EXTático

El concepto de pliegue en relación a lo EXTático

Filed under: Filosofía — Gilberto Salas noviembre 29, 2007 @ 7:44 pm


He tenido que leer a Hegel en profundidad para comprender el concepto de pliegue de Deleuze, que encima es el título de mi tesis doctoral. Siempre me queda el consuelo de que Emilio Lledó, un gran filósofo español y amigo me contaba que cuando era profesor de instituto explicó durante muchos años a Kant sin comprenderlo hasta que un día después de bastantes años, como un Ereignis heideggeriano o una Visio agustiniana vislumbró a Kant finalmente. Y es que la filosofía es el estudio histórico de los conceptos filosóficos. Que nadie intente comprender el sujeto de Aristóteles de Hegel o de Foucault sin haber hecho un largo recorrido por la historia conceptual filosófica.
Ahora bien, voy a intentar describir lo que significa un pliegue y cómo lo podemos explicar en relación al concepto de EXTático con pocas palabras, difícil esto, y claramente.
Imaginaros que hay un sujeto que abarca todo y piensa por conceptos filosóficos, siente por percepciones que tienen vida propia como decía Hume y conoce por las funciones científica como el teorema de Pitágoras. Pero este sujeto le vamos a quitar toda forma, figura y lo imaginamos un todo vacío-lleno de abstracción real. Es decir nada que se parezca a un hombre ni a un cuerpo sino que es vacío de forma, pero lleno de abstracciones reales como los conceptos, sensaciones y funciones científicas. Ahora ya no lo llamamos sujeto sino superjeto. Entonces ¿qué somos nosotros? En principio hay que pensar que no somos nosotros ni yo sino productos de ese pensamiento superjeto que forma una interioridad a partir de lo está afuera. Deleuze evita hablar del yo, tú, las cosas, para hacer un ejercicio de ruptura con el sujeto representado para pensar una interioridad plegada o pliegue del ser. Esto significa que se aparta de la idea de sujeto-hombre y se permite expresar una explicación diferente,crear ideas nuevas u incluso otro pliegue en el superjeto o pensamiento-cerebro como lo llama él. Por ejemplo, ahora se puede exponer la idea del tecnohombre como el hombre-ordenador-coche-móvil, que también sería un pliegue del pliegue, con una interioridad plegada.
Ahora bien este nueva forma de sujeto como una interioridad plegada, una especie de yo pero sin serlo,según Deleuze, piensa y es pensado lo que es exterior como tiempo, como memoria de repetición de la diferente. Lo que se da cuenta este sujeto plegado es que lo que se repite, y la repetición es lo universal, es lo diferente, lo particular y esto es tiempo. Si habéis llegado hasta aquí os diré que para comprender esto a mí me ha costado muchos años.
El tiempo es un pliegue y este pliegue es un pensamiento del superjeto. Ahora bien, para Deleuze este pliegue no es espontáneo, es decir, no tiene capacidad de elección sino que es un autómata y por eso no elige te eligen. Así, Cortázar decía que no es que te regalan un reloj espontáneamente por un tú o un alguien sino que lo abstracto real del pensamiento sujeto, hace de ti el regalo para el reloj, tú eres elegido, tú eres el regalado. Esta idea la explica en su libro El Pliegue como que el sujeto es un punto de inflexión entre lo plegado externo-interno. De todas formas, la idea de una nueva desubjetivación es interesante en cuanto que el sujeto tiene unas características nuevas como el de establecer nuevos límites, pero el problema está en su falta de espontaneidad, con lo cual todas las ideas de actividad de lo propio quedan apartadas o se vuelcan en el superjeto como origen de la actividad, donde el nuevo sujeto plegado es un autómata de las frivolidades de ese superjeto. Por eso, a mi juicio, el nuevo hombre o el nuevo plegado es más bien, memoria y acción pero en estado propio y singular.
Ya se tiene una interioridad plegada que intuye que eso-ello es tiempo. Pero ¿cómo se transmite a la materia? Deleuze dice que el pliegue es como una capilla barroca. El piso de arriba es la interioridad plegada, el pensamiento virtual, el alma, pero no el alma cristiana sino algo parecido a la esencia, la idea, el espíritu y en nuestro caso el espíritu del tiempo. Entonces, el piso de abajo es la materia, la actualización de lo virtual, la materialización de la idea. Entonces EXTático tendría la imagen de una capilla barroca de muchos pliegues externos e internos (ya sabéis como es el barroco pliegues y mas pliegues), donde la idea es el concepto de tiempo propio, la hora española (ver blog del surfista), las tecnologías del estar-bien, el concepto del trabajo activo, la unidad estructural de lo extático en Aristóteles, la intuición y la memoria de Bergson, la actuosidad de Hegel,etc etc., que serían todo ellos pliegues del pliegue, el alma del pliegue EXTático. El piso de abajo es la materia de EXTático, pliegues de la materia y esto es no solo el EXT(reloj) sino la entidad gilberto-surfista, alex-diseño, mónica-marketing, susa-gestión, sitios extáticos, amigos-clientes extáticos, maestros-reloj-movimiento, productor-global, charo-técnico etc. que componen el piso de abajo como entidades no subjetivas sino plegadas de exterioridad y relación.
Y entonces surfista-gilberto, ¿dónde se concreta más en el piso de abajo de la capilla barroca del EXTático? ¿cómo se puede actualizar ?Pues en el blog, en el espacio privado de los EXTáticos y por supuesto en el reloj. Allí se materializan y actualizan todos los pliegues del alma, todas las ideas, las esencias del tiempo propio, la memoria, nuestras tecnologías, tanto en el foro de EXTático, en las instrucciones, en la memoria del servicio técnico, el historial de las comunicaciones y el blog.
Casi diría que la filosofía de Deleuze es una versión sin sujeto de Hegel tamizado por Bergson y con superjeto, pero esto es otra historia para el blog del surfista.
Siento haberos dado caña hoy, pero hay que hacer una relectura en las próximas entradas y los años venideros. La filosofía nunca es flor de un día, aunque en su lectura algo queda.
Os paso un enlace de Deleuze
Saludos amigos EXTátic@s

