EXTático

Murcia EXTática

Filed under: Hora Española,Tecnologías del estar-bien — Gilberto Salas octubre 21, 2009 @ 10:25 am


Entierro de la sardina

Murcia es una de las ciudades más bonitas de España. He tenido la suerte de visitarla varias veces desde muy pequeño y siempre he tenido un vínculo con ella. A pesar de su climatología estival, que posiblemente sea una de las ciudades más calurosas de España, toda ella es mágica. Los espacios visuales, los lugares, el mismo sonido que nunca es decibélico, hacen que la visita sea obligada, y si se puede, en época de alguno de sus festejos, que recuerdan al tiempo pasado. Por ejemplo, el entierro de la sardina contiene muchas connotaciones del tiempo EXTático, que significa una comprensión del tiempo como regeneración o evolución. El tiempo pasa y lo malo que se lleva en él, los tristes recuerdos se entierran en un acto que propone el perpetuo cambio de nuestra realidad, para siempre poder comenzar una nueva acción.


El ayuntamiento


La semana santa de Murcia es embriagadora y estética, ya que los pasos utilizan las esculturas de Salzillo, cobran vida cada vez que salen en procesión. No he visto las de Sevilla, pero las de Murcia son una experiencia EXTática, que nos recuerda, por qué no, a nuestro pasado más contemplativo, el éxtasis de la memoria.


El tontódromo, que es como les gusta llamar a los murcianos a la calle Trapería, ya que es el lugar de reunión de los niños pijos de Murcia


El Casino, algo así como el Círculo Industrial de Alcoy donde está ubicado nuestro departamento de I+D de la Hora Española y tecnologías del estar-bien.


La catedral de estilo gótico, renacentista y barroco. Por la noche es muy singular su iluminación, que vale la pena quedarse a cenar en alguno de los chiringuitos que la rodean, limpios y de buen precio. La atmósfera es completamente EXTática.


Museo Salzillo donde se exponen muchas de las esculturas de este escultor barroco del siglo XVIII.


Sardina encallada en el río Segura, fuente de la huerta murciana.

Editando este post me han venido muchos gratos recuerdos de mis amigos y vivencias en aquella preciosa ciudad, desde que iba a comer al Rincón de Pepe con mi familia hasta la actualidad. Dejo un par de enlaces que son los que conozco personalmente.

Un saludo desde la Hora Española
Hotel Hispano y restaurante

Hotel Rincón de Pepe y restaurante

Persología o tecnologías del estar-bien.

Filed under: Tecnologías del estar-bien — Gilberto Salas octubre 7, 2009 @ 10:15 am


Siesta

Vicente Verdú escribía hace dos años un artículo en El País donde introducía este neologismo de la “persología. Significaba alta calidad de vida a la persona, explicando que España era un país en que se podía desarrollar este tipo de ciencia. Decía que aquí habíamos perdido el tren de la I+D en invención industrial y que las empresas tendrían grandes problemas cuando cambiase el boom inmobiliario y el consumo. Palabras proféticas, ya que en aquel entonces planteba una solución. Verdú esgrimía la creación de un superministerio para encauzar el verdadero producto que ofrece España que es la experiencia afectiva para las personas. De ahí la persología. Dentro de un conjunto de vivencias que ofrece la calidad de vida (la 15 del mundo), la gastronomía, los monumentos y todo lo que ofrece nuestro territorio a nosotros mismos y a los visitantes, sería la misión del superministerio, ordenar, limpiar, rehabilitar todo este paisaje y experiencias afectivas. En definitiva, persología antes que tecnología.

Desde aquí siempre hemos defendido una postura similar en el aspecto de que en España es muy difícil innovar en el sentido industrial, debido a la premura de beneficos en todas las empresas. En cambio sí que existe una multitud de departamentos de I+D para la persología o las tecnologías del estar-bien, que son los bares y restaurantes de la Hora Española, que ya en la base de nuestro concepto explico que ni los chinos nos pueden copiar. Por ello la idea de un superministerio es interesante, pero más bien tienen que ser las propias empresas las que se acoplen a esta calidad de vida que ofrece nuestra idiosincrasia nacional, porque va a ser difícil que exista una coordinación a nivel estatal debido a los conflictos internos. Ahora bien, de lo que nadie duda, desde Galicia a Andalucía, es en la constante investigación y desarrollo de una calidad de vida, que desde aquí he llamado tecnologías del estar-bien. Por eso los departamentos de I+D de este tipo de tecnología afloran en cada rincón del territorio y en cualquier casa saben apreciar los avances en este tipo de ciencia, porque en realidad es una ciencia.

