EXTático

Llegar tarde

Filed under: Hora Española — Gilberto Salas septiembre 30, 2007 @ 9:32 am

Hemos comprobado la potencia comunicativa que contiene un buen titular. Ya no está tan claro si eso puede repercutir positiva o negativamente en la expansión de un producto, ya que puede tergiversar la idea que se pretende trasmitir. El resultado lo veremos los próximos meses. Ahora bien, a nadie ha dejado indiferente la fuerza del titular del “llegar tarde”
Me preguntaba una periodista del The Independent si nuestra idea regresaba a los consabidos estereotipos nacionales. Enfocado el titular desde su literalidad no cabe duda, pero si se traspasa la barrera del impacto mediático que suscita, hay mucho más que una cabecera con gancho. El problema es que se vincule el llegar tarde con una forma de dejadez de nuestra idiosincrasia y no como una manera inconsciente de rebelarse contra la tiranía del sistema del tiempo físico de la medición. Sigo diciendo que el tiempo es propio y de cada uno, y no la sujeción rígida al tiempo medido.
Esto idea se puede malinterpretar en el sentido de que la hora española fomenta el horario laboral español, aceptando una demora en el trabajo y, por ende, la impuntualidad. El horario laboral español, así como el horario laboral europeo tienen sus pros y sus contras. La perspectiva que se presenta en EXTático es que el horario se adapta mejor al ritmo y al tiempo del sujeto, mas que el sujeto al horario laboral. En definitiva, nosotros somos partidarios de la flexibilidad horaria, que repercutiría en un mayor aprovechamiento de la productividad.
Nuestra idea del tiempo es un desmarque de la hora tiránica de la exactitud, de la medida. Y creo que los únicos que comprenden esta noción del tiempo, somos los habitantes de esta piel de toro. Por eso estamos convencidos de que tarde o temprano se iluminará la conciencia del tiempo extático, del tiempo propio como proyecto de vida. Eso es lo que ofrecerán las empresas a los futuros talentos, más que dinero, el tiempo para poder disfrutar y trabajar, las horas que sean, pero con el ritmo de cada uno, la organización de su propio tiempo.
Saludos

Casa Calpena (Patella Benigna)

Filed under: Hora Española — Gilberto Salas septiembre 24, 2007 @ 8:17 pm


El sábado pasado decidimos continuar con la investigación de la HoRa Española y decidimos indagar la tecnología del estar-bien que se desarrolla en esa compañía. Nuestro amigo Norberto es el propietario de esa empresa de alta tecnología y nos recibió con los brazos abiertos. Sabíamos que los campos de I+D se dirigían a la tecnología de la elaboración y cata del aceite de oliva y nuestros ingenieros en este punto han realizado varios master.
Para empezar realizamos una cata de alto contenido técnico, con sus aceite de variedad tonda iblea y el coupage de arbequina, picual y la anterior. La respuesta fue tan sorprendente que convenimos mi ingeniera y yo que superaba en mucho a los aceites de la asociación de Grandes Pagos.
La investigación no acabó ahí. Norberto nos explicó que mientras los diferentes técnicos desarrollan texturas, estética visual, arquitectura del entorno laboral, él había optado por el lugar, es decir, el continente del contenido. Así ha desarrollado la idea de Patella, un recipiente, el primer lugar diría Aristóteles, que es capaz de mantener todos la temperatura del contenido a su justo término. Nos enseñó un arroz ibérico con costillas y caracoles que estaba exquisito. El primer lugar o patella es de cobre y cromo, que permite mantener la temperatura del arroz perfectamente. Es servida en el centro, lo cual permite realizar lo que para nosotros en Hora Española es el COMPARTIR. Norberto ha vislumbrado que los derroteros de la investigación tecnológica no apuntan al nitrógeno ni a la espectacularidad en la presentación, sino al sentimiento. Si algo poseemos en el alma española es compartir nuestras sensaciones. Una de las mejores sensaciones es el comer, pero otra es el ESTAR-EN-CASA. Esto lo han conseguido Norberto Y Vigdis en considerar el segundo lugar como la casa. Te hacen sentir esa sensación tan agradable del Estar-en-casa. No hay nada como la casa de uno. Es una sensación real, un afecto independiente, con una vida de la que todos nosotros nos apropiamos. Deleuze decía que para que un afecto fuera ontologicamente real y único tiene que poseer una materia. La materia es la casa que ocupa el restaurante y la sensación la ofrecen la agradable compañía y el compartir esos momentos con ellos. Solo faltaba Carmen, su madre, pero eso ya os lo cuento el miércoles.
BENIGNA SALINAS ”
Casa Calpena
Telf- 966974286
Paraje Casa Calpena nº 54
Salinas ( Alicante)

