EXTático

Aceros microaleados, HSLA y HY-80

Filed under: Ingeniería y Diseño — Gilberto Salas octubre 30, 2007 @ 7:24 pm


Estamos empezando a diseñar un diver, que es un reloj sumergible y por ende, se supone que tiene que resistir una gran profundidad, similar a la de un submarino.
Los submarinos se desenvuelven a una profundidad de navegación de 250 metros de media, soportando una presión de 20Kg/m2. Para ello las aleaciones para soportar esta presión deben de tener un alto módulo de elasticidad, por ejemplo el del acero es 70000 Lb/pg2. Entonces para decidir qué metal vamos a utilizar recurrimos a investigar cuál es la aleación que está usando las diferentes marinas del mundo en cuanto a sumergible. En el libro de Materials Performance and the Deep Sea de Marine Technology Society Bay Chapter se explican las influencias del medio marino sobre la corrosión y presión sobre los diferentes aleaciones. Allí vemos que una de las aleaciones que se usan para los submarinos es la HY-80. Esta aleación es una aleación microaleada o de baja aleación y alta resistencia. Sus características son que tienen un bajo contenido de carbono junto con pequeños elementos para la aleación y se llaman HSLA o High Strenght Low Alloy. Estas aleaciones se clasifican en base al límite elástico con grados de hasta 550 MPa, permitiendo obtener este módulo elástico sin tratamiento térmico, que por un procedimiento cuidadoso se permite la precipitación de carburos y nitruros de V, Ti, Zr etc., con un endurecimiento por dispersión y un tamaño fino de grano leído en Ciencia e Ingeniería de los materiales de Askeland.
Por otra parte, Ashby en su Materials and Design dice otra cosa con respecto al tratamiento térmico, ya que explica que procedimientos de enfriado y temple de la aleación a baja temperatura consiguen dar dureza y eliminar la fragilidad, pero el problema es que tiene que ser rápido para conseguir que las propiedades sean las correctas. Es decir se obtienen espesores de la aleación muy pequeños que al ser tratada térmicamente, aumentan su dureza y fuerza, así como una resistencia a la corrosión. Esta viene dada por el bajo contenido en carbono. La resistencia a la corrosión en medio marino da un coeficiente muy bajo de 0,008 IPY
La composición del HY- 80 es
C 0,15 Mn 0,31 P 0,010 S 0,27 Si 0,27 Ni 2,23 Cr 1,30 Mo 0,35
Son similares las composiciones a las del S82, que se usa en aeronáutica, el ASTM A 543 grado B y el SAE AMS 6264, todos ellos con bajo contenido de carbono. Lo que mas me sorprende es el bajo contenido de níquel, lo cual hace de la aleación HY-80 muy interesante para la fabricación de un diver o también sus similares que son las otra siglas. Por otra parte la dureza alcanza hasta los 700 HV y contienen un bajo coeficiente a la corrosión
Espero que os haya parecido interesante.
Saludos EXTátic@s

Sobre el concepto del trabajo

Filed under: Concepto,Filosofía,Hora Española — Gilberto Salas octubre 28, 2007 @ 1:44 pm

El 90% de los españoles en edad laboral está pensando en su nirvana particular, que es alcanzar la jubilación lo antes posible, y el otro 10% ya se ha jubilado porque, o vive de rentas o se ha acogido a la jubilación anticipada. Es decir, prácticamente nadie trabaja en el presente, ya que en realidad se preocupa por el tiempo futuro, para el futuro y en el futuro sin pensar en los tres éxtasis del tiempo que son el pasado como memoria, el futuro como preparación para el presente, que es la acción.

Trabajo significa acción y no precipitación por un estado aún por llegar. Por eso, cuando por algunos motivos me preguntan por qué he fundado esta empresa, ya que debería de estar pensando en el retiro, yo contesto que no me quiero jubilar porque mi filosofía del trabajo es la acción continua, obrar, actuar y producir. Mi futuro no es pasear por las playas de Gandía de arriba para abajo sin nada que hacer, viviendo del Estado, que es vivir de todos los demás, para quejarme del gobierno, porque la pensión no alcanza para comprarme una nueva televisión Bang&Olufsenn o porque no tengo suficiente dinero para irme a Playa Bávaro unos dos meses con el todo incluido.