Sobre Deleuze

Encuentro con tiempodelujo y La Merced

Filed under: Logística — Gilberto Salas noviembre 28, 2007 @ 10:21 am

Ayer estuvimos en Barcelona por dos motivos, conocer personalmente a Carlos e Isaac de tiempodelujo.com y concretar el proyecto del EXTático Tipo 1, que como sabéis es nuestro movimiento.
Nos fuimos en taxi ya que así podíamos hablar tranquilamente y no estábamos pendiente de la carretera. Habíamos quedado con Carlos e Isaac en el Restaurante del Hotel Neri, un sitio encantador al lado de la Catedral. Cuando nos presentamos empezamos a hablar como si nos conocieramos de toda la vida hasta el punto de que el mètre nos tomó nota un cuarto de hora después y nos dijo que había tardado porque se había percatado que hacía mucho tiempo que no nos veíamos, a lo cual le contestamos que nos acabamos de conocer. Se quedó traspuesto. Y es que se portaron tan bien cuando estuvo Mónica en Barcelona que para nosotros son amigos desde ese mismo momento, aparte de ser unos EXTáticos de pro.
La conversación fue muy amena, fluida y divertida. Hablamos de muchos temas aunque por supuesto el tema principal fueron los relojes. Podíamos haber estado hasta la noche y seguir conversando pero teníamos que estar en La Merced a las seis. Osea que tres horitas se hicieron muy cortas.
Cuando llegamos a La Merced nos estaban esperando J.Matas y E.Farré. Empezamos a saco. Les enseñamos el protocolo que habíamos preparado sobre el movimiento y empezamos a hacer un esbozo del EXTático Tipo 1. Los criterios iniciales son los siguientes:
1º Platina de 38mm con una altura de 6mm aproxidamente con los puentes.
2º 18.000 alternancias
3º Doble barrilete con reserva para tres días.
4º Indicador de reserva de marcha posterior para fondo visto
5º Puentes individuales según presupuesto
6º Supresión de rueda de segundo.
De todo lo expuesto inicialmente no va a ser posible suprimir la rueda de segundos, pero sí que podemos variar la velocidad de 60 a 70 por ejemplo, es decir, un desmarque del tiempo medido exacto que proporciona la rueda de segundos y que signifique un tiempo diferente al estándar que es el tiempo EXTático. Así a esta rueda hemos decidido llamarla la rueda EXTática, la que está-fuera-del-tiempo, pero siempre avanza circularmente como nuestro proyecto de vida.
Después de realizar a mano los bocetos del movimiento y hacer números del tren de engranaje, nos dieron los deberes que teníamos que hacer en la oficina con Charo. Alex y yo nos pasamos todo el viaje de vuelta pensando cómo teníamos que hacer las piezas en el Inventor. Llegamos un poco cansados pero estusiasmados con todo lo que había ocurrido en nuestra visita a Barcelona.
Os paso los enlaces del Neri, Carlos e Isaac y de los maestros relojeros.