¿Qué es una tecnología? Escojo dos definiciones de la RALE. La primera es el conjunto de teorías y de técnicas que permiten el aprovechamiento práctico del conocimiento científico y la segunda es el lenguaje propio de una ciencia o de un arte. Yo creo que a pesar de que nosotros estamos empleando un lenguaje para expresar las tecnologías del estar-bien, creo que se está esbozando un conjunto de teorías y técnicas, que aunque no se demuestre un conocimiento científico, como metodología objetiva, sí que existe un conocimiento experimental. Y por qué no se puede convertir en la ciencia del estar-bien. En España sabemos mucho de este tipos de experiencias tecnológicas, a las que Verdú llama High Touch o algo así como contacto vivo o fuerte. Todas estas experiencias están ligadas con la manera que tenemos de plantearnos el tiempo, nuestro propio tiempo. De ahí el concepto de Hora Española.

De todas formas, creo que a esa persología hay que añadir las tecnologías del Yo, que tan bien ha descrito Foucault y que derivan de los sabios estoicos. Y esto no es labor de superministerios sino de que cada uno conozca a su yo su sentido de vivir, que es el propio tiempo. Las empresas deberían de implicarse un poco más en el desarrollo de estas tecnologías del yo, encauzando unas tareas a desarrollar por los componentes de la misma en aras a conseguir una aplicación de las teorías y técnicas que beneficiarán a todos a corto, medio y largo plazo.

Por ese motivo le otorgamos un puesto fundamental en nuestra idea del tiempo. Tanto en el blog, como en el boletín y el foro clasificamos esta idea “personológica” dentro de las categorías de la Hora Española y las Tecnologías del estar-bien. Los componentes de la empresa leen todos los post y son comentados entre nosotros. Además, ahora que vamos a enlazar el boletín en www.horaespañola.es cada uno de nosotros va escribir un apartado cada mes para dar referencia a los aspectos más importantes de sus vivencias del estar-bien. En realidad las tecnologías del yo son las vivencias bigráficas que componen el tiempo propio, el tiempo EXTático.

Un saludo desde la Hora Española

Asierra a la vieja

Filed under: Tecnologías del estar-bien — Gilberto Salas septiembre 20, 2009 @ 9:14 am


La vieja cuaresmera

En Puente Genil y algunas otras localidades existe una celebración los domingos de Cuaresma en que un muñeco de cartón y madera simula a una vieja con siete patas. Estas patas son el reloj de la Semana Santa que representan las siete subidas al calvario antes de la muerte de Jesús. Cada domingo de Cuaresma cada Corporación va aserrando la pata a la vieja con cánticos, saetas y toques de tambor. Dice JM Fericgla en Envejecer una antropología de la ancianidad, que este tipo de ceremonias es un modo en el que nuestra sociedad expulsa simbólicamente a la vejez.

En la sociedad actual la vejez y la ancianidad no se aceptan bajo ningún concepto. Se intenta ocultar el paso del tiempo “aserrando las patas de gallo” o la piel flácida, enmascarando estéticamente lo que el reloj interno no puede parar, que cada latido del corazón es una cercanía al destino final de cada uno. A nuestra ancianidad se les anima para que realicen actividades más propias de jóvenes que de viejos, con aquella excusa de sacar el niño que llevamos dentro, pero eso es más que aserrar a la vieja, destripar al muñeco para que salga un engendro, un niño que tiene cuerpo de anciano. Como esa labor es bastante dificultosa por el propio impedimento físico del mayor, la mayoría de las veces se pierde el sentido de la vida hundiéndose en la soledad de su propia casa o, lo que es más triste en la soledad de su propio cuerpo.