El motivo de este problema es que la sociedad industrial, mal llamada capitalista, ha aceptado la definición de Marx sobre el concepto del trabajo. Marx en el primer manuscrito de Manuscritos de economía y política define al trabajo como enajenado, porque el trabajador se relaciona con su producto como un objeto extraño. Su trabajo, al responder a un salario, se ha convertido en parte del objeto que produce y se extraña a él, lo enajena. Es decir, la sociedad capitalista, que es una economía que rige la política, según Marx, oculta esa enajenación porque no quiere reconocer la relación directa del trabajador con su producto. En suma, el trabajador está alienado porque depende de un salario que procura que su acción de producción se convierta en material y se extrañe de él, lo aliene y transforme al ser humano que es en un ser ajeno a él mismo, considerando a la propiedad privada como la última consecuencia de esa enajenación.

El problema es que cuando se estudió al hombre con una nueva epistemología, como explica Foucault en Las palabras y las cosas, siendo un análisis para comprender al hombre del siglo XIX, se realizó a través de las ciencias humanas como la economía política, y por ende bajo la perspectiva de la concepción del trabajo de Marx. Foucault consideró como una verdad epistemológica la visión de la sociedad humana por parte de Marx. Pero lo que verdaderamente consiguió Marx es que, por la interpretación equívoca del concepto del trabajo alienado, todos los que dependieran de un horario laboral se encadenaran al tiempo, y por tanto, a fuerza de profesar esta falacia, permanecieran en ese estado de locura temporal. Si se concibe el trabajo solo por el desempeño de una actividad dentro de un horario “común” para todos, no estamos lejos de esa sociedad comunista que tanto pregonaba Marx, ya que ha conseguido que nos creamos que no tenemos un tiempo propio de acción, sino un tiempo de sujeción de nuestro trabajo y de nuestra obra.

De este modo, se intenta vivir con dos clases de tiempo, el tiempo laboral enajenado por el trabajo, que nos han hecho creer que no forma parte de nosotros mismos, y el del tiempo del no-trabajo, donde intentamos no pensar en la parte del tiempo del trabajo, que creemos que no nos pertenece, porque nos enajena. Entonces pensar en esas dos formas del tiempo es el continuum de nuestra locura. Por eso, lo que en realidad se pretende con el deseo de alcanzar la jubilación es reintegrar el tiempo comunista de todos los horarios rígidos, que aliena nuestra actividad, con nuestro tiempo propio para hacer del tiempo una propiedad privada y no un encadenamiento común de todos al tiempo de la medición.

Nuestro producto, nuestra obra no está enajenada porque nuestra actividad vital se convierta en material de pago como define el trabajo alienado Marx, sino porque los empresarios, los jefes, los trabajadores, la sociedad en general y nosotros mismos profesamos este concepto del trabajo, usurpándonos el último reducto de nuestra propiedad privada, que es el tiempo propio, debido a un concepto epistemológico que se ha pretendido presentar como axiomático en el estudio de lo económico-político. Todo el mundo se vende cuando parte de la premisa de que el trabajo es una actividad remunerada por un salario dentro de un horario rígido común.

Lo que pienso del trabajo y no del trabajador, lo expuso claramente Jünger en su libro sobre El trabajador dominio y figura. Jünger explicaba que el trabajo no había que interpretarlo en términos de economía, ya que supera a todos ellos. Tampoco tenía que ver con el desarrollo de una perspectiva moral del “sudor de la frente” o con una actividad técnica concreta o una actividad instrumental. Para Jünger el trabajo “es la expresión de un ser especial que intenta llenar su espacio propio, henchir su tiempo propio, cumplir sus leyes propias”. Por ese motivo, Jünger manifestaba que el espacio de trabajo es ilimitado al igual que el tiempo, que se podía transmitir como una jornada laboral de 24 horas. Es decir, el trabajo como la expresión del desarrollo de la actividad de un ser especial con el tiempo propio abarca todo el día, todo espacio y toda actividad desarrollada para cumplir un proyecto de vida; el TIEMPO EXTÁTICO.

Por eso mientras no se comprenda que el trabajo es un desarrollo de una actividad vital que no tiene nada que ver con un salario, ni con un horario común que nos usurpa parte de nuestra propiedad privada del tiempo, ni con un esfuerzo técnico mecanizado y fordista, sino como una expresión de nuestro proyecto de vida, que no es otro que hacer amigos, cuidar de nuestra familia, mejorarnos como seres especiales que somos, formar parte de la técnica como arte y conocimiento y vivir en la propiedad privada de nosotros mismos, entonces, si esto no se cumple, seguiremos encadenados al tiempo enajenado y común de la multitud.