Hotel Neri

Tiempodelujo.com

Eduar Farre

Josep Matas

LA BÚSQUEDA DE LOS ELEMENTOS. Primera parada, Suiza

Filed under: Logística — Gilberto Salas noviembre 25, 2007 @ 9:58 pm


Ya sabéis cómo surgió la idea de EXTático, allí en la playa de Gandía, pensando en el tiempo que pasa y de los españoles, aunque mi interés por el tiempo proviene desde que tengo uso de razón, pero os voy a contar algo por qué me decidí a fabricar relojes.
En principio pensé que la idea había que reflejarla en un reloj, con lo cual había que fabricar un reloj que fuera hecho por nosotros. Nos decidimos a contratar un ingeniero de diseño industrial que no estuviera viciado por el campo actual de la relojería. Así que tenía que empezar con nosotros y que nos formásemos con ideas nuevas.
Lo primero que hicimos es elegir el movimiento que fue el 6498-1 que es el que mejor se adapta a nuestra idea y diseño. Así que contacte con ETA para indagar qué requisitos tenía que satisfacer para comprar mecanismos. Me dieron un formulario para que rellenara lo más sinceramente posible. En él me preguntaban qué cantidad calculaba que iba a facturar nuestra compañía siendo clientes de ellos. Por supuesto que les dije que eso era como el cuento de la lechera, si facturo tanto ganaré tanto, y les expuse que no tenía ni idea, que posiblemente los primeros años muy poco. La respuesta a mi sinceridad fue negativa. Primera lección, mientras mas morro le eches al asunto mas se van a creer lo que les dices, o por lo menos justifican el riesgo con cuentos de hadas. Y es que actualmente los mercados financieros se establecen bajo factores de alto riesgo, que no es otro que el cuento de la lechera pero en plan brocker, es decir, a lo bestia.
Total que me fui a Suiza a ver si con mis planos y mis proyectos me hacían caso.
Cuando llegué a las oficinas de Grenchen la verdad que todo fue amabilidad. Cristine, nuestro contacto me atendió perfectamente. Me estaba esperando el delegado para España, que no sabía ni torta de castellano. Cuando le dije que era español que quería ser cliente y todo lo que pasó, me empezó a hablar de lo bonita que era España, que si sus amigos gallegos le hacían una queimada, que si el pulpito, que si va todos los veranos y se acuesta a las tres de la mañana (será porque no conoce la playa de Gandía). Digo yo que debe de haber un idioma común que es el del buen vivir y parece que es de lo único que les interesa de nosotros. En fin después de haberme tragado hasta las recetas de los pimientitos de Padrón, accedió a hacernos clientes de la compañía. También fue amable para darme otro contacto por si no tenía suficientes 6498-1 para nuestros EXT por los problemas que tienen en proporcionar movimientos.
Este episodio lo viví en cada una de las compañías suizas que visité para los diferentes elementos de los EXT y aunque ya sabéis que los otros elementos no los fabricamos allí, mi búsqueda por aquellas tierras me transmitió la idea de que aquí en España sabemos disfrutar de nuestro tiempo. Claro que no fue el momento oportuno para contarles que en España estamos muy deprimidos por el problema que tenemos en relación al tiempo medido y el tiempo propio como os expliqué en el post “Sobre el concepto del trabajo”.
El próximo post sobre logística tendrá mucha salsa
Saludos futuros EXTátic@s
Os paso el enlace de ETA que podéis acceder a los planos de movimiento

