciones científicas en base a la separación e individualización de la materia. Prigogine, con su concepto del todo como entropía, explica que el tiempo es un todo de equilibrio termodinámico que se autoordena a partir del caos. Prigogine quiere expresar con este concepto, que los estados de equilibrio tienden al desorden y que a partir del desorden se crean nuevas estructuras a partir del caos. Esto que llamará el tiempo termodinámico es creativo y que el concepto de esta complejidad, introduce un todo de innovación en contra del tiempo físico o de la medición. No hay un acto único de creación y de totalidad, sino que el tiempo entendido desde la termodinámica es creatividad.

Ahora bien, lo que Prigogine explicó dentro de los parámetros de su nueva física, que no es otra cosa que el desarrollo científico de las teorías inspiradas en Bergson sobre la duración, ya lo expuso Aristóteles con el concepto de lo EXTático. Para Aristóteles el EK-stático era un principio de cohesión estructural entre dos tipos de sustratos, la materia física, que era constituida por la Ulé(materia), la forma (eidos o morphe) implicada en esta materia y la materia inteligible, que era su definición conceptual por otra(to ti nh einai). Además, esta unidad estructural de materia estaba cohesionada por el principio sinérgico extático de la dinamis-energia, que era una capacidad de mover y finalizar una estructura en el tiempo. Toda esta unidad era lo que Aristóteles llamaba lo EXTático. Si las cosas o entes o singularidades, que son estructuras materiales dinámicas que se realizaban en el tiempo (lo EXTático), eran consideradas en sí y para sí por los individuos ( katha auto, por sí mismo), se podían cambiar gracias a que su principio intrínseco es dinámico-energético y en relación a una interioridad, al que Aristóteles lo llamaba Orexis, que significa deseo. Este deseo como actividad de la estructura del EXTático, puede dar lugar a una elección en el individuo en cualquier momento y apartarse del caracter del tiempo continuo y vacío del tiempo de la medición. Es el tiempo de la variación y de la elección dentro de la actividad del deseo lo que experimenta lo EXTático, que es cualquier cosa de deseo y de experiencia de la interioridad. Fichte lo llama el sentimiento del querer que no es otra cosa que el yo práctico basado en el Yo absoluto.  Lo extático con minúscula con lo EXTático con mayúscula.

En realidad, queremos expresar que el tiempo medido coarta la creatividad de las interioridades, pero en todos los sentidos, ya no sólo en el arte o en la ciencia, sino en el desarrollo de las vivencias experimentadas del día a día. La rutina, la inflexibilidad y el hastío son partes del tiempo físico, que inexorable va pasando como diría Omar Khayam. El tiempo propio no pasa, se vive y se desea vivir, experimentándose conjuntamente con la gente que nos rodea. Esta experiencia siempre es creativa de afectividad y de cambios en la elección del proyecto de vida. Por eso nosotros siempre decimos que “deseamos vivir el tiempo”

Empresa trilera

Filed under: Concepto,Logística — Gilberto Salas enero 17, 2008 @ 11:51 am


Nuestro EXTático Carlos ya escribió un comentario en el blog sobre la posibilidad de que una empresa sea trilera, y no porque más o menos venda una publicidad de algún modo “tomboleril”, sino que existan una sucesión de engaños malintencionados, por lo que entonces hablamos de una empresas trilera. Es un nuevo personaje conceptual para nuestra clasificación, que incluirá otro apartado sobre el tiempo.

El problema del tombolero es que si bien vende suerte por lo menos vende algo aunque sea un boleto en el que nunca está el jamón, pero la muñeca muchas veces toca. Pero el trilero es el que enmascara la realidad conscientemente de que está engañando al cliente y quiere extraer el máximo de beneficio en su transacción, lo que casi es una estafa. El ser un poco tombolero es parte de nuestra idiosincrasia, ya que nos gusta mucho vendernos a nosotros mismos y que nos vendan, pero sin maldad. Es un problema del comprender el tiempo como el ahora y no hay nada más seductor que el lenguaje y lo que procede de él. Cuatro palabras bien dichas en el momento adecuado realzan la autoestima o seducen para una idea o un producto. Es decir, hay que ser algo tombolero para vender, pero siendo colono, dando confianza y teniendo claro que detrás hay una buena idea que sustenta las palabras.

Pero el trilero es un personaje conceptual negativo, ya que domina el engaño, la estafa y el daño a la gente. Es un mal personaje que sólo intenta el provecho propio a sabiendas que lo que vende y sus productos o no existen o son muy deficientes o solo tienen palabras. Y este tipo de empresas todavía existen en el mercado. Una de ellas, con un gran aspecto de solvencia y solidez, ha intentado hace muy poco registrar nuestra marca en Asia, colocando páginas porno en nuestros enlaces para que caigamos en la tentación de comprar todos los dominios y marcas de internet que tengan relación con EXTático. El problema es que si les haces caso, va empezar una sangría por todas partes que va a ser muy difícil parar. Así que lo mejor es ignorarlos, porque dudo mucho que en Asia vayamos a vender algún reloj.

De todas formas el trilerismo llega cuando te dan gato por liebre, aunque en las empresas del sector no creo que exista este tipo de personaje conceptual en cuanto al producto, pero sí en cuanto al servicio, que en realidad es parte consustancial. Muchas empresas te ofrecen una garantía por algo que muchas veces no cumplen o te explican que tienen un gran servicio técnico y a veces el reloj, si ha sufrido algún percance y lo has llevado a reparar, no lo ves en varios meses.

Creo que el problema general de las empresas es la falta de transparencia y ese es un factor que permite a su propia personalidad pasar de tombolera a trilera, a veces sin darse cuenta porque la falta de transparencia es sinónimo de oscuridad y es porque hay algo que ocultar. Ese carácter de la personalidad puede hacer daño a la gente, y consecuentemente ser un mal personaje conceptual.

Espero amigos que nuestra empresa sea siempre lo más transparente posible para no caer en todo lo que criticamos

Un fuerte abrazo amigos EXTátic@s

Next Page >>>