Por último, los españoles sabemos mucho del estar-bien y del tiempo propio, pero el problema es que vivimos en una contradicción constante debido a la gran falacia del concepto del trabajo enajenado. Esa es la verdadera depresión del español, que habita contrariamente a su esencia temporal porque se le ha hecho creer en un concepto equivocado del trabajo, que no tiene nada que ver con su realidad existencial-extática. Esperemos que nuestra idea de EXTático recupere nuestra esencia de Hora española.

Tiempo Esférico

Filed under: Ingeniería y Diseño,Logística — Gilberto Salas octubre 27, 2007 @ 12:22 am

Esta semana hemos sacado el modelo de tornillos con caja de acero en 316 L. La caja posterior también va atornillada con 10 ATM.
Sus características técnicas son:
Caja de 46mm acero satinada 316 L atornillada con tres elementos.
Cristal de zafiro por ambas caras con antirreflectante rojo.
Hebilla acero 316 L con logo EXTático.
Correa de piel de becerro marrón con pespunte rojo e interior en napa roja con el logo y el nombre de la serie, Tiempo Esférico.
Corona acero con logo EXT.
Agujas en acero satinadas con fondo rojo.
Movimiento UNITAS 6498-1 con logo EXT y grabado nº de serie y clave.
Espacio virtual para cada propietario en la web con acceso a través del nº de clave.
Limitado a 300 unidades.
Os paso unas fotos.
Saludos EXTátic@s.

Una historia china de fantasmas

Filed under: Cuentos EXTáticos — Gilberto Salas octubre 24, 2007 @ 3:56 pm

Cuando un occidental viaja a China, durante la primera semana es muy difícil de conciliar el sueño. Parece que el cuerpo se “vampiriza”, porque se duerme de día y se vive de noche. La realidad es que el europeo no duerme ni día ni de noche, ya que el trabajo que realiza allí se lo impide. Entonces más bien es un zombi, un muerto viviente por su incapacidad de descansar, y es así como se siente el visitante por aquellas tierras. Es lo que le acerca a vivir el mundo sobrenatural que habita en aquellos estremecedores lugares.

La primera noche de mi llegada a Shenzhen comprendí que algo no marchaba bien. La luz de mi habitación era tenue. Los colgantes de los sueños de la puerta que me habían regalado como bienvenida, tintineaban sin causa aparente. Yo creía que el origen de aquello era el viento, un soplo que sin cesar levantaba la hojarasca de color ocre púrpura, que le confería la extraña luna de Shenzhen. Esta parecía sonreír a través de la ventana de mi habitación, queriendo decirme algo, burlonamente.

Decidí salir a correr. Eran las cuatro de la mañana. Me vestí con mis pantalones y polo negro que tanto me gustaban. Bajé al hall y allí encontré al guarda de seguridad. Me saludó con la amabilidad que caracteriza a ese pueblo y dijo:

-Good morning Sir, How are you?

-Fine, le contesté – I would like to know where you are going, volvió a hablar el guarda.

– I am going to run. It is windy but I can’t sleep.

-Do you like the black colour Sir?

-Yes, a lot, le dije amablemente

-In China our parents tell us what in New Year all spirits are attracted for black colour and this month we are celebrating New Year, me dijo el guarda.

-Thanks for warning but I don’t believe in Chinese tales. Goodbye. No sé si me comprendió, pero se quedó mirándome con una sonrisa mordaz, que me recordaba a la de la luna mirando por la ventana un momento atrás.

Cuando salí del hotel no había nadie. Sonaba una extraña melodía embriagadora, sugestiva, pero ausente. Estiré las piernas, la espalda e hice mi rutina de calentamiento en el paseo de acceso a las afueras del hotel.

Por la mañana el paseo se me presentó despejado, pero abarrotado de ojos rasgados que miraban con delicadeza. Ahora me parecía oscuro y misterioso. Las copas de los árboles construían una especie de túnel, donde se veía al final del pasillo una distante luz blanca. Empecé a correr por esa tenue galería. Se levantó un aire muy molesto que hizo que las hojas secas formaran unos remolinos a mi alrededor.

Cuando avanzaba por el pasillo percibí que aquella luz que distinguía en el corredor no era otra que la luna acercándose amenazadoramente cada vez más. Me asusté y la primera calle que crucé giré a la derecha, saliendo de allí precipitadamente. En la siguiente calle apareció otra escena no menos estremecedora. Una multitud de linternas chinas rojas y amarillas, bañaban la calle con una luz mágica, irreal. La vaporosa luminosidad me cautivó en el estado sobrenatural que mi cuerpo soportaba.