Eta clientes

Espacio virtual. Contrato

Filed under: Nuevas tecnologías — Gilberto Salas noviembre 23, 2007 @ 10:38 am

Ya sabéis lo del espacio privado y todos sus apartados. Hoy os explicaré la manera en que apostamos en EXTático por internet.
El problema que hay actualmente en la compra por internet de artículos de alto precio es la desconfianza del comprador en las transacciones de esta índole. Pay-pal, Visa etc., no generan suficiente seguridad para realizarlas, así como cierta indefensión a la hora de cualquier reclamación por algún problema acaecido con el vendedor.
Nosotros eso lo hemos solucionado con la empresa e-contratos. Esta empresa es un gabinete de abogados internacionales que trabaja para empresas de alto nivel de facturación, donde este tipo de transaciones están al orden del día. Así el modo de operar es el siguiente. Cuando un cliente se interesa por un EXT y rellena el formulario que aparece en ADQUISICIÓN en nuestra web de EXTático, nosotros remitimos este formulario con sus datos a este despacho de abogados. Ellos se ponen en contacto con el cliente en cualquier parte del mundo, dando fe de nuestra firma en el contrato, proporcionando al cliente un número clave para entrar en su web y realizar la operación a través de ellos. Significa que los abogados dan fe, como si fueran notarios, de la transacción de las dos partes. Es decir, si nosotros inclumplimos el contrato por alguna razón el cliente esta protegido, no solo por la garantía, que eso es aparte, sino por el contrato que lo defiende con todo el derecho que le otorga la ley.
Este contrato, una vez firmado el cliente tiene acceso por dos partes. Uno en su número clave de acceso a la web de e-contratos. Otro en el apartado que nosotros hemos reservado en el espacio privado. Allí pueden acceder al contrato cada vez que quieran para comprobar cómo se ha estipulado el mismo por parte de los dos contratantes, cliente y EXTático.
Como siempre esto es una novedad en el campo de la relojería y de la venta por internet. Por eso el problema que surge es que la mayoría de la gente es reacia a firmar nada, aunque el contrato defienda sus intereses por encima de los nuestros, ya que a cualquier compañía le interesa mas bien el cobro y el “si te he visto no me acuerdo”. Nosotros nos obligamos a cumplir todos los términos del acuerdo que hayamos llegado con el cliente, es decir, calidades, características técnicas, formas de pago, garantía de la garantía, servicio técnico, servicio de atención al cliente, espacio privado etc., y así todo lo que ofrecemos en EXTático a nuestro cliente-amigo. Con esto cumpimos las normas de la ley de bienes y consumo de 2003 donde la empresa tiene que responder directamente a cualquier transacción que se produzca con el cliente, y que mejor forma que tener un espacio privado donde su contrato aparezca cada vez que lo desea. La protección al consumidor no puede ser mayor.
De todas formas, lo bueno que tiene ser el primero es que a las empresas antiguas les va a costar mucho esfuerzo en tiempo y dinero para poner en marcha este tipo de acciones tecnológicas. Y no dudéis que esto es el futuro. La apuesta por las nuevas tecnologías es lo que conformará el flujo interno de las empresas de la próxima decáda. La noticia buena es que nosotros estaremos allí y los EXTátic@s tendrán su espacio privado.
Saludos futuros EXTátic@s
Os paso el vínculo con la empresa de abogados e-contratos

e-contratos

El ritual de dar cuerda a un reloj

Filed under: Concepto,Movimiento — Gilberto Salas noviembre 22, 2007 @ 1:18 am


Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente el reloj, que los cumplas muy felices y esperamos que te dure porque es de buena marca, suizo con áncora de rubíes; no te regalan solamente ese menudo picapedrero que te atarás a la muñeca y pasearás contigo. Te regalan —no lo saben, lo terrible es que no lo saben—, te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo, que hay que atar a tu cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgándose de tu muñeca. Te regalan la necesidad de darle cuerda todos los días, la obligación de darle cuerda para que siga siendo un reloj; te regalan la obsesión de atender a la hora exacta en las vitrinas de las joyerías, en el anuncio por la radio, en el servicio telefónico. Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. Te regalan su marca, y la seguridad de que es una marca mejor que las otras, te regalan la tendencia de comparar tu reloj con los demás relojes. No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj. Cortázar, Julio; Historias de cronopios y de famas, Buenos Aires, Sudamericana, 1994

Empiezo este post con la referencia tan cautivadora sobre las instrucciones de dar cuerda a un reloj en el famoso cuento de Cortázar. En él Cortazar comprende que el regalo de un reloj no es una ofrenda de un objeto llano y amorfo en cuanto al sentido del tiempo. Es la dádiva de una entidad en cierto modo perversa, que sin saberlo te encadena al tiempo medido. Cortázar presenta esa misma metáfora como el reloj que se ata a la muñeca, una manera de esclavizarse al tiempo sin conciencia, de lo impersonal reflejado en el objeto que inexorable mide el tiempo que no te pertenece.

Sin quererlo relaciona un reloj suizo con la obsesión por la hora exacta y la obligación de darle cuerda todos los días. Lo que te ofrecen es en realidad un contrato para que aceptes las normas que impone el tiempo de la medición, el tiempo suizo con todos sus parámetros de exactitud y de marcas, despersonalizándote, extrayéndote lo que es propio de ti que es tu tiempo. La intución de Cortázar fue increíble en la visión de un objeto sin alma que es el reloj del tiempo medido. De ahí que el momento del ritual de dar cuerda a un reloj se convirtiera en el máximo instante de la alienación del hombre que vive dentro de la existencia inauténtica. Es dar tu tiempo al tiempo, el tiempo de tus vivencias de tu manera de ser al tiempo impersonal, al del trabajo alienado, al de la exactitud, al de las normas inflexibles, a la rigidez, a la inseguridad de lo otro, a la superficialidad de la marca universal.