Preparativos

Filed under: Logística — Gilberto Salas septiembre 20, 2007 @ 12:47 pm

Con motivo de la presentación de EXTático en Madrid el día 27 de septiembre a la prensa, esta semana hemos tenido que preparar todos los planos, relojes, movimientos, etc. para enseñar en el Santo Mauro. Hemos terminado el diseño en plano del Impulso Vital, aquel reloj de esferas asimétrica que os hablaba antes del verano. Por fin hemos podido realizarlo y hemos conseguido una hermeticidad de 5 atm. La ejecución de diseño ha sido muy difícil pero gracias al Inventor hemos podido desarrollar una forma muy interesante, la cual enseñaremos a la prensa la semana que viene.
Por otra parte también presentaremos los planos del Momento Oportuno y Tiempo Esférico. El primero ya está a la venta y el segundo es un prototipo que ya está realizado, a la espera de que lo produzcamos en serie. También el nº001-300 de Sombra Efímera, que es el modelo de titanio que sacamos el mes que viene y ya habéis visto en el Blog.
De las novedades que tenemos en proceso os las enumero. En primer lugar hemos mandado a hacer una toallita de microfibra para la limpieza de los relojes. La adjuntaremos dentro de la caja del reloj. En segundo lugar, estamos rediseñando los boletines para poder hacer una edición en papel, que lucirá bastante mejor que la que tenemos actualmente. En tercer lugar hemos hecho un botellero con nuestro logo para el apartado de mercadotecnia del espacio privado. Ha quedado fantástico.
Creemos que la labor que nos espera es ardua. Va a ser muy difícil introducir nuestra idea en el mercado. Pero si tenemos paciencia, estamos convencidos de que lo haremos.
Ya os seguiré contando más cosas.
Saludos

Revisión conceptual (III)

Filed under: Concepto,Filosofía — Gilberto Salas septiembre 15, 2007 @ 8:05 pm


A punto ya que estamos de presentar nuestra idea en los medios, se me ocurre hacer una revisión conceptual de lo que estamos haciendo en EXTático.
Desde que vine de vacaciones, entre los diferentes proyectos de este año, me he propuesto estudiar profundamente el pensamiento del primer Foucault, el de Las palabras y las cosas o el de La arqueología del saber. En estos momento he llegado a la parte en que Foucault habla de la articulación que existe entre el lenguaje, la historia natural, el mercado como un clasificar y seleccionar análogo y semejante entre ellos porque utiliza el nombre como categoría del ser. Ante este pensamiento se me ocurren dos propuestas, con respecto a la teoría del valor y la clasificación de la marca en el pensamiento del consumidor, como expone Al Ries para el éxito de una marca.
En principio, Foucault habla de la teoría del valor en referencia al mercado como una manera de estar dentro de la representación, es decir, dentro del objeto que se representa en la mente. Este es el componente clásico del conocimiento hasta la edad media. En realidad, hace referencia a la teoría del valor subjetivo de Menger, donde el valor de un objeto no es el valor objetivo del producto por su fabricación, sino lo que vale para el sujeto. Eso implica que si nosotros consideramos al objeto representado un producto de la imaginación, en el sentido esquematico que propone Kant, implica al tiempo y al concepto que nosotros previamente habremos colocado en nuestra imaginación.
Esta idea de una epistemología clásica la aplica no conscientemente Al Ries en su libro sobre El origen de las marcas para explicar que la mente humana clasifica las categorías y da un lugar a cada marca dependiendo de la idea que se desarrolle en ella. Para ello hace uso de la clasificación de Linneo de la historia natural, aseverando la explicación de Foucault con respecto al pensamiento clásico del clasificar y del nombrar. Por eso para Ries el clasificar una idea es nombrar una marca.
Como todavía no he llegado al final del libro no sé la postura de Foucalt para superar la epistemología clásica, pero aunque la supiera, lo que me interesa en esta revisión es que de una manera intuitiva, a mí me parece que la mente humana sigue trabajando en el sentido de la epistemología clásica con respecto a las marcas, clasificando y nombrando.
Entonces en la revisión conceptual actual lo que pretendo es recuperar el valor no productivo de la idea, que es el reloj en sí, sino lo que significa subjetivamente para el cliente potencial.
Cuando un cliente mira el reloj, en principio se le aparece una sensación estética que puede ser agradable o no. En nuestro caso, la imagen del reloj tiene que ir acompañada no solo de la imagen de las formas estéticas, sino de cómo suena armoniosamente el significante EXTático, las formas esféricas del reloj, el color rojo asociado a la acción o la enigmática esfera girada. Esas implicaciones profundas son las percepciones inmediatas que favorecen el gusto estético en la imaginación en la mente del cliente. Esa es la manera en la que se produce de un modo inmediato el valor subjetivo hacia nuestro reloj. Una vez que se ha conseguido esto, la atracción continúa en cuanto que existe una relación con el tiempo propio.
Bueno yo creo que con esto hay bastante. Otro día hablaré de los jucios estéticos a priori de la subjetividad general a propósito de Kant
Un saludo a todos