La realidad actual en nuestra sociedad española es que el Estado se hace cargo de las necesidades económicas de buena parte del colectivo anciano dentro de las pensiones de jubilación. No existe una integración de la ancianidad a la sociedad, ya que esta misma las siente como poco productiva, aunque gran parte de la sociedad española añora ese estado vegetativo de la ancianidad, sin responsabilidad ni trabajo, lo cual es bastante contradictorio. Explica Fericgla que el principal problema de la ancianidad en todas las sociedades es vivir el máximo tiempo posible, pero conservando en el seno de la colectividad los roles que dan sentido a la vida de la persona, citado textualmente. Lo que ocurre es que los roles en nuestra sociedad española del siglo XXI han cambiado y no se trata de ocupar unas necesidades sociales y colectivas sino de desarrollar al máximo la individualidad dentro de la misma sociedad para proporcionar al anciano un máximo de autonomía, y que el término “anciano” deje de ser casi peyorativo, para convertirse en un “experto en vivir” o como muchos amigos míos les gusta decir, en un “superviviente”.

Desde esta nueva posición más individualizada, el cerebro de cada individuo es el que ocupa un nuevo marco de importancia dentro de nuestra manera de percibir el reloj del propio tiempo inexorable que pasa. Este nuevo enfoque parte de una aceptación primeramente filosófica o existencial para entender lo que envejece se llama tránsito. En este tránsito nos vamos acercando cada vez más a la meta y por supuesto no se está tan fresco como al comienzo de la carrera. Por tanto hay que establecer unas normas de higiene temporal para alcanzar lo más lúcido posible a la meta, como un yo corporal único y completo.

Francisco Mora presenta unas cuantas tecnologías del estar-bien para que el tránsito sea individual y tranquilo en su libro El sueño de la inmortalidad, que bien se podría aplicar a nuestro Yo EXTático. Estas serían en líneas generales:

1. Restricción calórica y hábitos dietéticos saludables
2. Ejercicio físico aeróbico
3. Ejercicio mental
4. Viajar
5. Adaptarse a los cambios sociales
6. No vivir solo
7. No fumar
8. No sufrir estrés, con desesperanza
9. Tener un buen sueño en completa ausencia de cualquier estímulo luminoso
10. Evitar el “apagón emocional”
11. Dar sentido a la vida con agradecimiento
12. Alcanzar la felicidad, entendida ésta como ese punto de felicidad que se consigue cuando se está en el mundo sin necesidad de él
Fuente SINC

Quizá echo en falta un apartado más que es el trabajo entendido como lo presenté en el post que hablé sobre ello. Si se tiene un concepto de jubilación como fin de la etapa laboral, puede que en muchos individuos esto sea lo que otorgue un sentido a la vida. Si el trabajo se comprende no como un paso hacia la improductividad, que es la antesala de la ancianidad, sino más bien la actividad del vivir, se estará más preparado para aplicar los doce consejos que nos enseña F. Mora. Por eso es importante comprender el enfoque de que en realidad cada indididuo es portador de su propio tiempo y no el tiempo absoluto y medido de la sociedad, aunque se participe en ella.

Un saludo desde la Hora Española.

La crisis de lo superfluo

Filed under: Filosofía,Tecnologías del estar-bien — Gilberto Salas septiembre 7, 2009 @ 9:29 am

Explica Ortega en su Meditación de la técnica que el hombre primitivo veía necesario estados placenteros tan importantes como la necesidad de comer. Para el primitivo la necesidad no solo era vivir sino vivir bien, su bienestar o como decimos aquí nuestro estar-bien. Es decir, la necesidad humana, según Ortega, abarca lo objetivamente necesario y lo superfluo, ya que observa que no se puede prescindir de lo que parece innecesario. Es consustancial con el hombre no solo las necesidades básicas, sino el requisito para el estar-bien. Dice que el hombre no tiene empeño en seguir en el mundo sino en su bienestar.