En cambio, para nosotros el dar cuerda a un reloj es el momento EXTático mas importante del día, convirtiéndose en el más deseado del tiempo propio. Y eso ocurre cuando has cumplido con tus minutos matutinos dedicados a las tecnologías del cuerpo. Ducha, desayuno, leer el periódico y en ese instante, antes de ponerte en marcha se activa el ritual con un pequeño periodo de meditación, una tecnología del espíritu. Primero recojo mi EXT entre mis manos del lugar de donde descansa a mi lado durante la noche. Lo percibo con esa esfera girada que me recuerda que el tiempo es mío, de Gilberto, destacando los reflejos plateados de las agujas y la caja, donde distingo unas sensaciones estéticas que nunca me cargan. Sujetando la caja con mi mano izquierda, desenrosco la corona con mi otra mano y la extraigo hasta que siento el siempre cautivador click de la posición para el remontuar. Empiezo a darle vida hacia adelante, como la flecha del tiempo e imagino que transmito mi aliento y soy el artífice de cada ciclo, de cada lapso, de cada giro al alma de mi existencia. Cuarenta vueltas cumplen con un entre-ahoras. Enrosco la corona y abrazo me abraza un trozo de mi vida, que esta noche dormirá a mi lado guardando mi ausencia.
Este es el modo en que los EXTátic@s entendemos cómo se tiene que vivir ese momento.

Mónica en Rabat y Pamies

Filed under: Logística — Gilberto Salas noviembre 20, 2007 @ 12:53 pm


La semana pasada Mónica estuvo enseñando nuestros EXT en las diferentes joyerías de Barcelona. La verdad que se pateo todo el Paseo de Gracia y recogió mucha información directa sobre nuestra idea.
En primer lugar, hubo relojerías que la recibieron muy bien y otras no tan bien. En el caso de Rabat y Pamies el recibimiento fue muy correcto e incluso en Pamies agradable. En Rabat Mónica se quedó sorprendida de la cantidad de gente que había por todas partes. Allí fueron directamente al grano, es decir, que cuando Mónica explicaba la idea de Hora española, espacio privado etc, le dijeron que enseñara los relojes. La verdad que les gustó mucho, pero le comunicaron que teníamos muy pocos modelos. Es lógico si se comprende el volumen de negocio que allí existe.
En Pamies profundizaron más en la idea y también caló hondo. Parece que aquí apuestan por ideas mas novedosas, pero la competencia entre marcas es dura. También vieron pocos modelos.
Después de patearse media Barcelona la conclusión que extrajo fueron las siguientes:
1º El buen acabado de las cajas, la alta calidad que se comprobaba era norma general de observación en todas las relojerías.
2º Impresionaron las esferas giradas y sobre todo las dobles esferas.
3º Las correas con nuestro signo de distinción con pespunte rojo e interiorr rojo también un acierto.
4º Prácticamente nadie se interesó por el espacio privado y nuestra apuesta por las nuevas tecnologías.
5º La idea en sí de hora española y tiempo propio gustó mucho
6º Hay una impresión de ver si esta idea es flor de un día o va a tener una continuidad. Por eso nos esperan con mas modelos tanto en febrero como en junio.
7º Los relojes en su conjunto gustaron muchos porque los veían diferentes.
Por otra parte Mónica conoció personalmente a Carlos e Isaac de la web tiempo de lujo. Creo que sintonizaron desde el principio. Les encantaron nuestros relojes así como la idea y nuestra apuesta por las nuevas tecnologías. Se quedaron con la impresión de que tanto ellos como nosotros puede que estemos bastante adelantados a nuestro tiempo. En mi caso es un problema perenne.
Os paso el enlace de su web