El aire silbaba a mi alrededor, moviendo las linternas y haciendo que la luz que incidía sobre las hojas en movimiento crearan unas sombras chinescas. Yo seguía corriendo, pero empecé a mirar a cada lado, espantado. Las oscuridades me acompañaban en mi jadeante carrera. Cerré un momento los ojos y cuando los abrí las sombras habían tomado cuerpo. Corrían a mi lado riéndose y mofándose de mí. Ellas me empezaron a contar que todos los años salían las noches del nuevo año, esperando avistar a un incauto para llevárselo a la luz de la luna. Se lo llevaban dentro de las linternas y los colgantes de los sueños para que aquellas pudieran dar vida a las sombras chinescas y estas tintinearan sin motivo alguno. En ese momento mi vida pasó como una película de ultra velocidad. Todos mis recuerdos, los momentos con mi mujer y mi hija los sentí vivamente. Pero seguí corriendo al lado de aquellas formas fantasmagóricas que me escoltaban. Pararon de reír y pensé “este es el final”. Me explicaron que al principio me iban a llevar con ellas, pero que en cinco mil años no habían visto a nadie tan loco como para salir como lo estaba haciendo yo, y que encima les parecía que estaba disfrutando. Las vi alejarse riéndose y carcajeándose cuando estaba llegando al hotel.

Entré pálido al hall y el guarda, con una sonrisa irónica me preguntó:

-Have you enjoyed of The China Night, Sir? Ni le contesté. Mi cara me delataba, pero no le di el gusto de decirle lo que había pasado. Me acosté rendido y dormí hasta la hora de comer. Las demás noches volví a salir, pero ya no ocurrió nada.

El día de mi partida, ya era el crepúsculo cuando abandonaba Shenzhen en la limosina. Miré hacia atrás por la ventanilla y vi otra vez a la luna que me miraba irónicamente. Juro que me guiñó un ojo, como diciéndome “el año que viene te estaré esperando”. Lo más gracioso es que ya estoy contando los días.

Movimiento EXTático Tipo 1

Filed under: Movimiento — Gilberto Salas octubre 22, 2007 @ 5:55 pm


Hemos empezado en serio con el desarrollo de nuestro movimiento. En las oficinas de EXTático aquí en Alcoy, ya tenemos unos planos a mano alzada que expresa más o menos nuestra primera idea del movimiento.
En primer lugar este mecanismo está siendo diseñado conjuntamente con la Escuela de relojería de La Merced en Barcelona. El primer paso ha sido diferenciar los elementos que van a constituirlo. Como sabéis en el movimiento suizo que ahora utilizamos, suprimimos el eje de segundos para evitar el secundero. Pero la rueda de segundos inexorable va pasando, estando ahí, oculta pero marcando sus pautas. Por eso, nuestra idea es suprimirla del todo aunque para ello tengamos que fabricar un movimiento nuevo. Así, el tren de engranaje contendrá más dientes tanto en los piñones como en las ruedas que van a expresar la trasmisión de las fuerzas al volante y al ancora.
En segundo lugar, tanto los puentes como la platina se ha diseñado más grande que un mecanismo convencional, incluso que el 6498-1 que actualmente usamos en EXTático. El aspecto de los puentes está de acuerdo con la filosofía de nuestra empresa, de formas esféricas y suaves.
En tercer lugar, la espiral tiene que transmitir más fuerza de lo normal para que el tren de engranajes funcione correctamente. Los demás elementos se constituirán en torno a esta idea, sin grandes complicaciones y alardes mecánicos, ya que queremos conseguir fiabilidad y no exactitud.
Por último, lo hemos llamado EXTático Tipo 1 porque siempre nos han fascinado las formas de los Bugatti, que son formas esféricas. naturales como el último Veyron Pegaso y por supuesto, salvando mucho las diferencias.Todos los movimientos irán grabados con su clave y nº de serie, como estamos empezando a hacer con los Unitas.
Cuando tengamos mas noticias del EXT tipo 1 os las haremos saber.
Saludos EXTáticos

La propiedad y la adaptación al cambio.