Por ello, en este periodo de cambio actual, donde todo el mundo ha creído ver una crisis económica, en realidad es una crisis de lo superfluo. Las necesidades básicas estarán cubiertas casi en la mayoría, sea por el Estado o por los familiares, ya que difícilmente veremos a algún conocido viviendo debajo del puente a poco que haga. En cambio, sí que estamos notando que se prescinde de lo superfluo y eso es consustancial con el hombre. De ahí la verdadera crisis, que no podemos darnos ese gusto de tener lo innecesario.

Marx explicaba que el hombre debería de cubrir sus necesidades vitales como única premisa, para después realizarse intelectualmente dentro del ser colectivo. Ese fue el fracaso del socialismo marxista, que no comprendió que el hombre lo que pretende es estar-bien con lo sobrante. Hace unos cuantos años decidí pasar unas vacaciones en Cuba antes de que cambiara el último baluarte de este tipo de vivir del hombre. Lo nativos de la isla nos acosaban por todas partes, con la pretensión de que les regalásemos cuantos objetos superfluos tuviésemos es nuestro poder. Desde jabones del hotel, cepillos de dientes, papel higiénico, peines, alpargatas de esparto, pintalabios, toallitas, etc., y todo lo que para nosotros era casi innecesario. Cuando le señalé al guía estas circunstancias, que yo asocié con una pobreza extrema del pueblo cubano, me espetó una arenga en defensa del socialismo, donde no había miserias ni necesidades, pero no existía el lujo ni lo inútil que no fuera lo que es básico para el hombre.

De todos modos, a estos excesos del que el hombre se apega para su vivir en este mundo occidental, todavía hay numerosas voces que intentan expresar que lo innecesario no es beneficioso para el hombre sea de un modo individual o general. Incluso culpan a los que por exceso viven la vida del lujo o del exceso de alguna forma. Si bien es posible que en algunos casos ese dispendio sea más bien un derroche, la mayoría de nosotros no queremos prescindir de lo superfluo ¿o acaso estas vacaciones os habéis quedado en casita comiendo pieles de patatas, que por cierto están muy buenas? ¿Ya no salís con los amigos a tomaros unas cervecitas? Y a la piscina ¿solo la ducha de casa que ya es en sí un exceso? Todo lo contrario a esto es superfluo y excesivo, ya que solo necesitamos respirar y comer, lo justo para vivir y el techo para dormir.

Por eso dice Foucault que el hombre es un ser que usa las tecnologías del yo para el cuidado de sí mismo. Estas tecnologías, que nosotros decimos las del estar-bien, no son solamente las de meditar, escribir, hablar con los amigos, como en alguna parte he descrito, sino además son las tecnologías de lo superfluo. Para el hombre actual tanto como el primitivo, la necesidad de lo innecesario es necesidad de vida. Por ese motivo existe la crisis actual, porque requerimos prolongar nuestros excesos o de lo contrario la vida es muy difícil de llevar. ¿Para qué estar-en-el mundo, diría Ortega sin lo superfluo, que es el fundamento del estar-bien? Es la época de la pobreza de la superfluidad, pero objetivamente y no metafóricamente. Sin esa necesidad, el hombre más bien parecería un animal, que su vida se limita al simple vivir biológico y no a la producción tecnológica de lo superfluo para poder estar-bien.

Fideuá de Gandía

Filed under: Hora Española,Tecnologías del estar-bien — Gilberto Salas junio 1, 2009 @ 9:23 am


Fideuá de Gandía

Mi suegro me dice que es verdad la historia que se cuenta sobre este plato que se descubrió en Gandía. Él salía mucho con los pescadores del Grao y muchas veces comían en el barco. Cuando faltaba el arroz, se echaba al paellero lo que se tenía a mano y se empezó a utilizar los espaguetis partidos como si fuera su sustituto. De esa forma se fue institucionalizando el plato más famoso de Gandía. Nosotros lo hemos recuperado con la crisis y la verdad nos sale muy bueno. Aquí la receta:

Se sofríen entre 4-5 tomates rayados para seis cazos de fideos para fideuá hasta que estén dorados. Antes de esto se ha sofrito un poco de ajo para que el tomate coja un poco de gusto. En una sartén aparte se han hecho el calamar y la gamba pequeña pelada hasta que no estén crudas. Una vez todo esto hecho se sofríe el fideo con el tomate hasta que lo veamos a punto de poner el caldo. El caldo es el de gallina blanca de pescado, que está previamente caliente. Echamos la proporción de seis cazos de fideos-ocho de caldo para que quede en su punto el fideo. Todo esto al horno al máximo arriba y abajo durante 20 minutos. Se saca, se deja reposar un poco y pa´dentro. Espero que os salga bien

Un saludo desde la Hora Española

Las mascotas y el estar-bien

Filed under: Tecnologías del estar-bien — Gilberto Salas marzo 11, 2009 @ 7:17 pm


Alfi a los tres meses

Me preguntaba hace poco por qué no me canso de mirar a mi mascota, un golden retreiver de 10 meses. Siempre he notado que su presencia me relaja, además del contacto visual que también me llena. La respuesta la tuve hace poco leyendo una noticia que apareció en La Nación de Argentina, donde explicaba que unos japoneses habían descubierto que el jugar con las mascotas y su conctacto visual estimula una hormona llamada oxicitocina, que es un neurotransmisor vinculado a la afectividad y al vínculo afectivo, la llamada hormona del amor o de la confianza.

En mi caso noto esa relajación y ese sentimiento cada vez que lo veo. La satisfacción que proporciona es superior a la alergia que me produce, que supongo que me acostumbraré o superaré. Y lo curioso es que siente mis emociones. Cuando nota ese bajón moral que de vez en cuando todos tenemos sabes que él está ahí para apoyarte con su contacto visual, “la mirada química”.

Sorprende cuando lo paseamos y mucha gente nos dice que se le ve muy noble, manifestando que los perros lo son más que los seres humanos. Bueno, somos diferentes y nuestras mascotas dependen de nosotros y en compensación nos proporcionan oxitocina. El problema es que su esperanza de vida es mucho más corta que la nuestra, lo cual implica que desde ahora hay que prepararse para la tragedia. Eso es lo que sucede cuando quieres tanto a uno de estos seres por lo que te ofrece, sin pedir nada a cambio o quizá más cariño. Eso lo vivimos hace un año por estas fechas con nuestro querido coker. Y lo mejor para superar el síndrome de abstinencia fue este golden, cuyo carácter y personalidad nos colma. Debe de ser por eso por lo que siempre lo vemos guapísimo.

Un saludo desde la Hora Española

Riñones de masero

Filed under: Hora Española,Tecnologías del estar-bien — Gilberto Salas marzo 7, 2009 @ 9:19 am


Riñones de masero

Creo que la crisis va para largo, así que el recetario de la Hora Española va a parecer un blog de cocina más que de relojes. Pero que siga la crisis que mientras podamos hacer estos platos no me molesta.

Este plato es una guarnición que se acostumbra a hacer en Alcoy para acompañar algún plato. En este caso lo hemos hecho con pechugas empanadas. Los riñones de masero su receta es:

-Tomates muy maduros cortados por la mitad
-Ajo en polvo
-perejil
-aceite
-El horno sin vetilación arriba y abajo al máximo durante 30-45 minutos.

A mí me gustan un poco quemaditos, como se ven en la foto, ya que tienen un sabor especial. Para ello más tiempo en le horno casi a la hora, pero la primera vez no os lo aconsejo. Hacerlo a 30 minutos y dependiendo del gusto, la segunda vez más tiempo si os gusta probar el sabor tal y como lo presento en el post.

Un saludo desde la Hora Española


Riñones con pechuhas de pollo empanadas

La siesta en crisis

Filed under: Hora Española,Tecnologías del estar-bien — Gilberto Salas enero 25, 2009 @ 10:35 am


Siesta ecológica

Hace unos meses explicaba nuestra manera de ver la siesta desde el boletín de EXTático. Ahora, ha salido la noticia que todos nos imaginábamos y sabíamos que la siesta está en franco retroceso contra el tiempo medido. Y es que cualquier invento español, aunque sea bueno, ya se encargan los demás de tumbarlo o incluso de adjudicárselo, como el submarino de Isaac Peral, lo de Monturiol o la circulación de la sangre de Servet. En realidad, la siesta es la aplicación práctica del elentecimiento de la circulación de la sangre en el cerebro después de las comidas, con lo cual es el I+D de la idea de Servet.