Tiempo de lujo

El rostro del tiempo

Filed under: Cuentos EXTáticos — Gilberto Salas noviembre 19, 2007 @ 2:21 am


Arnaldo Sáenz había vivido toda su infancia en la Caracas de los años 50. De padre andino y madre española, su carácter se había construido con el bagaje arquetípico de dos culturas de la misma procedencia, pero no sincrónicas. Por un lado, la del patriarca, que procedía de una familia de recio abolengo y costumbres ancestrales, donde el respeto del hijo al padre rozaba lo episcopal. Un trato distante y reverencial, en el cual el jefe de familia demandaba pleitesía y obediencia ciega. Las palabras eran sagradas y la opinión rayaba por su ausencia. Por este motivo, una fracción del carácter de Arnaldo se forjó en la idea de que lo que existe es inmóvil e inmutable, que todo era Uno y que ese Uno debía de ser un Dios como lo era su padre. Por otra parte, su madre le aportó una perspectiva contraria. Ella era una española de pura cepa, que había vivido la guerra y la posguerra, experimentando el significado del cambio con toda su crueldad, pero a la vez con la realidad que implica la condición de lo vital. Su madre le narraba cuentos de la guerra civil como cuando sobrevivió al bombardeo del mercado en Alicante, una mañana atroz en la que una bomba destrozó el tranvía en el que iba a subir y no logró, ya que estaba completamente atiborrado. Por ese reverso de su carácter Arnaldo percibía la vida en eterna contradicción, a partir de la inmutabilidad de la esencia hacia el movimiento continuo, desde el uno a lo otro. Creía que él y sus padres iban a vivir eternamente, pero con la sensación de que aquella bomba del cuento le estaba reservada a él y le aguardaba en algún tramo de su destino.
Su padre era viceministro del Ministerio de Comunicaciones, cuya sede estaba en Las Torres del Silencio. Pertenecía a la élite política del gobierno de Pérez Jiménez, el gordito, como le llamaban cariñosamente muchos de sus allegados. Arnaldo acompañaba muchas veces a su padre al lugar de trabajo y escuchaba cómo se formaban los proyectos de infraestructura de la Venezuela de los años 50. La autopista Caracas La Guaira, La Panamericana, las redes de autopistas como el Pulpo o La Araña fueron obras que se desarrollaron bajo la mirada de sus vivaces pupilas.
Arnaldo y su padre transitaban todos los días que iban al Ministerio por delante de una relojería, que exhibía en su escaparate un reloj suizo automático de oro. Transcurrían largo tiempo contemplándolo hasta que una mañana el padre de Arnaldo se decidió y franqueó el umbral de la tienda. Arnaldo apreció el modo en que un objeto tan deseado por su padre podía comunicar una agradable complacencia. Al salir del establecimiento su padre le declaró:
– Cuando yo muera el reloj pasará a ser tuyo. Lo que te transmito no será solo un objeto para medir el tiempo, sino la esencia de nuestra familia, nuestra tradición.
Arnaldo resultó muy impresionado por estas palabras. Esa es la primera vez que percibió que la muerte era compañera de viaje, incrustada en un objeto como ese reloj y que en algún tramo de su destino, también le pertenecería.
Aquel mismo día, al subir a la oficina, los empleados estaban asomados a las ventanas de la torre. Uno de ellos le dijo a Arnaldo que no se acercara, ya que no debía de ver lo ocurría en la calle. En un descuido Arnaldo se aproximó hasta el gran mirador de cristal de la oficina de su padre y allí distinguió lo que pasaba. Le pareció que unos hombres jugaban a policías y ladrones, donde algunos caían y otros no se levantaban. Cuando terminó la refriega bajaron de la oficina él y su padre pasando por delante de aquellos hombres. Los que antes aparentaban haber estado jugando permanecían tumbados en el pavimento. Pero lo que percibió fue la sangre esparcida por el suelo y uno de esos jugadores mirándole fijamente, con una mirada extraña, perdida e incomprensible. Era el rostro de la muerte.
Su padre le dijo que “el gordito” se había ido y los había abandonado. Se esperaban malos tiempos para la familia y que por lo tanto se tendrían que ir a España. Los días posteriores a aquel incidente, no paraba de sonar el teléfono. Cada vez que lo contestaba su madre la angustia era más que evidente. Una noche se sintieron unos disparos que rompieron varios cristales de la casa de Arnaldo. El viaje a tierras maternas no se hizo esperar.
Los años en la madre patria completaron la formación del carácter de Arnaldo, pero nunca olvidó aquel incidente. Soñaba con aquella cara, que se había convertido en parte de su vida. Aquel día se topó con la muerte dos veces, la primera cuando su padre adquirió el reloj y le habló de ella, y la segunda cuando vislumbró su rostro con esa mirada incomprensible, que él pretendía descifrar. Lejos de angustiarle quería entender el enigmático atisbo que revelaban aquellos ojos de la muerte mientras lo miraban. Pretendía alcanzar la esencia de su significado y esta idea le atormentaba ininterrumpidamente.
Un día leyó un anuncio de la embajada inglesa en el periódico solicitando voluntarios para ir a Rodhesia. En realidad era una manera de contratar mercenarios para una guerra que estaba perdida antes de empezar. Arnaldo aceptó la invitación y viajó en busca de una réplica a su pregunta, qué piensa la muerte sobre la vida, qué sueña el fin sobre la duración. Buscaba un conflicto para encontrarse cara a cara con el destino, con el rostro que ya en su infancia intuía como la respuesta.
No se supo nada más de Arnaldo hasta varios años después. Un día apareció un compañero de fortuna en casa de su madre. Les comunicó que Arnaldo había estado luchando todo el tiempo en la vanguardia, aceptando siempre las misiones más comprometidas. Un obús le cercenó las piernas mientras se acercaba a un poblado nativo. No tardó mucho en morir. Su madre llorando interrogó a su compañero si había legado algún escrito o algún objeto y si había pronunciado algunas palabras antes de morir. El camarada respondió que no había dejado ninguna nota y que en sus pertenencias solo se hallaba aquel reloj que le entregó su padre antes de morir. Pero sí le comunicó que sus últimas palabras antes de expirar, con una expresión que denotaba asombro y extrañeza, fueron “no lo sé”.