Automáticos o manuales

Filed under: Concepto,Movimiento — Gilberto Salas septiembre 13, 2007 @ 6:01 pm

Hay gente que nos pregunta que por qué no hacemos relojes con mecanismos automáticos. La verdad es que no tenemos nada en contra de los mecanismos automáticos si nos referimos a su fiabilidad y precisión. Un mecanismo como el ETA 2824 es muy fiable, pero hay que recordar que su origen es el de un mecanismo manual desarrollado por ETERNA. Esto es solo un apunte histórico, pero la importancia para nosotros del mecanismo manual es por el fundamento de nuetra idea. A nosotros nos parece mejor que la idea del tiempo propio, como señalamos con la esfera girada, también se refleje en un movimiento manual por el que cada uno tenga que dar vida a su tiempo privado y singular. El placer que ofrece cada día el tener que dar vida al tiempo, no es sustituible por las prisas de llevar un reloj al que no se le dé cuerda. Para eso mejor uno de cuarzo, que encima es más preciso.
El UNITAS tiene una autonomía de 46 horas, aunque yo siempre le doy cuerda un poco antes, ya que la caída de la fuerza del espiral se produce unas horas antes. Por otra parte, hay bastantes automáticos que no sabes si le estás dando cuerda o no. Los automáticos tienen la cuerda sin fin, es decir, que no notas un tope de la cuerda debido a la disposición del espiral, que es diferente al meanismo manual.
Si nos preguntan cómo se refleja la idea del tiempo propio decimos:
1º Por la esfera girada, que se desmarca del tiempo medido que señala la esfera estándar.
2º Por el concepto de Hora española que señala esa esfera girada.
3º Porque todos los movimientos en EXTático son manuales para sentir esa idea del tiempo propio
4º Por la marca EXTático que significa Fuera de-, fuera del tiempo de la gente, de la multitud.
Y nuestro lema, memoria y acción.
5º Por la supresión del segundero, que da una sensación de medir continua, angustiosa y estresante.
Un saludo a todos

Cristal de zafiro

Filed under: Ingeniería y Diseño — Gilberto Salas septiembre 10, 2007 @ 1:10 pm


Plano del cristal trasero
Encontrar un buen cristal de zafiro es francamente difícil. En los primeros prototipos portaban cristal mineral por delante y por detrás. El problema era que al no ser antirreflectante impedía que se viera con toda claridad la esfera y la combinación de colores que existe en nuestros EXT. Tampoco eran de aumento, con lo cual quedaba un tanto pobre la esfera. También el tamaño influye mucho, ya que al ser de zafiro hay que abrir molde o un troquel especial para ello.
Después de buscarlo mucho encontramos unos proveedores que nos hacían un cristal de zafiro antirreflectante por la cara interior con tinte rojo. Al colocar este color en el cristal se produce un corrimiento al rojo con un fenómeno de dispersión óptica. Esto es muy interesante porque ocurre un fenómeno óptico muy estético de colores y formas con la esfera y la caja.
También el grosor de 1,5 mm produce un efecto lente, con lo cual se ve mejor la esfera.
El cristal está perfectamente cortado para entrar a presión dentro de la caja.
También el cristal posterior es de zafiro que permite ver el mecanismo.
El problema es que al ser un cristal hecho para nosotros solo lo puedes encontrar en nuestro servicio técnico.
Ya os seguiré contando cosas.
Saludos
Os paso este vínculo por si queréis saber algo mas sobre las propiedades y el plano del cristal delantero
propiedades corindón