Por eso, he leído por ahí que los americanos quieren institucionalizar la siesta en sus empresas, ya que se ha demostrado que un ligero parón de 20 minutos en el trabajo, hace más efectivo el resto de la jornada laboral. Claro está que los USA no regalan nada y descontarán del salario estos minutos, con lo cual si esto llega aquí a España, la mayoría preferirá estar zombi por la tarde, ya que la crisis aprieta el bolsillo. La solución sería que la media hora del bocadillo pasara a ser la media hora de la siesta, ya que en las grandes ciudades el horario es casi continuo. Esto permitiría no llegar tan cansado a casa, para coger el coche hacia el adosado con mayor tranquilidad y menor estrés. Pero lo del bocadillo ahora mismo es más importante que la siesta.

Todavía no comprendo como los foráneos no nos han criticado este estereotipo. Hay que imaginarse al país un lunes por la mañana a las 10,30 como una especie de metropolis de Fritz Lang a la española, donde las máquinas con el sonido de las sirenas dejan de funcionar hasta el nuevo toque media hora después. Pero, ¿qué serían de las relaciones humanas de las empresas sin la hora del bocadillo? Cuando leo que en el departamento de relaciones humanas de tal o cual empresa van a establecer media hora de gimnasia, una pista de futbito o jornadas de camaradería, pienso que el jefe debe de ser un guiri de los importados, porque con respetar la hora del bocadillo y dar media horita de siesta, ya nos tiene contentos.

Cuando voy a visitar a los que nos hacen las cajas de los relojes en Villena, no sé por qué motivo siempre llego a la hora del bocadillo. Allí están todos en medio del taller, jefes y empleados con el bocata de tortilla en la mano y las máquinas paradas por supuesto, y hasta que no terminan no se continúa. Creo que esta semana, que me tengo que acercar por allá me llevo uno de anchoa con tomate de Muchamiel y queso blanco.

De todas formas, yo seguiré con mis 20 minutillos todos los días, que aunque no son de pijama, me sientan muy bien, ya que aguanto hasta las 10. Lo del bocadillo a veces lo retraso, pero seguro que forma parte de nuestra empresa y del departamento de relaciones humanas.

Un saludo desde la Hora Española

Steak Tartare a la Hora Española

Filed under: Hora Española,Tecnologías del estar-bien — Gilberto Salas enero 24, 2009 @ 9:15 am


Steak Tartare a la Hora Española

Siguiendo con nuestras tecnologías del estar-bien y la Hora Española, pongo mi receta personal de Steak Tartare. Como hay que ahorrar pero no dejar de vivir bien, las comidas en casa recuperan mucho encanto con la crisis, que con estos platos que dure todo lo que quiera.

Para empezar la carne de solomillo picada, que con 500 gramos te sobra para tres personas. El solomillo picado a mano es un incordio, con lo que si la pican en la carnicería mejor, si no el picado estilo hamburguesa más grueso es el que más me gusta, ya que se macera enseguida.

Para la mezcla con la carne uso
Ketchup de Heinz (muy importante)
Salsa Perrys
Tabasco
Mostaza (nunca de dijon) La mostaza dulce puede ser otra opción.
Aceite de arbequina de buena calidad. No sirve el Carbonell para cocinar.
Cebolla triturada rebajada con agua
Tres pepinillos cortaditos
Tres yemas de huevo.

En un plato aparte empiezo a ligar el aceite con las salsas hasta que está a punto a partir de tres cucharadas de aceite. Cuando la pruebo y me gusta, añado la cebolla y empiezo a mezlar la carne con la salsa y las yemas. También añado los pepinillos cortados. Voy ligando todo ello hasta que sea uniforme. Si falta un poquito hago aparte otro poquito de salsa, si veo que puedo pasarme no pongo toda la salsa antes de mezclar.