Filed under: Filosofía — Gilberto Salas octubre 18, 2007 @ 8:25 am


La propiedad en filosofía no se refiere sólo a la posesión de un bien, sino a las determinaciones propias de un individuo, sus maneras de ser y de relacionarse. Es decir, la propiedad hace que el objeto o el sujeto sean, por ella misma, propios. Así, se puede ser propietario de una vida, que es el desarrollo histórico de un cuerpo, libremente expresada a través de su actividad. De esta forma, inseparable de la memoria histórica vital, se es dueño de las narraciones privadas, de las ideas particulares, de la cultura exclusiva, del estilo específico, de la relación íntima y de todo lo que compone una identidad copartícipe del uno mismo, en suma de su existencia y de su tiempo. En realidad, el individuo propietario no es sólo una memoria o un cuerpo, sino que es un habitar en un entorno. Este concepto supone cultivar una identidad, que en la actualidad se puede ampliar ocupando nuevos territorios de un campo de prolongación virtual, gracias a las nuevas tecnologías
El problema se encuentra en que una identidad propia, que se integra en un centro de unas ideas patrimoniales, es demasiado estable, inmóvil, estática. Se está, se habita porque significa un sentido de permanencia más que de movimiento y de cambio. La gente se afinca en las ideas, en las relaciones y en todo lo que representa lo propiamente individual de la identidad de su privada finca. Por esta razón, el individuo prefiere siempre lo estable, lo conocido de sus propiedades antes que instaurar una variable en las relaciones que desarrollen la identidad. A lo sumo adquirirá nuevas propiedades y costumbres prácticamente iguales a las antiguas o ni siquiera eso. Permanecerá en el habitar de sus propias conexiones, relaciones y acuerdos, siempre apoyándose en las viejas consignas, que son sus valores de utilidad, difícilmente modificables por el individuo mismo.
Con la velocidad del habitar de la vida presente, el esfuerzo por el cambio en la propiedad, en la regla, es el fenómeno que nos permite subsistir el mayor tiempo posible. Aprovechamos la libertad de dirigir nuestra capacidad vital, con nuestros propósitos y acciones, que en realidad son unas consignas. Pero el problema aparece cuando estas consignas, las propiedades o las contraseñas son estáticas y constituyen el conjunto de una identidad esclerótica que no nos permite evolucionar. Insistimos en el valor que se ha hecho costumbre, a pesar de persistir en el error tradicional o comprender su ineficacia, con la esperanza de que sea útil otra vez.
Por ello, Deleuze habla del esfuerzo divergente como la facultad de violentar el pensamiento, de que exista una fuerza que nos permita saltar la valla de nuestra propia identidad, que nos enseñe a ser extáticos y no estáticos. Es abrir la puerta a nuevas contraseñas, a desconocidas propiedades y a nuevas reglas, teniendo la intuición de que nuestros caracteres varían, de que nosotros podemos rectificar, aunque nos aferremos a la primera consigna de lo singular, que es yo soy así y digamos yo soy así y por eso puedo cambiar
Saludos EXTátic@s

O-ring o juntas tóricas

Filed under: Ingeniería y Diseño — Gilberto Salas octubre 16, 2007 @ 1:36 pm


Las juntas tóricas o toroidales, en inglés O-ring, son unos elementos que aseguran la estanqueidad entre dos cuerpos, es decir, en relación a la caja del reloj depende de los elementos de que esta conste. Evidentemente, el asegurar la estanqueidad en una caja de reloj impide el paso del agua al mecanismo interno y demás elementos. En general las encontraremos donde no pueda entrar agua y no pueda salir aire.
Una junta tórica es un anillo de un material elástico que tiene forma de “toro”. Un toro es un cuerpo geométrico que tiene forma de “donut”.
Algunas tóricas pueden tener forma distinta al anillo, pero su sección siempre es circular. Por ejemplo, las juntas que cierran las cámaras fotográficas tienen la forma de la tapa, pero si las cortáramos veríamos que su sección es circular.
Las juntas tóricas pueden garantizar estanqueidad entre presiones que van desde el vacío hasta 500 Kg./cm3. Se utilizan para aplicaciones estáticas y para movimientos de traslación alternativos (émbolos y pistones). También aceptan movimientos giratorios lentos (velocidades inferiores a 0,5 m/s): pensemos en el latiguillo del “jacket” en su unión con el manómetro.
Las juntas tóricas se instalan en ranuras practicadas a tal efecto. El juego entre los elementos a unir debe ser tanto más pequeño cuanto mayor sea la presión a contener. A partir de 200 bares el juego debe ser de algunas micras ya que puede provocarse el fenómeno de la extrusión
Nosotros las usamos de silicona para asegurar la estanqueidad, con lo cual tienen mayor resistencia al deterioro. En el nuevo modelo Tiempo Esférico, al constar de tres elementos para la caja hemos puesto dos juntas tóricas. Por otra en el nuevo diver que estamos diseñando, posiblemente tendremos que calibrar la estanqueidad en mayor grado, ya que en los anteriores modelos hablamos de 100metros, 10 ATM o 10 bares de hermeticidad estática. En el nuevo hablamos de 300m con lo cual hay que tener en cuenta el par de apriete de los tornillos o de la caja posterior. La hemos diseñado con 6 tornillos y la caja en cruz, con el anillo en la circunferencia máxima que podemos trazar en la base de las aspas.
De todas formas es importante que cada tres o cuatro años sean revisadas estas juntas y que, si es preciso, se cambien. De eso se ocupa nuestro servicio técnico, de avisar la en caso de que hayan pasado tres años para la revisión.
Un saludo a todos los EXTátic@s