Sensación de vacío

Filed under: Filosofía — Gilberto Salas septiembre 5, 2007 @ 10:33 pm


Así se titula un post que ha abierto un forero en el foro de RE. Chema que así se llama el forero, dice que ha sentido una sensación de vacío después de adquirir un reloj, análoga a la que sintió Hemingway después de que terminaba una obra o de cazar una presa en Kenia. El post ha suscitado diferentes opiniones sobre el anhelo del ser humano, la esencia de la vida o consejos como el de empezar a buscar otro reloj.
Este pensamiento me ha hecho mucho que pensar sobre la naturaleza del deseo y la acción. Hace unos meses publiqué un post que explicaba que el deseo era necesidad por carencia, es decir, que se crea un fantasma del objeto real al que se idealiza en la imaginación, en este caso el reloj antes de adquirirlo. En realidad este fantasma es virtual no es real porque lo que se desea es algo que no existe, que no tiene ser. Cuando se adquiere el reloj, el sentimiento de deseo como carencia, que es una carencia de ser, se transforma en una sensación de vacío, de necesidad ontológica del ser objeto real. Nos damos cuenta que el objeto que hemos idealizado no existe nada mas que en nuestra imaginación y que en realidad es una nada virtual. De ahí que al suprimir el fantasma, que para nosotros era ser, se convierta en una sensación de vacío.
Esta interpretación está basada en el posestructuralismo de Deleuze que explica en El Antiedipo. Ahora bien, la sensación es común a todo tipo de finalización, y es por eso por lo que la explicación no me termina de convencer. En realidad, a mi juicio, el problema está en que la conciencia tiende a la finalización de todos los actos (fenomenología) y cree que los puede terminar definitivamente. Creemos que todo acto terminado lleva implícita la terminación, pero no el movimiento y que no existe una sinergia entre el acto y la potencia, entre la detención y el movimiento entre la forma y la materia. Cuando se llega a la conciencia de que no se puede terminar las cosas completamente o perfectamente es cuando la conciencia advierte de que todo es movimiento y quietud a la vez, pero no detención. Incluso la detención es una forma que tiene la imaginación para no volverse loco y tener una referencia de lo que está ahí fuera. Quiero decir que todo se mueve siempre y solo la eterna quietud es la eternidad el acto puro que Aristóteles concibió como Dios.
En realidad lo que he descrito arriba es la idea de que la temporalidad extática o en el caso de Arístoteles la unidad estructural del EXTático se define por la detención y el movimiento de un modo sinérgico. Así para Aubenque Aristóteles comprende el tiempo como una permanencia del ahora y que esta permanencia del ahora está fundada sobre la permanencia del móvil. Es decir ser en el tiempo es ser en movimiento. Con esto Aubenque todavía explica que en realidad el tiempo como movimiento y móvil es el que confiere al discurso un carácter atributivo como en cuanto es lo mismo y diferente dependiendo del discurso. Así el tiempo extático es la realidad fundamental del movimiento. Es precisamente el móvil al moverse cuando aparece lo circunstancial en el sustrato que es siempre el mismo, donde surgen los atributos que modifican su ser. Entonces para Aubenque mas que hablar de un sustrato que permanece, donde el ahora, el sujeto lógico o la materia seria el ser, es mejor hablar de una potencia de ser, la dinamis de la estructura del Extático. Así lo que se mantiene es una mutabilidad, un cambio con movimiento de lo que remueve. De esta manera concluye Aubenque que si comprendemos al pasado como privación y a la forma como ser del eidos del futuro del cronos y a la materia el presente como ahora, todas las estructuras del ser no serian partes del ser diferentes sino que todas constituirán esa estructura unitaria del cambio-tiempo-movimiento que supone el EXTático.
Ahora bien, esto se refleja en el reloj, ya no como objeto de deseo sino como un significante, EXTático, que confiere al inconsciente la esencia del movimiento-detención, de la sinergia que produce el acto-potencia y se refleja en un objeto cuyo signifcado ya no es un fantasma sino una idea real, la idea de EXTático. Marcuse pensaba que el alma del comprador se volcaba en el objeto, reificándolo dándole realidad. Esto sería correcto si no existiera esa sensación de vacío que ocurre cuando la idealidad huera del objeto comprado no se disipara tras la compra de él, como carencia de ser. Pero si fuera el reloj a través de las sensaciones estéticas que trasmite el que diera forma a la idea o que enfatizara la idea, como un afuera que reconsidera o vislumbra la realidad del adentro, lo que sucedería sería un refuerzo del significante en su significado idea-real. Pero para ello tendría que haber un paralelismo entre el modo extensión y el modo pensamiento y viceversa. Encontrar el significado del modo pensamiento o su idea adecuada y expresarla en el modo extensión, llámese reloj, entonces podría suceder el paralelismo entre la idea y el modo o en nuestro caso entre el reloj Extático y la idea de lo EXTático. Espero que lo hayamos conseguido.
Bueno espero que podáis digerir esto. Mañana os cuento alguna batallita
Saludos