En lugar de las clásicas tostadas, nos lo tomamos con pan de pasas congelado, que si lo colocas al horno encendido solo en el momento de empezar a hacer el steak, el pan saldrá negrito por encima como a mí me gusta y no todo el pan.

Escribiendo la receta se me ha hecho la boca agua. Espero que lo probéis
Un saludo desde la Hora Española.

La vida lenta

Filed under: Concepto,Cuentos EXTáticos,Tecnologías del estar-bien — Gilberto Salas enero 14, 2009 @ 11:58 am


“Vía” lenta

Hoy aparece un artículo en El Economista sobre las virtudes de la vida lenta y el movimiento que ha surgido a partir de ella. Explica que nuestro agotamiento, estrés, falta de energía y sobre todo por la falta de tiempo, entonces nos sugiere que vayamos descubriendo esa vida lenta, ya que nuestra forma de vida rápida y veloz puede que sea causa de nuestros síntomas.

La verdad que estos movimientos me parecen un poco “hippyosos”, además de que a veces los adornan con cuentos como ese del brocker que dejó el Ferrari y se metió a monje. Lo que no nos cuentan es que el “monje” tiene aparcado el Ferrari en su mansión de Malibú, por si se le antoja dejar la mula y volver a los 400 caballos. A no ser claro está, que su capital lo haya dejado en manos de Madoff, en cuyo caso tomará té y tsampa por el resto de su vida, y hasta puede que no le devuelvan la mula.

En realidad, lo importante de este tipo de pensamiento es que empiezan a comprender que el problema de la vida es la falta de tiempo. Decía Popper que la responsabilidad de vivir es el resolver problemas. Por eso, desde un punto de vista del Yo individual, lo más importante es resolver los problemas que nos acosan en la vida diaria, y el principal es que no sabemos cómo hacer que el tiempo sea nuestro y no de los otros. Un poco lo que decía Heidegger en referencia al tiempo propio como existencia auténtica.

Detener el tiempo significa hacernos más conscientes de nuestros problemas y no entrar en la vorágine de la velocidad que nos dispersa. Porque si nos detenemos y pensamos un poco, los principales problemas que tenemos son el comer, un techo y algún ingreso que nos proporcione la resolución de los dos primeros problemas. Para ello no hace falta obsesionarse por un trabajo fijo, que ahora se observa que no es tan fijo, sino en tener ideas para desarrollarlas conforme al tiempo propio de cada uno y su propio biorritmo. Cualquier idea es buena y seguro que te puede dar para comer, porque vender klinex en una esquina es un negocio autónomo y más de uno lo consigue. Y si no, hay que darse una vuelta por los países latinos para darte cuenta que en los semáforos te venden de todo, viendo a estos empresarios con muy buen aspecto.

Esa es la idea que yo le quiero inculcar a mi hija, la del tiempo propio y su expresión activa. Recuerdo que cuando tenía 8 años todo el día estaba haciendo el mimo. A la hora de comer, en la tele (hoy en día los chavales siempre lo parecen delante de una), entrando a casa, etc. Un día en fiestas de moros y cristianos de Alcoy, cansado del asunto, la subí a una tarima y le puse el gorro de arlequín que le había comprado momentos antes. Le dije que hiciera el mimo y coloqué un vasito de plástico que tenía a mano a sus pies. La gente que pasaba se paraba y le dejaba dinero en el vaso, y ella se movía dando las gracias como veía a los profesionales-compañeros. Aquello se empezó a desmadrar por la cantidad de personas que querían verla, por lo que se asustó y vino corriendo hacia mí. La verdad que nos reímos mucho con la anécdota cuando la recordamos, pero yo le extraigo la moraleja de que si es capaz de hacer el mimo y ganar dinero con su iniciativa, no tiene por qué tener miedo del futuro, porque ya sabe gestionar su propio tiempo. Eso es la vida lenta, comprender que el tiempo es de cada yo individual, para hacer uso adecuado del mismo. Lo de siempre, eso es el tiempo EXTático, sea del monje, del brocker o de quien sea, pero el del yo individual y propio, que a veces se malentiende por egoísmo.

Saludos amigos  

Next Page >>>