La Hora Española en Francia

Filed under: Hora Española — Gilberto Salas octubre 14, 2007 @ 3:45 pm


No deja de sorprenderme el alcance mediático que ha tenido nuestra idea y mas cuando es favorable y captada por gente inteligente. Lo digo porque leyendo esta mañana los diferentes medios que se han hecho eco de la noticia, me doy cuenta que un diario digital francés ha publicado un reportaje sobre la idea de flexibilidad que expresa nuestra idea de EXTático con la hora española. Este periódico hace un análisis profundo sobre la relatividad del tiempo y la relación con la flexiblidad y la productividad en relación a un horario. El ejemplo que expone es que sería una buena idea, nuestro EXT, para que los jefes de la empresa se la den a sus empleados, porque la mayoría están mirando el péndulo de la hora exacta para levantarse corriendo, en lugar de estar con el “cap en la faena” como decimos por aquí en Alcoy. También propone que a lo mejor la hora española, como concepto de flexibilidad se terminará imponiendo en Europa, porque la relación con el tiempo que proponemos es nueva y sugerente.
Lo interesante es que se ha comprendido el concepto de hora española en profundidad, quizá mas que aquí. El problema que existe aquí en España es que cuando hablamos del tiempo y la puntualidad nos dejamos llevar por estereotipos que nos imponen desde afuera, sin ver la realidad interna. Nosotros somos puntuales en el sentido que vamos al trabajo mas o menos a la hora, pero salimos cuando hemos terminado las cosas. No estamos sujetos al horario que marca el inexorable paso de los minutos y segundos, sino que nos dejamos llevar por una complacencia con el periodo de trabajo. Es por eso por lo que sentimos que disfrutamos del arte de vivir y eso debería de incluir nuestro horario laboral y nuestro trabajo. Pero esto es un ejercicio de serenidad y también de comprender, siempre lo digo, de que el tiempo es de cada uno. Os paso el enlace

Saludos a todos y a los EXTátic@s de Francia

Aceros 303, 316L, 904L

Filed under: Ingeniería y Diseño — Gilberto Salas octubre 9, 2007 @ 1:26 pm

En principio hay varios aceros para la confección de cajas de relojes. Los más conocidos son el 303, el 316, 316L y el 904.
Características

AISI Type 303
Categoría Acero
Clase Acero inoxidable
Tipo Austenítico standard
Nombre Común Acero al cromo-niquel
Nominaciones Francia: AFNOR Z 10 CNF 18.09
Alemania: DIN 1.4305
Italia: UNI x 10 CTNiS 18 09
Japón: JIS SUS 303
Suecia: SS 2346
Gran Bretaña: B.S. 303 S 21
USA: AMS 5640 (Type 1) , ASME SA194 , ASME SA320 , ASTM A194 , ASTM A314 , ASTM A320 , ASTM A473 , ASTM A581 , ASTM A582 , MIL SPEC MIL-S-862 , SAE 30303 , SAE J405 (30303) , UNS S30300
Composición Elementos %
C 0.15
Mn 2.00
Si 1.00
Cr 17.0-19.0
Ni 8.0-10.0
P 0.2
S 0.15 (min)
Mo(opcional) 0.
Propiedades mecánicas
Densidad (×1000 kg/m3) 8
Módulo elástico (GPa) 193
Resistencia a la tracción (Mpa) 585
Elongación (%) 40
Alargamiento(%) 50
Dureza (HRB) 88 (max)
Por otra parte están los aceros de 316 y 316L.Este último es mejor porque tiene menos contenido en carbono e impide la corrosión. Sus propiedades son:

AISI Type 316L
Categoría Acero
Clase Acero inoxidable
Tipo Austenítico estándar
Nombre Común Acero al cromo-niquel
Nominaciones Francia: AFNOR Z 2 CND 17.12
Alemania: DIN 1.4404
Italia: UNI X 2 CrNiMo 17 12
Japón: JIS SUN 310 , JIS SUS 316L
Suecia: SS 2348
Gran Bretaña: B.S. 316 S 12 , B.S. 316 S 14 , B.S. 316 S 22 , B.S. 316 S 24 , B.S. 316 S 29 , B.S. 316 S 30 , B.S. 316 S 31 , B.S. 316 S 37 , B.S. 316 S 82 , B.S. S.537
USA: AMS 5507 , AMS 5653 , ASME SA182 , ASME SA213 , ASME SA240 , ASME SA249 , ASME SA312 , ASME SA403 , ASME SA479 , ASME SA688 , ASTM A167 , ASTM A182 , ASTM A213 , ASTM A240 , ASTM A249 , ASTM A269 , ASTM A276 , ASTM A312 , ASTM A314 , ASTM A403 , ASTM A473 , ASTM A478 , ASTM A479 , ASTM A511 , ASTM A554 , ASTM A580 , ASTM A632 , ASTM A688 , FED QQ-S-763 , FED QQ-S-766 , MIL SPEC MIL-S-862 , SAE 30316L , SAE J405 (30316L) , UNS S31603
Composición
Elementos %
C 0.03
Mn 2.00
Si 1.00
Cr 16.0-18.0
Ni 10.0-14.0
P 0.045
S 0.03
Mo 2.0-3.0
Fe 66-68
Propiedades mecánicas
Densidad(×1000 kg/m3) 8
Módulo elástico (GPa) 190-210
Resistencia a la tracción(Mpa) 480 25
Elongación (%) 40
alargamiento (%) 50
dureza (HRB)83
En principio las diferencias entre el 303 y el 316L son las aplicaciones directas ya que el 303 no tiene aplicaciones para la medicina, por eso se le llama acero quirúrgico al 316L.
el acero 303 tiene un mayor contenido de carbono que disminuye su resistencia a la corrosión en ambientes marinos, además del azufre, mientras que el 316L tiene un buena resitencia en estos ambientes por el bajo contenido de carbono. A pesar del más bajo contenido en Ni, el 303 tiene mas azufre y carbono lo que en un medio salino, como es el cuerpo humano, puede producir mayor deterioro y entonces no se utiliza para implantes.
Las ventajas del 303 frente al 316 es que tiene una mayor dureza escala de Rockwell B. Con respecto a los procesos industriales el mecanizado es mas fácil de realizar que el 316L, porque es suficiente con un torneado para la fabricación de la pieza y no de un troquelado como necesita el 316L. Ahora bien, el 316L se presta a mejores acabados que el 303, pero en realidad todo depende del fabricante y el proceso y marketing que se le quiera dar a la utilización de cada metal.

El 904L
Categoría Acero
Clase Acero inoxidable
Tipo Austénítico no-estándard
Nominaciones USA: UNS N08904, ASTM B625
Composición
Elementos %
C 0.02
Mn 2.00
Si 1.00
Cr 19.0-23.0
Ni 23.0-28.0
P 0.045
S 0.035
Mo 4.0-5.0
Cu 1.0-2.0
Fe 48-50
Propiedades
Densidad (×1000 kg/m3) 7.7-8.03
Módulo de elasticidad (GPa) 190-210
Resistencia a la tracción (Mpa) 490
Elongación (%) 35
alargamiento(%)
dureza (HRB) 95 (max)
Este acero ha sido usado por Rolex durante mucho tiempo, incluso en alguna página web todavía se puede ver, aunque ahora no sé muy bien si todavía lo usan. A pesar de que el 904 es una aleación que puede ser usada para relojes, es un problema su complicada mecanización. También el alto contenido en níquel detiene su uso general en cajas de relojes. La conclusión sobre la utilización de estos aceros es que cualquiera de los que hemos hablado se puede utilizar para cajas de relojes. Las durezas son similares y las propiedades físcas no difieren mucho.
En nuestro caso hemos optado por la que menor componente alérgenico contenga y la que permita mejores acabados. Creemos que el 316 L nos permite un satinado mucho más bonito que los otros así como también el acabado pulido es mejor. Aunque estas son apreciaciones de nuestro departamento de diseño, por supuesto la elección es mas bien subjetiva en base a las propiedades que presentan.
De todas formas hay que tener en cuanta que estas aleaciones contienen níquel que puede producir alergias, y sobre todo cuando en algunos países aconsejan sólo un 0,05 de níquel en aleaciones por ejemplo para piercing. Como anécdota os diré que hasta la fecha sólo he quitado dos aparatos de ortodoncia por alergia al níquel. Ya sabéis que los brackets de los aparatos de ortodoncia están hechos con 316L para darles las mismas propiedades de mecanizado y resistencia, es decir, un porcentaje de 10-14% puede producir alergias si el contacto es contínuo como ocurre con ellos. La verdad fueron espectaculares los eczemas que se produjeron. La conclusión es que todos los fabricantes de relojes que usen este acero o cualquier otro con níquel deberíamos de advertir a nuestros posibles clientes sobre la posibilidad de alergias de contacto por sensiblización continuada por el níquel. Lo vamos a explicar en el espacio privado y en el futuro libro de instrucciones.
A mí me gusta más el titanio. Será deformación profesional
Saludos EXtáticos