Complicaciones (II)

Filed under: Movimiento — Gilberto Salas septiembre 4, 2007 @ 12:38 pm

En una entrevista con Alain Silverstein decía que había dos tipos de “watchmaker”, la manufactura que hacía grandes alardes mecánicos en el movimiento, y los que apostaban por movimientos fiables, modificados en casa, pero con patrones de ETA. Silverstein se identificaba con un segundo grupo.
En los dos grupos existían problemas. En el primero consideraba que las manufacturas estaban saliendo al mercado muchos movimientos nuevos sin la comprobación suficiente de su fiabilidad. De ahí que tuvieran tantos problemas con el servicio técnico. Esto también es un problema añadido ya que se necesitan técnicos especializados de mayoy catadura profesional.
El segundo grupo prefiere el diseño de la caja, el reloj en general usando movimientos fiables probados como los de ETA. Aqui el problema está en la posible supresión de provisión de mecanismos por parte de ETA. Este es el posible problema que tenemos tanto ellos como nosotros. Por eso, nosotros queremos fabricar un mecanismo fiable bajo nuestros parámetros del tiempo y que lo podamos mantener con nuestro servicio técnico.
Saludos

Borges y el gaucho extático

Filed under: Concepto — Gilberto Salas septiembre 3, 2007 @ 9:00 pm

Parece que Borges habría leído Ser y Tiempo de Heidegger cuando escribió el relato El Sur. Es, a mi juicio, uno de los más bonitos cuentos que escribió el escritor argentino. La trama trascurre alrededor de Dahlmann, que es un bibliotecario que sufre un accidente y percibe la muerte en el hospital. Una muerte que no quiere para él, ya que no parece propia sino aséptica, dentro del gris entramado hospitalario, un entorno del tiempo de la gente, de los otros, donde el ser propio no existe y la existencia está desprovista de tradición. Para recuperarse se marcha hacia el sur, un sur lleno de su propia historia, la de su abuelo, antiguo héroe militar que provenía de aquellas tierras.

Cuando empieza a sentir ese sur como suyo, mantiene una bronca con unos “muchachones” en un almacén (americanismo). En la duda de aceptar un enfrentamiento con aquellos sureños, aparece un gaucho extático que decide por él, tirándole una daga para que luche contra un “compadrito de cara achinada”. Dahlmann la recoge e implícitamente acepta el duelo. Pero en ese momento Dahlmann se da cuenta que se apropia del sur de su abuelo, de su propia historia y su pasado, y es el que decide su futuro en el presente al recoger la daga. El círculo se cierra y se forman los tres éxtasis de la temporalidad extática: pasado, presente y futuro.

Las consideraciones finales de Dahlmann le hace preferir una muerte llena de “Sur”, de la historia que le atrae a él, la de los duelos y las riñas, que elige en contra de la muerte sin pasado y aséptica de lo impersonal. La idea más importante es que intuye que el gaucho extático, es la expresión del sur, donde los asuntos no se dirimen por el tiempo de la gente, la existencia inauténtica, sino dentro de la existencia extática que es la del tiempo propio.

Este cuento apareció en 1944 y no hay duda que Borges habría leído la obra de Heidegger para explicar este sentido del fuera del tiempo de la multitud tal y como la describe en este cuento.

Os paso el enlace por si os interesa leer este maravilloso relato.

El Sur