Espero que os haya gustado
Saludos futuros EXTátic@s

Historia de las agujas

Filed under: Ingeniería y Diseño — Gilberto Salas noviembre 15, 2007 @ 1:22 pm

Vosotros sabéis que todos los elementos de EXTático son hechos y diseñados por nosotros. No recurrimos a catálogos industriales porque, aunque sean bonitos algunos de estos elementos, se pierde el alma del diseño y de la idea. Cuando diseñamos las primeras agujas y vimos el prototipo, nos quedamos muy desilusionados. Eran francamente feas.Parecían unas agujas de un reloj de la casita de Pin y Pon. Vuelta a empezar. Las segundas quedaban un poco mejor, pero no eran bonitas. No trasmitían nada de la esencia de nuestra marca. También estaban fabricadas en latón, ya que la mayoría de los fabricantes las hacen en este material para evitar que el peso de las mismas afecte de alguna manera la sensibilidad del mecanismo. Si las primeras tenían excesivo color rojo y brillante, en las segundas la combinación negro-rojo y la forma de las mismas les daba un aire bastante original, pero deficiente en cuanto la estética. Así que decidimos abrir molde para otras agujas, es decir, el tercer molde. La forma no es muy novedosa pero la combinación de colores y la longitud son ideales para nuestro primeros EXT así como el grosor.
Al final, cuando vimos los prototipos de las agujas nos encantaron hasta tal extremo que de momento son “marca de la casa”. Hasta que no salga el nuevo diver, donde todos los elementos son, otra vez, abiertos por y para nosotros, seguimos con estas agujas para cada modelo nuevo que estamos sacando. Deciros que las agujas son de acero, que en algunos modelos son pulidas y en otros satinadas. Eso sí con nuestro color 32 c de Pantone, igual que el logo EXTático. Ya sabéis que el rojo significa acción y por eso va incorporado a la “flecha del tiempo”, circular, reversible e irreversible, los dos tiempos entran en el concepto de EXTático.
Ese es uno de los motivos por el cual el precio del reloj se ajusta al trabajo realizado para conseguir plasmar la idea de EXTático-Hora española. Si hubieramos tirado de catálogo posiblemente el EXT estaría mucho mas barato, pero todos estos cambios como la apertura de moldes, espacio privado, contrato con abogados, servicio técnico etc. nos ha llevado un poco más lejos de lo que hubieramos querido. Por otra parte somos conscientes de que esto nos limita el target aunque también nosotros pensamos que la idea es tan original que hay que abrir un nuevo nicho de mercado. Este será el del profesional o empresario autónomo, que le gustan los relojes, al margen de grandes complicaciones que no va a utilizar, que sean originales limitados y que se identifique con nuestra peculiar forma de ver el tiempo.
Os paso un plano que hicimos de las agujas. Creo que hay alguna pequeña rectificación posterior, pero son prácticamente igual a lo que véis en este plano
Saludos futuros EXTátic@s

Cluster de aeronaútica y aeroespacial con EXTático

Filed under: Ingeniería y Diseño,Logística — Gilberto Salas noviembre 12, 2007 @ 5:26 pm