Consideraciones sobre la muerte

Filed under: Filosofía — Gilberto Salas octubre 5, 2007 @ 1:18 pm


Hoy me han dado la noticia de que un amigo mío ha muerto de cáncer de pulmón. Hace dos semanas me informaron de lo mismo con respecto a otro. Llevo dos años recibiendo este tipo de noticias como un goteo continuo. Uno de mis mejores amigos fue el primero que se fue por culpa de una infección hospitalaria. Otros de Valencia, Castellón, Madrid han dejado de estar con nosotros. Así, todos estos acontecimientos me han hecho reflexionar sobre el porqué de este rosario de necrológicas, que tanto me conmueven.
Recordando sus vidas y la manera que la han afrontado, puede que su escape precipitado se haya debido a sus hábitos relacionales. Para mí esos hábitos se dividen en dos categorías:los hábitos de comportamiento y los hábitos referentes al cuerpo. Estos por supuesto son; la falta de cuidado en la dieta, a los que se suma el alcohol, el tabaco, el stress, la falta de ejercicio y los excesos de todo tipo. El problema es que cuando somos jóvenes, estos hábitos no suelen pasar factura inmediata y nos quedamos con el recuerdo de nuestra diversión momentánea. Los hábitos perduran hasta la edad adulta porque los fijamos en nuestra mente, no el momento de compartir la diversión con nuestros amigos y su agradable compañía, sino la referencia al exceso. Traspapelamos las ideas y sustituimos la carga emocional por un hábito perjudicial, como la plenitud de una comida en referencia a una situación agradable de antaño.
Por otra parte están los hábitos de comportamiento. Hemos aprendido a ser de una manera, que muchas veces es nociva para la gente que nos quiere y nos rodea. Nuestra conducta está sujeta a dogmas, normas y pautas rígidas que nos atenazan y nos hacen ser “sujetos”. Tenemos que portarnos bien, no llorar, no demostrar nuestros sentimientos, tener un trabajo y mostrar lo bien que nos va, pero no somos nosotros mismos. El primer dogma que aceptamos es “yo soy así”, lo que implica que no podemos cambiar. Por eso no queremos modificar ni un ápice nuestro carácter, nuestros fallos de relación, nuestros horarios, nuestra rutina, como si Pármenides tuviera razón cuando dijo que “todo lo que es es”. La negación del movimiento y del cambio, que tendría su opuesto en Heráclito con aquello de que “todo cambia”. Pero el sincretismo está en nuestro lema, que sentencia “memoria y acción”. La memoria nos sirve para saber lo que hemos hecho mal, el exceso que no nos conviene, las palabras que tenemos que decir a la gente que queremos, en suma rectificar por la experiencia y actuar en consonancia. “Yo soy así porque sé cambiar”.
Marco Aurelio decía que lo bueno que tiene la muerte es que pasa rápidamente. Los muertos ya no la recordarán y nosotros ya los hemos empezado a olvidar. Ese es el significado de lo extático, que somos un proyecto finito cuyo final ya lo sabemos. Por eso, recuerdo las palabras del filósofo extático más grande que haya existido jamás, Roy Buty. En los últimos momentos de su existencia, Roy se dio cuenta de la esencia de la vida, que no es otra que el tiempo de cada uno, el tiempo propio. Un último suspiro para resumir la unidad estructural de lo extático. Sus últimas palabras fueron estas:
“Yo he visto cosas que vosotros no creeríais
atacar naves en llamas más allá de Orión
Yo he visto brillar rayos C cerca de la puerta de Tanhauser
Todos estos momentos se perderán en el tiempo
Como lágrimas en la lluvia
Es hora de morir”
Roy Buty replicante de sexta generación.

Por eso, voy a darle un beso muy grande a mi mujer, a mis cuñadas y a mi adorable hija, que vendrá esta tarde y nos veremos alguna película de pavas
Cuidaros mucho y saludos a los EXTátic@s
surfista

Next Page >>>