Hoy nos han dado la noticia de que hemos sido admitidos como socios dentro del Cluster o grupo de empresas de Aeronaútica y Aeroespacial de la Comunidad Valenciana. Os pongo un texto sobre el cluster o grupo y su explicación.
El objetivo del Cluster AERO CV es la potenciación de un sector empresarial en la Comunidad Valenciana que agrupe las actividades dedicadas a la producción de bienes y servicios para la construcción Aeronáutica y Aeroespacial y los sectores relacionados con ambas, como pueden ser defensa, energía (convencional y renovable). Aquellas actividades industriales y de servicio, que operan tanto dentro de y a partir de sectores tradicionales del entramado productivo regional como en actividades totalmente emergentes, se caracterizan por su alto contenido innovador respecto de lo que constituye el tejido preexistente. Ellas están dando paso a nuevas oportunidades empresariales que están posibilitando la aparición de una base industrial diferente que viene a diversificar la gama productiva de esos sectores maduros.
La finalidad perseguida es el consolidar un tejido productivo en la comunidad que hasta ahora no tiene consistencia propia ni tiene raíces inmediatas y directas con la tradición productiva en ella. El sector de la construcción Aeronáutica y Aeroespacial se considera estratégico desde dos puntos vistas independientes pero complementarios: por una parte, se revela como una actividad de gran futuro ligada a la expansión de la navegación aérea en todo el mundo, particularmente en Europa y los Estados Unidos, que demandará la producción creciente de aeronaves para transporte de pasajeros y mercancías como para la propulsión de instalaciones e instrumentos al espacio.
La alta concentración en el tejido industrial Valenciano de empresas de desarrollo y fabricación de materiales y componentes, ha evolucionado con la incorporación de nuevas tecnologías y la generación de conocimiento en la aparición de una actividad de alta especialización productiva e intensiva en investigación, cada vez más orientada al sector aeronáutico- aeroespacial, habiéndose constituido el Cluster AERO CV, un verdadero conjunto de industrias auxiliares de este sector, especialmente en el ámbito de los materiales/composites, bienes de equipo/mecanizados y gestión logística.
Los principales agentes de apoyo a la innovación del Cluster AERO CV, liderados por la Universidad Politécnica de Valencia, a través de la Escuela Superior de Alcoy (EPSA), coinciden en que una adecuada articulación del sistema de innovación de este sector, que catalice la cooperación y los intercambios colaborativos entre las pymes y los demás elementos del Cluster puede impulsar la competitividad del sector y por ello asumen el compromiso de creación y organización del Cluster AERO CV, la definición de un Plan Estratégico y su puesta en acción como una de las herramientas prioritarias para el cumplimiento de los objetivos expuestos.
Nosotros esperamos aportar nuestros estudios en diseño y sobre todo en materiales, ya que nos ha fascinado siempre la relación entre los nuevos materiales y los relojes. Esas ideas y nuestra labor diaria de investigación, también las podemos aportar a ese futuro avión de la Comunidad Valenciana. Un sueño, pero también EXTático era otro hecho realidad.
Saludos EXTáticos y enhorabuena por lo que nos toca.

Toledo sitio EXTático

Filed under: Hora Española — Gilberto Salas noviembre 10, 2007 @ 10:31 pm

Uno de los mayores atractivos que posee la ciudad de Toledo es haber contenido una mezcla de culturas antes y después de la Reconquista. Estos territorios reconquistados a los árabes como Toledo, practicaban la tolerancia religiosa. Allí judíos, árabes y cristianos vivían en armonía. Ya desde tiempos de Alfonso VI hubo un gran intercambio cultural, gracias a la convivencia entre los diferentes comunidades y a la potenciación de esta coyuntura por el monarca castellano.Posteriormente Alfonso X el Sabio funda en Toledo la Escuela de traductores, gracias a la cual se recuperan casi todos los escritos griegos, que ya habían sido traducidos al árabe o al hebreo sirviéndose de las lenguas romances y el castellano, al latín. Ya para el reino de Alfonso X se comienzan a traducir al castellano. Ésta fue una de la grandes contribuciones de Alfonso X, siendo el primer rey en Europa que utilizó la lengua vernacula para todo tipo de transacción cultural e intelectual.
Una de las labores mas importantes de esta Escuela de traductores fue traducir los escritos de Aristóteles, aunque ya Santo Tomás había accedido algunos de ellos fruto del intercambio cultural que gracias a Raimundo Jiménez de Rada y a Alfonso VI se realizaron diversos proyectos de traducción por encargo de las diferentes monarquías europeas. Gracias a ello conceptos como el de EXTático ha podido ser recuperado en base al pensamiento aristótelico.
Toda esta mezcla de culturas se plasma en el escenario EXTático de la ciudad. Toledo es puro arte contemplativo. Pasear por sus calles ofrece una situación mágica, un estar-fuera de sí, que lo poseen pocas ciudades por su bagaje cultural y artístico. Extásis en estado puro vislumbrar sus formas unas veces austeras, otras barrocas, algunas orientales, pero profundas y tenues a la vez, como su atmósfera oculta y misteriosa cargada de memoria.



Os doy varios sitos para disfrutar del extásis

Hostal del Cardenal

Palacio Eugenia de Montijo

Asador Palencia de Lara

Next Page >>>